Iñaki Aguilar no fue suficiente frente a Italia

Veintiún años después tampoco pudo ser. Las piscina de Bernat Picornell fue el escenario de un nuevo duelo entre España e Italia tras la final de Barcelona 1992, donde los transalpinos se llevaron el oro por 9-8 tras tres prórrogas. En la noche del martes España no consiguió vengarse de aquella derrota, en un encuentro que en ocasiones recordó al de Estiarte y compañía. Por encima de los goles y las grandes jugadas estuvieron los agarrones, las faltas y las expulsiones, algunas de ellas muy discutidas por el técnico Rafa Aguilar. El resultado final fue de 3-4, el encuentro —de lejos— con menos tantos de todo el torneo.

El primer periodo acabó con un ilusionante 2-2

Sin embargo, el comienzo fue totalmente diferente. Italia llegaba avalada por sus cuatro victorias previas y enfrente tenía a una España que se había tambaleado en sus primeros pasos en la Ciudad Condal. Después de varias pérdidas en ambos costados, Alex Giorgetti subió el primero en el marcador para la azzurra, que fue respondido casi de manera inminente por Felipe Perrone en una superioridad. Con Tempesti y Aguilar sobresalientes bajo los palos, costó que el balón traspasase la línea degol más ocasiones, pero Figari golpeó a minuto y medio del final del primer periodo. A continuación, Albert Español volvía a poner las tablas, manera de la que se llegó al final de los ocho minutos.

Desde ese momento los ataques se atascaron y las discusiones entre los waterpolistas empezaron a tomar protagonismo. Era misión imposible que el balón llegase al boya, y los porteros salvaban los escasos intentos en ambos lados. El 2-3 llegó en un lanzamiento fácil de Figlioli, que tuvo tiempo para armar el brazo en un despiste de la defensa española. Y aunque pareciese mentira tal como discurría el juego, Guillermo Molina puso el empate desde la frontal mientras el público se unía al grito de "¡este partido lo vamos a ganar!". Entre miradas desafiantes y un 'susto' que dio en el palo, el 3-3 supuso una gran noticia para los de Rafa Aguilar.

Incapaces de ver portería

No hubo goles durante más de 15 minutos

Cinco minutos y de nuevo al agua. Italia volvió a vencer en un sprint donde es la gran especialista del campeonato —no perdió aún ninguno—. Fue uno de los puntos psicológicos donde se apoyó la subcampeona olímpica y triple campeona del mundo. Y en ese primer ataque, España cometió un penalti y Figlioli añadió el cuarto para los transalpinos, segundo en su cuenta particular. Curiosamente, cuando aún restaban 15:42 de encuentro, el marcador no volvería a moverse y el 3-4 sería definitivo. En ese tiempo Iñaki Aguilar puso todos sus reflejos a funcionar, a la espera de un gol en el otro costado que nunca llegó a entrar. El técnico español pidió el primer tiempo muerto, aunque sin superioridades ni penaltis, los anfitriones se veían incapaces en el agua.

El último parcial fue un ir y venir de jugadas sin sentido. Esta vez el "¡sí se puede!" de los aficionados españoles no hizo reacción. Ni llegaban las jugadas de peligro ni ayudaban las numerosas faltas en ataque. Aguilar continuó siendo el 'ángel' de un conjunto que solo se acercó al milagro con un doble lanzamiento de Xavi García, que sufrió entretanto un manotazo de Giorgetti. Alberto Munárriz y otros acabaron sangrando, rememorando el corte de ceja de Estiarte en 1992. "Italia no ha sabido controlar bien", comentó Munárriz tras acabar.

Lo cierto es que España está fuera e Italia, acusada de un juego agresivo, sigue la senda hacia su séptima medalla en un Mundial. Se enfrentará a Montenegro, que acabó inesperadamente con Serbia. Por otro lado, Croacia, que necesitó prórroga contra Australia, y Hungría, sin problemas frente a Grecia, también se verán las caras.

Las chicas de Miki Oca podrán quitar el mal sabor de boca este miércoles ante Hungría, en un partido que comenzará a las 21,45 horas.

VAVEL Logo