Eran las nueve de la noche, y el ambientazo de Champions volvía a Concha Espina. El Estadio  Santiago Bernabéu acogía otro partido más de Europa, correspondiente a la Jornada 5 de la Fase de Grupos entre el Real Madrid CF y SSC Napoli. Partido importante en el que los blancos querían asegurar el primer puesto del Grupo y los italianos su pase a los octavos de final

El conjunto merengue y Napoli se volvían a ver las caras en competición europea después de 57 días. Los recuerdos y las sensaciones de aquel 3 de  octubre de 2023 no fueron las mismas. El Real Madrid fue capaz de hacerse del resultado en el estadio Diego Armando Maradona gracias a los tantos de Vinicius Jr, Jude Bellingham y el gol en propia puerta de Alex Meret. Un encuentro que estuvo muy igualado, pero que terminó decantándose por el lado de los de Ancelotti.

El Real Madrid volvió al Santiago Bernabéu con resaca liguera y tras volver al liderato que, hasta el momento, tenía el Girona. Enfrente un Nápoles que puso pie en la capital española tras ganar al Atalanta y ocupando el cuarto puesto de la Serie A

El esférico empezó a rodar en el Santiago Bernabéu por parte del conjunto dirigido por Walter Mazzari que salió con el hambre de llevarse la victoria. Ambos equipos salieron con las ganas de conseguir un gol tempranero en un gran nivel futbolístico. El Madrid quería la gloria desde el primer minuto. Hicieron todo lo posible para salir de dulce. 

Primera parte frenética en feudo blanco

Los primeros minutos en La Casa merengue fueron controlados por los locales. El Real Madrid tocaba y tocaba, quería llevar la iniciativa del partido, pero sin generar demasiadas ocasiones de peligro. Los visitantes buscaron el control con el que poder hacer la contra y así lo materilizaron en el gol que abrió  el marcador.

Rozando el minuto 10, Gio Simeone dio el primer gran susto a los blancos. El hijo de Simeone puso la ventaja para los suyos, en una jugada en la que Lunin había hecho de las suyas, pero en la que el balón ya había pasado la línea de gol. 

Tras el tanto de los italianos, la locura llegó a Concha Espina de un minuto a otro. Una jugada de réplica que puso el empate con Rodrygo como gran protagonista. El brasileño se puso en sintonía y volvió a encontrarse con el gol, ese que tanto problemas le dio al principio de temporada. Este misil se convirtió en su quinto gol, en los tres últimos partidos del Madrid y en los tres últimos de Champions.

Los de Carlo Ancelotti quisieron mantener la calma retomando el control del partido. Un estado de ánimo que duraró entre poco y nada. Menos de 15 minutos pasaron y Jude Bellingham volvió a sacar su barita y su sombrero. La magia se cuenta sola, al igual que su gol. El ‘5’ blanco, en un visto y no visto, puso a toda la afición en pie. Dos goles de estrellas y una remontada a tan sólo 22 minutos del pitido inicial.

En el minuto 40, el inglés puso en vilo a todo aficionado madridista. Las asistencias médicas entraron tras probarse dos veces. Pero a simple vista todo quedó en un susto. 

El descanso llegó a Concha Espina con ventaja para los locales. El Napolés arrancó el choque en modo deborador y tocando el balón. Tras la locura llegó la calma aunque Bellingham se marchó con molestias en su tobillo. Una primera trepidante que no faltó de nada

Jude Bellingham|| Twitter @realmadrid
Jude Bellingham|| Twitter @realmadrid

Más fútbol y más magia en la segunda mitad 

Vuelta de los vestuarios y los focos estuvieron puestos en los banquillos de ambos equipos. Ancelotti no hizo ningún cambio, mantuvo a sus 11 jugadores, despejando así una posible lesión de Bellingham. El delantero del Nápoles, por su parte, optó por Osimhen dejando a Simeone en banquillo.  

El club italiano quiso el empate y por qué no la remontada desde el minuto 1. Su ansía fue tan grande que en el 46’ ya pusieron el gol de un nuevo empate. Esta vez, Zambo Anguissa salió al rescate de los suyos. Se sacó un derechazo, en el área pequeña, ante el que Lunin no pudo hacer nada. 

Las tablas volvieron a un Bernabéu en el que el Real Madrid  tuvo que empezar a achicar agua para que no se le retornara la situación. Idas y venidas con llegadas de ambos clubes caracterizaron los minutos posteriores.

Pasado el minuto 75, los blancos volvieron a coger confianza y se pusieron manos a la obra en la búsqueda del tercer gol. Rüdiger, Bellingham e incluso, Joselu de chilena pusieron a la afición blanca con el grito en el cielo. El grito de verdad, llegó en el 84’ con un golazo de Nico Paz. El canterano estuvo de dulce y de qué manera. El ‘32’ sorprendió a todo el que se supuso en su camino dando el gol de la victoria a su posible próximo equipo. 

Nico Paz|| Twitter @realmadrid
Nico Paz|| Twitter @realmadrid

Ya en el descuento, Joselu puso la guinda al pastel. Pidió perdón a la afición por sus intentonas desde que entró al verde.

Un duelo, un sueño y mucho fútbol que para el Real Madrid continuará contra Unión Berlín, en el Stadion An der Alten Försterei. Un choque que disfrutarán siendo uno de los 16 equipos  de la siguiente fase a la que llegan encabezando el Grupo C.

VAVEL Logo