Matilla: "Si los jugadores se adaptan, están en muy buenas manos"
Matilla | Foto: Flick VAVEL

Un jugador que conoce de primera mano la exigencia que rodea a este club. Tras cinco temporadas defendiendo la elástica verdiblanca, Matilla es consciente del tobogán de emociones que es Heliópolis. Tras un curso decepcionante, el Betis busca resurgir de sus cenizas con un nuevo proyecto liderado por el técnico chileno Pellegrini. Los sevillanos no se pueden permitir dos campañas compitiendo a bajo nivel, y el afán por alcanzar Europa se ha convertido en una obsesión para la entidad bética.

Si alguien conoce bien al nuevo técnico es Matilla. El centrocampista toledano considera a Pellegrini como el "entrenador perfecto" para este nuevo Betis. Debutó de la mano del chileno cuando era futbolista del submarino amarillo: "Era muy joven y estaba en muy buen momento. El Villarreal siempre cuida a su cantera. Pellegrini siempre llamaba a muchos chavales a entrenar con el primer equipo. Estaba jugando muy bien, y un día me convocó." Fue contra el Almería cuando se estrenó en la máxima categoría del fútbol español.

Pellegrini es un entrenador que se fija mucho en la cantera, y eso gusta y mucho en Heliópolis. Al míster chileno no le tiembla el pulso a la hora de sentar a las 'vacas sagradas': "Siempre le estaré agradecido a Pellegrini, que demostró que es un entrenador que confía y cuenta con la cantera. Me puso de titular y me hizo debutar en un equipo con grandísimos jugadores, sobre todo en mi posición, donde estaban Senna, Bruno Soriano, Cazorla, Borja Valero... jugadores de un nivel brutal. Hay que tener esa valentía, ese poder y ese carácter para poner a un chaval antes que a esos grandes nombres."

Es indudable la experiencia y la trayectoria del chileno en los mejores equipos tanto de España como de Inglaterra. El nuevo entrenador del Betis está acostumbrado a lidiar con los egos de los mejores jugadores del planeta: "Todos sabemos la experiencia que tiene Pellegrini, que ha estado en equipos muy grandes en España y en la Premier. Eso le va a ayudar mucho en un club que los hemos estado allí conocemos bien, con mucho vaivén, tanto positivo como negativo. Eso lo va a saber llevar bien, porque es una persona súper tranquila, muy cercana al jugador y al club, nunca ha tenido un problema en ningún equipo y, allá por donde ha ido, ha dado ejemplo de educación y de saber estar."

Un entrenador muy cercano a su plantilla 

Matilla define a Pellegrini como un míster muy cercano a sus jugadores. Una buena sintonía entre cuerpo técnico y plantilla se antoja importantísima para remar todos en la misma dirección en cuanto a la consecución de los objetivos: "En el vestuario y en los entrenamientos es muy cercano, trata de llevar su método y jugar bien. Todos recordamos a aquel Villarreal, que practicó muy buen fútbol. Le gusta que su equipo sea protagonista con el balón, que maneje los tiempos, y eso es lo que va a intentar transmitir a los jugadores del Betis, que tiene una gran plantilla."

En el Betis la afición es lo más importante. El sentimiento bético es único, y se trata de una hinchada muy pasional que vive de manera muy intensa tanto las derrotas como las victorias de su equipo: "Sabemos que en el Betis, con esa afición que sujeta al club y lo hace tan grande, hay mucha presión. Cualquier victoria se celebra más que en ningún otro sitio y la derrota, por lógica y equilibrio, pues se sufre también más que en la mayoría de clubes. Hay que saber entender eso, con su parte buena y su parte mala. Al que le gusta la presión, en un sitio como el Betis es donde más se puede disfrutar del fútbol; pero si las cosas van mal, puedes sufrir mucho."

Un entrenador con la experiencia de Pellegrini en clubes exigentes es lo que necesita el Betis. Un técnico que sea capaz de soportar esa presión única de Heliópolis. El chileno y la dirección deportiva del club ya están trabajando en la confección de una plantilla competitiva de cara a la próxima campaña. Un plantel que dé la talla, y con el que se pueda alcanzar el ansiado sueño europeo.

VAVEL Logo