Guía VAVEL Sevilla FC 2017/18: resumen de la temporada pasada

Un inicio fulgurante en la primera vuelta que no pudo asemejarse en la segunda parte de la temporada, un bajón en el juego del equipo y el inicio de las relaciones entre la AFA y Sampaoli marcaron los últimos meses del campeonato.

Guía VAVEL Sevilla FC 2017/18: resumen de la temporada pasada
La plantilla sevillista con pequeños aficionados antes del Sevilla - Villareal // Foto: Fran Santiago

La temporada pasada fue para el Sevilla una montaña rusa. Jorge Sampaoli instauró por unos meses el llamado “amateurismo”, un estilo de juego puramente ofensivo donde lo más importante era que el equipo se divirtiera, y con él la afición. Una pretemporada con pleno de triunfos, pero que rápidamente se vieron inservibles en las dos supercopas perdidas ante el Real Madrid (Europa) y el FC Barcelona (España). Bien es cierto que el equipo no dejó malas sensaciones en aquellos tres partidos y se veía con optimismo la temporada debido a que el equipo aún tenía margen de mejora. No hubo mejor estreno en LaLiga que ese 6-4 ante el Espanyol, pese al triste hacer defensivo, el equipo de mediocampo para arriba demostraba un enorme potencial.

Un primer partido de liga muy “amateurista” pero que se esfumó en las jornadas venideras. Ya no habría tal avalancha de goles salvo contadas ocasiones. Al paso de las jornadas el equipo se asentaba en la tercera plaza, cumpliendo una primera vuelta de altísimo nivel. Se ganó el derbi por 1-0 en casa, por idéntico resultado se consiguió vencer al Atlético de Madrid después de siete años sin poder ganarles y ponía el broche de oro con la trabajada victoria ante el Real Madrid por 2-1 días después de que los blancos eliminaran a los sevillistas en octavos de la Copa del Rey.

El Sevilla puso en apuros al Madrid tanto en Copa como en Liga
El Sevilla puso en apuros al Madrid tanto en Copa como en Liga

Durante esta primera vuelta, los nervionenses consiguieron clasificarse para octavos de la Champions League tras un bagaje de tres victorias, dos empates y una derrota, logrando la clasificación en el feudo del Olympique Lyonnais tras un sufrido 0-0. Y es que, el equipo entrenado por Jorge Sampaoli dejó el “amateurismo” aparcado en muchos encuentros, sobre todo, fuera de casa como fue ante el Lyon o en el primer partido de la fase de grupos ante la Juventus en Turín. En Copa del Rey fue la SD Formentera el rival en dieciseisavos, un trámite para la escuadra nervionense. El Real Madrid fue el rival en octavos, un mal planteamiento tanto en la alineación como en la idea de juego lastró al equipo que perdió por 3-0 en la ida e hizo casi imposible la remontada en la vuelta, aunque bien se dejó un buen sabor de boca tras un 3-3 que por momentos dio esperanzas a los sevillistas.

Un tremendo bajón de forma en la segunda vuelta que pone fin a la lucha por la tercera olaza de Liga y por progresar en Champions

La segunda vuelta fue el principio del fin del amor entre los sevillistas y el “amateurismo”. La segunda vuelta se inició con una derrota por 3-1 ante el Espanyol, partido marcado por la expulsión de Pareja al minuto de juego por un dudoso penalti sobre Piatti. El Sevilla supo sacar los partidos adelante con victorias por la mínima, incluido el derbi en el Benito Villamarín tras remontar al eterno rival y acabar ganando por 1-2. La mala racha de resultados vino a raíz de la eliminación de la Champions a manos del Leicester. Tras desperdiciar el 2-1 conseguido en casa, el Sevilla perdió por 2-0 en Inglaterra. Una eliminatoria marcada por los dos penaltis fallados, uno en cada partido. Eliminación que fue una sorpresa para todos y que dejó muy tocados a los futbolistas que encadenarían cinco partidos sin ganar entremedio de la eliminatoria y la posterior eliminación.

La tercera plaza cayó en manos de su perseguidor, el Atlético de Madrid, en el partido que los enfrentó en la segunda vuelta. Un 3-1 que demostró que los sevillistas andaban desconectados ya que cinco días antes se había consumado la eliminación europea. Desde la jornada 29 ocuparía la cuarta plaza y la conseguiría mantener gracias a la excepcional primera vuelta en la que logró 13 victorias, puntos que abrieron márgenes de distancia con el Atlético, Villareal y Real Sociedad. Así, las 8 victorias de la segunda vuelta sirvieron para contrarrestar algo el gran bajón de juego y puntos que casi le costaron la clasificación para la Champions League de la siguiente campaña.

Los choques extradeportivos con la AFA y la LFP terminaron de truncar la temporada de los de Nervión

Pero el mal rendimiento del equipo no vino solo, la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) negoció con Sampaoli para que dirigiese a la selección Argentina. Meses de rumores que afectaban negativamente a la plantilla y que se reflejaba en el terreno de juego. Rumores que no eran ajenos en las gradas del Sánchez-Pizjuán, donde sus aficionados silbaron al entrenador cuando éste era presentado por la megafonía del estadio. A la par de los rumores, el Presidente del Sevilla Pepe Castro desmentía las negociaciones entre el entrenador de Casilda y la AFA. El tiempo fue el que trajo la verdad y nada más terminar la temporada se hizo oficial el acuerdo, no sin antes negociar entre representantes argentinos y el Sevilla FC por el pago de la cláusula que se debía abonar para hacerse con los servicios del que fue entrenador del Sevilla. 

Sampaoli, uno de los nombres propios de la temporada de principio a fin
Sampaoli, uno de los nombres propios de la temporada de principio a fin

Si el entrenador argentino inició problemas, se iban a suceder más disgustos con Javier Tebas. Innumerables sanciones de miles de euros llegaron a las oficinas del Sánchez-Pizjuán, cuyos abogados pudieron lidiar y consiguieron en varias ocasiones reducir esas cantidades y evitar varios cierres de algunos sectores del gol norte, lugar donde se ubican los Biris Norte.

Una temporada de vaivenes que hizo que el sevillismo olvidara la ilusión que levantó el “amateurismo” en la primera vuelta. Sin embargo, esta temporada quedará en la Historia del Sevilla Fútbol Club como una de las mejores de su historia, algo que no se le podrá achacar a Jorge Sampaoli. Cuartos clasificados en Liga, puesto que no se alcanzaba desde la temporada 2009/10; eliminados en Copa del Rey por el Real Madrid, lo cual no debe sorprender, aunque esa partido de ida quedará marcado; y eliminados en octavos de Champions League ante el Leicester, como ya ocurrió contra el Fenerbahçe y el CSKA de Moscú, en la más alta competición europea no hay que confiarse y una vez más, el Sevilla, cayó contra pronóstico.


Share on Facebook