Mireia Belmonte "en la Universidad"

Conocemos la otra cara de la moneda, no todo son entrenamientos en la piscina. Mireia Belmonte compagina el rendimiento en el ámbito académico con el deportivo.

Mireia Belmonte "en la Universidad"
Foto: UCAM

La nadadora olímpica Mireia Belmonte continúa insaciable en el mundo de la natación. Incansable en la persecución de nuevas metas y objetivos a cumplir. Pero tras este sacrificio y rendimiento en la competición se esconden horas de entrenamiento, llevando el cuerpo a casi el límite. Unos entrenamientos que buscan la variabilidad, el probar nuevos estímulos en el cuerpo para no acostumbrarse a una misma rutina. Junto con Fred Vergnoux, su entrenador, realizan un trabajo conjunto para llevar la natación más allá probando nuevas estrategias e innovando en los planes de entrenamiento. ¿El próximo objetivo? “Lograr un récord de Europa en piscina de 50 en el 200 mariposa”. Siempre hay algo por lo que luchar, por lo que trabajar diariamente.

“El objetivo de 2017 está cumplido, ahora llegan nuevos retos”

No todo el trabajo es en el agua, fuera de las piscinas Mireia dedica tiempo a sus estudios y su formación. Actualmente estudia un Grado en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Católica San Antonio de Murcia. Una universidad con prestigio por ofrecer ayudas a los atletas de alto rendimiento y flexibilidad para compaginar con su trabajo en el deporte. Estas semanas, Mireia ha aprovechado el breve descanso entre competiciones para realizar jornadas intensas académicas en la UCAM. “Aquí se trabaja muy bien para que los deportistas podamos compaginar los estudios con todos los entrenamientos y la competición”.

“Está dando un testimonio muy importante como deportista y como persona”

Según José Luis Mendoza, presidente de la UCAM, Mireia es un ejemplo para los jóvenes demostrando como se puede rendir tanto en lo deportivo como en lo académico. “Está dando un testimonio muy importante como deportista y como persona”. Y es que no se trata del poco tiempo que tengas para dedicarle, sino del aprovechamiento y gestión de ese tiempo. Está claro que en una agenda tan apretada como la de Mireia es muy difícil gestionarlo todo, pero ella siempre encuentra un hueco de un par de horas diarias que le dedica al estudio.

Pase lo que pase en su trayectoria deportiva, Mireia Belmonte tendrá unos estudios y una carrera que le abrirán otras puertas diferentes a un nuevo mundo laboral.