Mejía y Muzambo caen de pie en el Sevilla mirando al futuro
Idumbo Muzambo. Fuente: Getty Images

El mercado invernal sevillista comandado por Víctor Orta dejó con muchas dudas a sus aficionados. El club había apostado por un modelo de incorporaciones pensando más en el futuro a medio-largo plazo que en el corto e inmediato. Con la situación actual del club son más que entendibles la incertidumbre y las dudas que generaron el incorporar a jugadores tan poco contrastados en la élite, pero la pésima situación financiera y económica que envuelve a la entidad han hecho que no se haya podido hacer mucho más.

Dos de las incorporaciones fueron pensadas para, en un primer momento, arrancar en el filial: Mateo Mejía y Stanis Idumbo Muzambo. El hispano colombiano llegó con la necesidad de suplir al recién promocionado Isaac, sin perder de vista su posible potencial en el primer equipo, y el belga aterrizó en la capital hispalense como apuesta de futuro anticipándose a otros clubes como el Tottenham. De momento, han caído de pie en el filial sevillista que dirige un técnico que sabe bien cómo hacer explotar y potenciar el talento joven, Jesús Galván. Ambos provienen de dos grandes canteras (Manchester United y Ajax), pero tienen historias y caminos muy diferentes.

Incorporaciones invernales

El delantero llegó al Manchester United cuando tenía tan solo 15 años y tras completar una campaña como cadete en el Real Zaragoza donde anotó ni más ni menos que 63 goles. Tras su fichaje por la cantera de los de Old Trafford, Mejía no ha pasado por más que por un inexplicable y duro calvario. De los cuatro años en la cantera de los ‘Red Devils’, casi tres se los ha pasado lesionado con lesiones graves como una lesión importante de tobillo (ocho meses) y su posterior recaída (otros ocho o nueve meses) y el menisco externo de la rodilla derecha (once meses). "Han sido años jodidos, no te voy a engañar, llevaba casi tres años y medio sin jugar" confesaba al periodista Álvaro de Grado en una entrevista concedida al medio Relevo, publicada a inicios del mes de enero. El futbolista ya estuvo en la gira de pretemporada 23/24 con el primer equipo y estaba explotando esta temporada en el equipo sub-23. El Manchester United lo ha dejado marchar reservándose un porcentaje de futura venta. En el filial nervionense ha anotado dos goles en los tres partidos que ha disputado.

Por su parte, Idumbo Muzambo es un joven nacido en 2005 en Bélgica. Rondó por las categorías inferiores de Brujas Gent, dos de los grandes conjuntos y canteras belgas. En 2021, el Ajax puso sus ojos en él y se lo llevó libre. Tras una gran aparición con los holandeses, sobre todo, en la Youth League, varios clubes, entre ellos el Tottenham y el Sevilla se fijaron en él. Aprovechando su situación contractual (finalizaba contrato en junio de 2024), el Sevilla se adelantó e incorporó a la joven perla prometedora belga. Acumula los mismos registros que el hispano colombiano, aunque teniendo una mayor influencia en el juego. El pasado lunes ya estuvo en la convocatoria del primer equipo, pese a que jugó el día anterior, y, al parecer, Quique ha frenado su viaje a Nantes para jugar con el juvenil la Youth, pues quiere que entre ya en dinámica del primer equipo.

Idumbo Muzambo, calentando en Vallecas en su primera convocatoria con el primer equipo. Fuente: Getty Images
Idumbo Muzambo, calentando en Vallecas en su primera convocatoria con el primer equipo. Fuente: Getty Images

Parte de la remodelación

Aparte de los fichajes como Agoumé y Hannibal para el primer equipo, los cuales no parece que vayan a tener más recorrido en el Sevilla más allá de junio, se está apostando por la cantera, que siempre asoma la cabeza en los momentos de mayor crisis. A las promociones como jugadores del primer equipo de Isaac y Kike, hay que sumarles la alta participación que está teniendo Juanlu y el debut esta temporada de Hormigo, en una posición donde Quique podría darle más continuidad a lo largo de temporada. Esta filosofía de apostar por gente de la casa ya la avisó José María del Nido Carrasco en su presentación como nuevo presidente de la entidad: “estamos trabajando en un diseño de plantilla de 20-21 profesionales y jugadores de cantera”.

La apuesta hecha por el club en invierno es más que interesante de cara al futuro. Jugadores jóvenes que pueden dar un más que notable rendimiento en el día de mañana. Aunque, quizás, no debería haber sido la prioridad en un mercado donde se podían arreglar posiciones para salir de esta más que delicada situación en la que está inmerso el club. Es una apuesta arriesgada, que si da sus frutos (a tiempo) será más que interesante, pero en el caso contrario, puede acabar muy pero que muy mal.

VAVEL Logo