Sergio González, cuestionado y respaldado
Foto: Real Valladolid 

Sergio González y su Real Valladolid están en un punto muerto, del que les cuesta salir. Penúltimo, con tan solo seis puntos de 27 posibles, una victoria en nueve encuentros. Son varias las causas de esta situación en la que se encuentra el Pucela, el análisis del rendimiento del entrenador es necesario: 

Formación y estilo de juego 

Sergio González ha salido de su esquema habitual en la mayoría de estas primeras jornadas. Los jugadores que llegaron y las lesiones han obligado a dejar a un lado el 442 que era habitual las temporadas anteriores y optar por un 4231. Así, se daría más importancia a jugadores como Orellana o Toni Villa en la mediapunta, pero al jugar con un delantero, este se encuentra muy solo y es más difícil conectar con él.

Sin embargo, con los once fichajes nuevos y la plaga de hasta 12 lesionados en un mes y medio, Sergio ha tenido que cambiar de sistema todo el rato. No hay un once fijo, y apenas ha podido repetir pareja de centrales. Además, adelantó la línea defensiva unos cuantos metros, y eso propició un gran número de errores jornada tras jornada, que hicieron al equipo perder puntos. 

Foto: Real Valladolid
Foto: Real Valladolid

Desde que el míster blanquivioleta empezaba a estar en peligro, volvió a su dibujo habitual y a juntar las líneas. 442, con Fede y Alcaraz en el doble pivote, algo que permite que haya mayor equilibrio en el mediocampo y que el "14" pueda ir hacia delante. La entrada de Marcos André en la delantera propicia que baje balones, ayude más en la construcción, aporte desmarques al espacio y lo más importante, gol.  

Contra el Athletic es cuando se vio a ese Valladolid lo más parecido posible al de las temporadas anteriores. Un equipo que renuncia al balón, para jugar en largo, más directo. La defensa fue sólida por primera vez en la temporada, el conjunto vasco no creó una ocasión hasta el minuto 70. Para salvar esta situación el equipo tendría que basarse en el 442 y mezclar ambos estilos de juego. Algo que le permita minimizar esos errores defensivospotenciar el ataque por bandas y las conexiones con los delanteros.

Las claves para intentar conseguir este equilibrio son: la entrada de Hervías en el lateral derecho da la profundidad necesaria para ser incisivos por bandas. Todo lo que aporta Marcos André hace que tenga que ser fijo en los onces. La vuelta de Alcaraz y Joaquín a su nivel es un factor que va a dar mucho al equipo en las próximas jornadas. La entrada de jugadores como RobertoWeissman, Jota, Janko o Kike puede ser importante para el equipo, ya que hay jugadores que no están a su nivel y merecerían banquillo. Todos tienen días malos, y estas alternativas son muy buenas incluso para ser titulares y hacer que el equipo encuentre esa tecla que falta para cambiar la dinámica.       

Jugadores más utilizados

En la portería se aprecia la primera decisión inexplicable de este inicio de temporada. Roberto, acumulaba seis partidos muy buenos seguidos y 540 minutos en total. El equipo encajó muchos goles en esas jornadas y Sergio decidió darle la titularidad a Masip de nuevo. No se entendió esta decisión, el nivel de Roberto era espectacular. Tras la vuelta de Jordi a la portería ha dejado una buena actuación, pero es un cambio incomprensible.  

Bruno y Joaquín han sido los centrales más utilizados por Sergio. Sin embargo, el segundo ha estado un mes lesionado y el primero ha cometido errores garrafales cada vez que ha jugado. El Yamiq llegó tarde y sus actuaciones no han sido buenas, y Javi Sánchez se pasa más tiempo lesionado que jugando. Este ha sido el principal problema, has traído dos centrales que no rinden como se esperaba, Joaquín casi acaba de volver y la baja de Kiko Olivas ha sido crucial para el bajo rendimiento de la defensa.  

Foto: Real Valladolid
Foto: Real Valladolid

Con los laterales pasa lo mismo. Luis Pérez ha sido el que más ha jugado y no rinde al nivel para ser titular, Saidy Janko dejó buenas sensaciones y está lesionado. La solución que ha encontrado Sergio ha sido poner a Hervías de lateral derecho, algo que les da muy buenos resultados, sobre todo ofensivamente. El lateral izquierdo es claramente para Nacho Martínez, que acumula 200 minutos más que Carnero. Ambos acumulan partidos buenos, con otros que no lo son tanto.  

El mediocentro que más minutos ha disputado es Fede San Emeterio, 577. Clave en los esquemas de Sergio, hace el trabajo sucio y aporta ese equilibrio defensivo que le hace falta al equipo. La baja de Alcaraz al principio de temporada ha generado que Kike Pérez tenga buenos minutos sobre el campo, 370. Cuando el canterano ha estado en el campo ha sido capaz de llevar el equipo hacia delante. Merecería más minutos, pero si Alcaraz vuelve a su nivel lo va a tener difícil para ser titular.   

La zona de ataque es la zona de las "sorpresas". Entre extremos y delanteros, los que más han jugado son Orellana y Guardiola. Lo del chileno estaba claro, su calidad es determinante y poco a poco se va encontrando. Lo raro es lo del segundo, al nivel al que está no merece ser titular, no anota, es muy estático y su aportación al equipo es practicamente nula. No se entiende que juegue el delantero balear antes que Weissman, al que se le cayeron los goles el año pasado y ha tenido muy pocas oportunidades. Marcos André ha empezado a participar mucho en los últimos partidos, y será difícil que alguien le mueva del once.  

Sergio González opta por poner a los que han sido suyos dos temporadas antes que a los nuevos. En algunos casos es una decisión entendible, pero en otros no, porque hay puestos en los que los jugadores no rinden, y otros merecen la oportunidad. 

Resultados de estas primeras nueve jornadas 

En este inicio liguero se ha visto a un Pucela distinto en algunos partidos, y con la misma línea en otros. Ves la primera parte contra la Real y te ilusionas, en cambio ves el partido ante el Betis o la derrota con gol del Éibar en el 95, y dices ¿qué es esto? Se dan tumbos de un estilo de juego a otro, de una formación a otra, así es muy difícil tener una idea de juego clara.

Como juego vistoso y bueno se puede destacar ese partido ante el conjunto txuriurdin, el partido ante el Madrid, o los 75 minutos contra el Athletic Club de Bilbao. Los demás, mezclan momentos buenos con otros que no lo son tanto, y al final son los que se acaban notando. El Valladolid ha perdido partidos por errores individuales de ciertos jugadores, eso es así. También, el entrenador tiene parte de culpa en muchos cambios o planteamientos realizados. Es un cúmulo de cosas el que ha llevado al conjunto blanquivioleta a esta situación. Si la situación sigue así lo pagará el entrenador, pero esto no es solo culpa suya ni de los jugadores, es cosa de todos.

VAVEL Logo