San Diego y Sant Gerard

Tanto el meta gallego como el delantero catalán fueron vitales en el empate cosechado ayer por su equipo ante el Celta de Vigo en Balaídos.

San Diego y Sant Gerard
Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

Ayer el Espanyol conseguía llevarse de Balaídos un punto muy valioso, gracias particularmente a las grandísimas actuaciones de Diego López y de Gerard Moreno. El portero fue un incordio durante todo el partido para los atacantes del Celta, y, a pesar de encajar dos goles, el ex rossonero fue decisivo en el desenlace del partido con varias paradas de mérito. De no ser por él, hoy estaríamos hablando de una victoria clara y abultada del conjunto vigués. 

Diego López llegó la temporada pasada en el "Deadline Day", que le llaman los ingleses, del mercado de fichajes de verano cedido por el AC Milan, tras confirmarse la cesión de Pau López al Tottenham Hotspur del ex perico Mauricio Pochettino. Su llegada fue un chute de moral a la afición, que vio como la plantilla terminaba de dar ese salto de calidad que se había prometido. Y así fue, el gallego se hizo con el puesto de titular indiscutible en cuanto llego, en detrimento del también recién fichado Roberto. 

El año pasado, el cancerbero jugó 35 partidos e incluso logró superar el récord de imbatibilidad en la portería perica, ostentado hasta ese momento por Kameni, que en la temporada 2008-2009 dejó su portería cero durante 550 minutos. El gallego estuvo 586 minutos sin recoger el balón del interior de su portería. Sin embargo, a mediados de la campaña pasada, Diego tuvo un encontronazo con Luis Suárez que le provocó una lesión en su rodilla derecha. Aun así, el meta decidió continuar jugando lo que restaba de campaña y operarse al final de la misma. Está decisión creó furor entre la afición blanquiazul y le mostraba su afecto partido tras partido. Y al final de la temporada, el club lo fichaba hasta 2020. 

Pero comenzó la temporada, y aun estando ya recuperado del todo, Quique siguió apostando porque fuera Pau el portero titular en Liga, siendo Diego relegado a disputar los encuentros de Copa. Aun así, cuando parece que la renovación de Pau por el club barcelonés ya es imposible, Diego López ha vuelto a hacerse con la titularidad. Y ha vuelto a un nivel esplendoroso, como demostró ayer en Balaídos. 

En cuanto al 7 perico, como dijo Quique Sánchez Flores en rueda de prensa tras acabar el partido: "Se nos están acabando los elogios para Gerard". Y lleva toda la razón. Ayer, cuando todo parecía indicar que los tres puntos se quedarían en Vigo, el ariete catalán recibió un balón largo de Víctor Sánchez que controla con el pecho tras forcejear con Sergi Gómez y cuando nadie lo esperaba, se saca un disparo cruzado desde fuera del área que entra en la potería local, haciendo inútil la estirada de Rubén Blanco. El delantero está a un nivel espectacular y lo demuestra partido tras partido. Y, es que, además de marcar goles, Gerard está demostrando que está comprometidísimo con el equipo, ayudando en todas las facetas del juego del Espanyol. El de Santa Perpètua está llamado a ser uno de los ídolos de la parroquia perica, si no lo es ya. 

Gerard Moreno volvió a la que fue su casa hace ya dos temporadas. El club realizó una gran inversión para comprar el 50% de los derechos del jugador al Villarreal y conseguir que el delantero volvió al equipo de su corazón. Esta es su tercera temporada vistiendo la camiseta del primer equipo perico y su rendimiento no ha hecho más que ir hacia arriba. En su primera campaña, a las órdenes de Sergio González y Constantin Galca consiguió siete goles en 19 partidos. En la temporada 2016-2017, fue indispensable para Quique jugando 38 partidos, descansando solo en la ida de los dieciseisavos de Copa contra la AD Alcorcón y contra el Athletic Club en Liga, al cumplir el ciclo de las cinco tarjetas amarillas. El delantero terminó la temporada con 13 goles. 

Y en esta temporada, Gerard está siendo determinante a la vez que indispensable y ya no solo a la hora de marcar de goles, si no también ayudando en todas las fases del juego perico. En lo que llevamos de temporada, Gerard ha jugado los 28 partidos que ha jugado el Espanyol y lleva 12 goles. Gerard Moreno es el símbolo del que tantos años estuvo huérfano el Espanyol. Gerard Moreno es, el heredero.