El Atleti llegaba a Rotterdam la mañana del lunes con un claro objetivo, vencer al Feyenoord y, en la madrugada del miércoles, estar de vuelta en Madrid con los tres puntos y el billete a los octavos de final en el bolsillo. 

El partido no era fácil. La imbatibilidad del Feyenoord como local esta temporada, los fantasmas de la pasada eliminación rojiblanca en Europa y el ecosistema creado por la afición holandesa conformaban un "mix" que, a priori, no era favorecedor para los colchoneros.

  • Desarrollo del partido

Simeone salía al partido con su sistema de gala esta temporada, un 5-3-2 con cinco novedades en el once inicial respecto al pasado encuentro liguero frente al Mallorca, Riquelme en el carril izquierdo sustituyendo a Samu Lino, Giménez de vuelta al centro de la defensa en lugar de Azpilicueta, Griezmann acompañando a Morata como segundo delantero y la dupla argentina conformada por De Paul y Molina que volvían a la zona derecha tras el parón de selecciones.

Alineación Atlético de Madrid vs Feyenoord // Foto:https://www.atleticodemadrid.com
Alineación Atlético de Madrid vs Feyenoord // Foto:https://www.atleticodemadrid.com

Primera parte

Sonaba el himno de la máxima competición europea, pitaba el árbitro y el balón comenzaba a rodar; diez minutos fueron suficientes, para que el Atleti a la salida de un córner y con cierta fortuna marcara el primer gol del partido por medio de un defensa del Feyenoord que, tras una confusión provocada por Witsel, anotaba en propia meta; 0-1 y ahora tocaba defender a un conjunto local que no conseguía llegar con demasiado peligro; más allá de un tiro de Paixao que se marchó lejos de la portería y una acción de área que acabó pulverizando Giménez.

Los rojiblancos, por delante en el marcador, y solventes en defensa, estaban sufriendo la presión ejercida por el equipo holandés, quien no estaba dando opciones al equipo de Simeone en su característica salida de balón y no permitía conectar con la delantera. Una vez más fue Griezmann, el que está siempre, y en todas partes, quien tras un robo de balón en medio campo proporcionó un mano a mano a Morata, que acabó en nada gracias a una magnífica parada del portero local.

La última ocasión peligrosa de la primera mitad llegó en el descuento y de nuevo para el equipo Madrileño, ahora era Griezmann, quien a pase de Hermoso remataba una ocasión que por enésima vez iba a ser atajada por el guardameta. Los hombres del cholo se iban a vestuarios con un resultado favorable, y con una sensación agridulce, ya que el dominio no había estado de su lado, pero las ocasiones en contra habían sido mínimas.

Segunda parte

Las revoluciones del partido tras el descanso habían bajado, la intensidad era menor y ahora eran los colchoneros quien manejaban la posesión; las subidas de Riquelme por la banda izquierda estaban generando mucho peligro, y precisamente por esa banda, pero no por medio de Roro llegó el segundo. Hermoso se inventaba una genialidad, que suponía el 0-2 a favor, y aparentemente dejaba el partido sentenciado. 

Mario Hermoso y Riquelme tras marcar el segundo // Foto: www.atleticodemadrid.com
Mario Hermoso y Riquelme tras marcar el segundo // Foto: www.atleticodemadrid.com

Los últimos treinta minutos se presentaban para el Atleti como un mero trámite, pero nada mas lejos de la realidad del Feyenoord, quien tras varias intentonas sin éxito encontró el gol en un córner en el minuto 79 con un remate de Wieffer que se hacía imposible para Oblak. Apenas duró la alegría en el feudo neerlandés, ya que dos minutos después, de nuevo un jugador del equipo holandés anotaría en propia meta y acabaría sentenciando finalmente la victoria rojiblanca en Países bajos por 1-3 para lograr la clasificación a la siguiente ronda, octavos de final.

  • Riquelme, MVP

Roro Riquelme, por segunda vez consecutiva y a diferencia de la situación en competición nacional, volvía a ser el elegido de Simeone para ocupar el carril izquierdo en competición europea. El madrileño demostró una vez más a Simeone que no se equivoca dándole la titularidad, ya que no sólo cuajó un gran partido, sino que la competición acabó eligiéndole como MVP del encuentro.

Roro Riquelme tras su vuelta de cesión está mostrando un nivel estratosférico, pero el alto nivel de la competencia posicional, Samu Lino, no está permitiendo al técnico argentino dar al madrileño todas las oportunidades que, objetivamente, se merece; por lo que cada oportunidad se ha convertido en oro puro. 

Riquelme tras recibir el MVP // Foto: @atleti X
Riquelme tras recibir el MVP // Foto: @atleti X

El encuentro, a priori, no se le presentaba nada fácil al joven, ya que El Feyenoord volcó gran parte de sus ofensivas por la izquierda y la defensa no es la gran virtud de Riquelme, aunque para sorpresa de todos y alegría de atléticos, nada más lejos de la realidad, ya que no sólo consiguió salir reforzado de esos ataques sino que sus acciones defensivas se convirtieron en pieza clave para gestionar las contras y aunque no marcó ni asistió se convirtió en protagonista de un gran número de ocasiones rojiblancas.

  • Simeone, 100 partidos en Champions

El técnico argentino, quien comenzó su andadura europea en el Atlético de Madrid en 2013 con una victoria frente al Zenit por 3-1, ha dirigido hoy su partido numero cien como rojiblanco en la máxima competición. El técnico rojiblanco, quien ya a día de ayer era el entrenador que más veces había dirigido al Atlético de Madrid en su historia (656), se ha convertido en el tercer entrenador de la historia de La Champions League con más partidos en un mismo club, por detrás de Wenger con el Arsenal, y de Ferguson con el United.

Los logros de Simeone en la máxima competición se resumen en 48 victorias, 25 empates y 26 derrotas, un éxito inédito si tenemos en cuenta los resultados del club en Champions desde la creación de su nuevo formato en 1960. 

Cabe destacar que desde su llegada al banquillo, El Atlético de Madrid ha logrado en todas las temporadas la clasificación para la siguiente edición de la competición, algo que únicamente igualan Real Madrid, Manchester City, PSG, F.C Barcelona y Bayern Munich.

Simeone celebrando en un partido de Champions // Foto: www.uefa.com
Simeone celebrando en un partido de Champions // Foto: www.uefa.com
  • A octavos, un año más

Desde la llegada de Simeone al banquillo rojiblanco en 2012, las actuaciones en Champions digamos que han sido correctas o incluso más que correctas, logrando alcanzar dos veces la final, y como hemos comentado anteriormente, acostumbrando a clasificar año tras año.

La eliminación de la temporada pasada ante el Leverkusen, quedando fuera de La Europa League, y ocupando el último lugar de un grupo aparentemente asequible, ha creado en los aficionados rojiblancos una necesidad de clasificación que esta temporada el equipo ha sabido satisfacer incluso a falta de un partido. 

El nivel mostrado por el equipo tras tres meses de competición, tan sólo habiendo dejado escapar cuatro puntos de quince posibles y unas grandes goleadas permiten a los aficionados del Metropolitano no sólo conformarse con la clasificación a octavos, sino soñar, quizá y de una vez por todas, con algo grande en esta competición; y no hay nada más grande que salir campeón.

 

 

VAVEL Logo
Sobre el autor