Katie Ledecky se impone en la final de los cuatro récords
Katie Ledecky ha pulverizado una marca que permanecía imbatible desde 2007 (Foto: AP).

Probablemente los espectadores del Palau Sant Jordi hayan tenido la oportunidad de presenciar houna de las mejores finales de todos los tiempos. Se han batido en ella cuatro récords de los 1.500m libres femeninos: el de España para Mireia Belmonte, el de Oceanía para Lauren Boyle, el de Europa con Lotte Friis y sobre todos ellos el del mundo, de la mano de Katie Ledecky.

Katie Ledecky tiene 16 años y no dispara con balas de fogueo. Ya fue campeona olímpica de los 800, el lunes se subió a lo más alto del podio después de una fantástica actuación en los 400 libres y hoy ha hecho el más difícil todavía: campeona del mundo de los 1.500m libres y metiéndole seis segundos a la anterior plusmarca mundial, que rebaja hasta los 15:36.53.

Katie Ledecky busca la triple corona: 400, 800 y 1.500m libres

Dicho así, en cifras frías, pierde gran parte de su encanto, pero para que se entienda: le ha sacado aproximadamente diez metros a la línea del anterior récord, en manos de su compatriota Kate Ziegler desde 2007. Y lo mejor de todo es que tras ella, a tres segundos (15:38.88) llegó Lotte Friis, la “kamikaze” danesa que se lanzó desde el principio a por el oro, aunque no pudo aguantar el sprint de la estadounidense a falta de cien metros para el final.

Friis no se vino abajo en ningún momento, contra todo pronóstico. Su récord de Europa sería mundial de no existir Ledecky. No es poco lo que ha conseguido, y hay que reconocerle el mérito que le toca de la marca de Ledecky, que ante la presión se ha visto forzada a nadar más rápido. Quién sabe si en una final más cómoda se habría relajado.

Mireia Belmonte es la primera española en bajar de dieciséis minutos

Por detrás de ellas hubo una segunda lucha, la que mantuvieron durante la primera parte de la prueba la neozelandesa Lauren Boyle y Mireia Belmonte. La española aguantó el ritmo de Boyle durante aproximadamente 800 metros. Finalmente a Mireia se le escapó su rival y con ella la posibilidad de subirse al podio –en el que esperaba para entregarle una medalla Fernando Carpena, presidente de la RFEN- aunque la nadadora de la UCAM siguió imprimiendo un muy buen ritmo para quitarle el récord de España a Erika Villaécija, terminando en cuarta posición.

15:58.83. Por primera vez en la historia una española baja de dieciséis minutos en un 1.500, una prueba que no es olímpica porque el COI así lo considera, una decisión que debería ser revisada después de lo acontecido hoy. Todos los espectadores, miles en el Palau y millones alrededor del mundo han comprobado que la categoría femenina de la media distancia puede ser tan espectacular como la masculina.

Si el espectáculo de hoy ha estado bien, todavía queda por nadar la final de los 800m libres, en los que estarán todas las que hoy han rendido al nivel más alto que se recuerda en mucho tiempo.

VAVEL Logo