Anuario Huracán VAVEL 2017: Ramón Ábila, lo bueno dura poco

Con la llegada del 2018; Huracán no sólo despide un buen año, también le dice adiós a uno de los mejores centrodelanteros de su historia: en esta nota, todo lo que dejó el último paso de Ramón "Wanchope" Ábila en el Globo.

Anuario Huracán VAVEL 2017: Ramón Ábila, lo bueno dura poco
Foto: Huracán Oficial

El jugador oriundo de Córdoba Capital finalizó su segundo ciclo en el
Globo y, pese a la maldita lesión que lo alejó de las canchas las últimas tres fechas, Ábila no tuvo un mal semestre. Antes de ver cómo le fue en este semestre, repasaremos un poco de su carrera.

Con ustedes: Wanchope Ábila

El primero de diciembre de 2013 "Wanchope” llega al Globo tras su
paso por Instituto de Córdoba (equipo donde hizo las divisiones
inferiores)
donde marcó siete tantos en dieciséis encuentros
provocando así un promedio de 0,43.

En el elenco “Quemero” obtuvo su mejor performance, logró ascender a la Primera División, se consagró campeón de la Copa Argentina en la edición de ese mismo año frente a Rosario Central en el Estadio Bicentenario de San Juan, y posteriormente logró alzar el titulo de la Supercopa, ante River Plate.

Con estos títulos obtenidos Huracán volvía a jugar internacionales después de cuatro décadas, fue partícipe de la Copa Libertadores en los años en 2014 y 2015. Además, logró llegar a la final de la Copa Sudamericana en el año 2015, en la que el Globo fue derrotado por Independiente de Santa Fe en los penales. Cabe destacar que fue uno de los goleadores del certamen.

En su primer ciclo, Ramón acumuló cincuenta y tres goles en ciento ocho partidos jugados logrando un promedio muy bueno para el fútbol argentino de 0,49: casi medio gol por encuentro.

Primer adiós

Tras sus buenos rendimientos terminó recalando en el Cruzeiro por una cifra cercana a los cuatro millones y medio de dólares por el 50% de su pase, cifra que el club brasileño nunca pagó. Entonces, Boca decidió intervenir abonando la deuda del elenco de Belo Horizonte y lo restante para hacerse del porcentaje del jugador que le correspondía a Cruzeiro.

Pese a que jugó menos de un año en el “Celeste” el centroatacante de 27 años jugó 60 partidos y marcó 25 goles. Al firmar en Boca y no tener lugar en el club de la Ribera por el gran presente de Darío Benedetto, los xeneizes se lo cedieron a Huracán para que tenga continuidad.

Vuelta y consagración

En su segundo ciclo debutó en la primera fecha de la Superliga ante
Independiente y tan solo le costaría diecisiete minutos para volver a
entonar el grito sagrado con la “casaca” del “Globo”. Encuentro que
finalmente terminaría 3-1 a favor del “Rojo”.

Dos fechas más tarde, el conjunto de Gustavo Alfaro visitaría a Gimnasia de La Plata y lograría llevarse los tres puntos a Parque Patricios después de 31 años de sequía en El Bosque, con una magnífica actuación del 9 “Quemero” con un tanto y una asistencia. Luego, pasarían cinco partidos para que “Wanchope” vuelva a estampar la redonda en la red, y esta vez seria por duplicado ante Lanús en la goleada del “Globo” 4 a 0 en el Ducó.

En el enfrentamiento ante Vélez por la novena fecha del campeonato, Ramón se retiraría lesionado a los siete minutos de la primera parte, esta lesión lo marginaría tres fechas de las canchas y su despedida de los hinchas “Quemeros” fue antes de lo esperado.

En esta etapa Ábila disputó once enfrentamientos marcando en
cinco oportunidades, en términos estadísticos 0,45 de promedio.

En sus cinco temporadas con el “Globo” estampado en la camiseta, Ramón “Wanchope” Ábila acumula 119 partidos jugados, 58 goles y 8 asistencias. El promedio de Ábila con la casaca “Quemera” es de 0,48 goles por partido.

¡Exitos en esta nueva etapa, Ramón! Te deseamos lo mejor
y esperamos ansiosos tu regreso.