Bordalás adivinó y fulminó la táctica de Pellegrini
Cucurella tratando de llevarse el balón ante Guido | Fotografía: LaLiga

Por todos es conocida ya la más que peculiar forma de plantear los partidos de José Bordalás, el actual entrenador del Getafe. Un perfecto estudiante del rival para conocer sus puntos débiles, también los fuertes, y buscar la manera de destruir su juego, y así trató de hacerlo ante el Betis, consiguiendo anular la táctica de Manuel Pellegrini. Con la única variante Ángel Rodríguez en el once titular en detrimento de Jaime Mata respecto al empate en Vitoria (0-0), el técnico alicantino puso en liza un 4-4-2 completo, y con los jugadores con las ideas muy claras.

Bordalás, el más listo ante Pellegrini

El punto débil del Betis en la noche del martes eran las bandas, donde Pellegrini no tenía alternativas para alinear un lateral derecho puro, y el Getafe lo sabía. El chileno tuvo que un auténtico puzle para tratar de componer un once de garantías, incluyendo la entrada en el once de Juanmi Jiménez dejando en el banquillo a Joaquín Sánchez, Marc Bartra se posicionó en el flanco diestro para cubrir la baja del sancionado Emerson Royal, mientras que Sidnei Rechel ocupó el lugar del central para colocarse en el eje de la zaga junto a Aissa Mandi, el encargado de portar el brazalete en esta ocasión. Un 4-2-3-1 para tratar de romper líneas ante el conjunto azulón, un equipo rocoso.

Precisamente el primer gol llegó gracias a una buena combinación entre bandas del cuadro azulón, una jugada donde se mantuvo el suspense durante unos minutos, hasta determinar que Ángel estaba en posición correcta para recibir el balón ante de rematar con una sublime media chilena. El Betis trató de superar líneas por el centro del campo viendo la desventaja por las bandas, y el Getafe supo leer su estrategia, y el segundo gol, obra de Marc Cucurella, llegó por el centro del campo, un latigazo desde fuera del área que sus compañeros se encargaron de fraguar por la banda hasta llegar al '15' del conjunto madrileño. Y el tercero, para dar la estocada final al equipo verdiblanco, que se puso con tres dianas en contra en el 42’ comenzó con un desajuste defensivo, un pase de William Carvalho sin destinatario, donde Cucho Hernández estuvo más que atento para rebañar la posesión, marcharse con velocidad y personalidad, y levantar la cabeza para que encontrarse con el primer anotador de la noche, y que batió por segunda vez a Joel Robles para anotar un doblete en su cuenta particular.

Bartra tratando de despejar el esférico ante Cucurella | Fotografía: LaLiga
Bartra tratando de despejar el esférico ante Cucurella | Fotografía: LaLiga

Ese 3-0 obligó a Pellegrini a arriesgar, y el chileno hizo saltar al césped al comienzo de la segunda mitad a Borja Iglesias, quitando del terreno de juego a un Guido Rodríguez con poco acierto. Aitor Ruibal salió en el 60', y el joven Paul Akouokou en el 61', para dar mayor sensación de peligro y también de control en el centro del campo respectivamente. Pero de poco servía esto ante un Getafe con los deberes hechos en 42 minutos y que tenía muy clara su estrategia. Sin balón, el cuadro azulón se plantaba en un firme 4-4-2 con pocos metros entre líneas y presión en 3/4 de campo, combinando con un 5-3-2 con Allan Nyom evitando las incorporaciones de un Álex Moreno que acabó agotado y dolorido tras múltiples intentos de aportar alternativas a los de Heliópolis, pero con poca ayuda en el Coliseum Alfonso Pérez. Esto, sumado a las faltas continuas de los madrileños, acabaron con la paciencia de los jugadores verdiblancos, como fue el caso de Mandi, que fue expulsado en el 83' tras cometer dos faltas consecutivas vio dos amarillas, dejando a los suyos con uno menos al final de un partido donde el Betis no supo ni detener ni poner soluciones al poderío, claridad y acierto del equipo madrileño.

VAVEL Logo