Anuario VAVEL ACB 2017: equipo del año, talento a raudales
Sergio Llull recibiendo el premio de MVP | Montaje: Alvaro Garcia y Santiago Arxé (VAVEL.com)

Si hay algún gran ganador del año 2017 ese es el Valencia Basket. Tras años avisando sobre su potencial, tras rachas impresionantes de victorias y participaciones más que dignas en Copa del Rey, llegaron al 2017 y dominaron en los Playoff de la Liga Endesa.

En su camino para ganar la Liga se enfrentaron a los tres últimos campeones. Primero, a un desilusionante y convulso Barça. Luego, al hambriento Baskonia que se veía capaz de volver a ganar el campeonato liguero. Finalmente, y casi contra pronóstico, al Real Madrid. Los madridistas acusaron el nuevo formato de Euroliga y los más de ochenta partidos jugados y los valencianos fueron simplemente el mejor equipo.

Fuera de los ‘Cuatro Fantásticos’, multitud de jugadores dejaron su huella en la Liga. En el Morabanc Andorra, un gigante encontró el lugar perfecto para crecer—esta vez como jugador—y aunque su inicio de temporada con Unicaja no ha sido tan favorable puede ser considerado el mejor pívot del año. Edwin Jackson llegó al Barça en la temporada 2014-2015 y no ha sido hasta este año en Estudiantes cuando ha explotado como un anotador compulsivo.

Por parte de sus vecinos del Wizink Center, el Real Madrid, dos jugadores destacan sobre el resto: Sergio Llull y Luka Doncic. Por todo esto, el mejor quinteto del 2017 está compuesto por Sergio Llull, Luka Doncic, Edwin Jackson, Bojan Dubljevic y Giorgi Shermadini. El mejor entrenador es indiscutiblemente Pedro Martínez, quien no solo dirigió a los campeones de liga, sino que además ha reconducido el mal inicio de temporada del Baskonia.

Base: Sergio Llull (16,1 puntos; 1,8 rebotes; 5,3 asistencias)

Su apodo lo dice todo, el originario de Mahón es ‘Increíble’. Es la pesadilla de todo jugador profesional de la Liga Endesa y el ídolo de cualquier niño que crece viendo en la televisión este deporte. Su desequilibrio, su rapidez, su capacidad atlética general desborda a cualquier defensor fuera de la NBA y, si probara a jugar allí, seguro que más de uno se quedaría sorprendido. Tuvo ofertas, como en los últimos años, para irse a jugar a la mejor liga del mundo, pero se quedó en el ‘Viejo Continente’ para dominar. Porque solo hace eso, dominar. Ha tomado parte de tres competiciones este año y en todas ha sido el jugador más valorado.

En la Copa del Rey de Vitoria fue el protagonista de la acción polémica del año contra el Morabanc Andorra y decisivo en los tres encuentros. ¿Resultado? MVP. En Euroliga, el Real Madrid quedó primero en la Fase Regular y Sergio Llull demostró que es el mejor jugador de Europa. MVP también para él. En Liga Endesa hacía lo que quería con la defensa día sí y día también, pese a las grandes temporadas individuales de otros jugadores la clasificación del conjunto blanco marcó la diferencia más notable.

De este año solo queda una duda: ¿Hubiera sido MVP del Eurobasket si no se hubiera lesionado en aquel amistoso contra Bélgica? Todo es posible para el “Aeroplano de Mahón”. Cada vez queda menos para que vuelva, todos los aficionados al deporte le echan de menos, sus compañeros le echan de menos. En el Wizink Center no hay partido donde no se oiga el mítico: “¡Llull, Llull, Llull!”

Escolta: Luka Doncic (7,8 puntos, 4,3 rebotes; 3,1 asistencias)

El esloveno es un superdotado del baloncesto. No hay nada que no sepa hacer. Está maravillando a todo el mundo y desde que ganó el Eurobasket con su selección, se ha establecido como uno de los mejores jugadores de Europa, con solo 18 años. Tiene la mayor valoración en Euroliga en esta presente temporada, va camino de ser el MVP más joven de la competición.

Está claro que su futuro está lejos del Madrid y muy cerca de la NBA. Aunque lleva tres años en la primera división de nuestro baloncesto, su carrera acaba de comenzar y debe perseguir a los más grandes europeos de la historia. Al cabo de los años, los aficionados del Madrid podrán decir, al igual que lo hacen con Sabonis o Petrovic, que ellos animaron a Luka Doncic.

El primer paso es terminar la temporada de la mejor manera posible y luego, ya se verá si se presentará al Draft de la NBA. Las predicciones no le sitúan más abajo del cuarto puesto, aunque sea el mejor talento de su Clase.

Ha mejorado todas las lagunas que podía tener el año pasado, anota más tiros libres y tiene más responsabilidad en el ataque ante la baja de Llull. El papel de Pablo Laso ha sido básico en sus avances, aunque a veces se echa de menos que no sea titular.

Alero: Edwin Jackson (21,4 puntos; 3,5 rebotes; 3,4 asistencias)

El francés llegó como fichaje de última hora al Fútbol Club Barcelona en la temporada 2014-2015, tras no cumplir los objetivos, se marchó rumbo al Unicaja de Málaga. Allí tampoco tuvo suerte, apenas subió su valoración de 4,6 a 5,4. Esos dos pasos por equipos de Euroliga no le vino bien, y decidió ir a Madrid, al Estudiantes.

En el club colegial buscó ser el hombre que les llevara a donde debían estar que es la zona noble de la Liga y aunque no consiguió eso, sí demostró que lo único que necesitaba era un ecosistema propicio para desenvolverse. Empezó a ganar partidos prácticamente solo.

Cuando llegó el verano, ya había llamado la atención de los clubes más grandes de España y Europa, pero decidió marcharse a China por un contratazo. No está jugando al nivel que se esperaba en Asia, aunque su papel durante la temporada pasada ha sido demasiado bueno como para no ser reconocido por todos.

Ala-pívot: Bojan Dubljevic (12,9 puntos; 5,8 rebotes; 1,8 asistencias)

El año del Valencia ha sido un éxito rotundo. Gran parte de la culpa de esto la ha tenido Dubljevic. Tras una temporada cuyo rendimiento fue excelso, llegó a la postemporada y se convirtió en el capitán general de la pintura. En la final contra el Real Madrid jugó con Gustavo Ayón a su gusto.

Dubi anotaba tanto dentro como fuera de la zona y luego no le concedía ni un metro al mexicano cuando su equipo atacaba. Pasará a la historia como el MVP de la Final de la Liga Endesa que ganó su Valencia Basket.

Pívot: Giorgi Shermadini (15,3 puntos; 7,6 rebotes; 0,8 asistencias)

El caso del gigante georgiano es único. En equipos de media tabla se crece, hace números increíbles y es considerado como uno de los mejores pívots. Gracias a sus dos metros y 16 centímetros es capaz de dominar en ataque, pero le falta algo de dureza.

En los dos choques contra la otra gran torre de la Liga, Walter Tavares, Shermadini se ha diluido un poco, al igual que en toda la temporada y es que su rendimiento en el Unicaja de Málaga no está siendo igual al de su temporada en Andorra. Su media de puntos ha bajado a 9,1 y la de rebotes a 4,8.

Entrenador: Pedro Martínez

Durante el 2017, el preparador barcelonés ha logrado llevar al Valencia Basket a ganar su primera Liga Endesa. Fue capaz de confeccionar una rotación larga y una plantilla compacta que se creyó las posibilidades reales que tenían de salir victoriosos del campeonato liguero.

Recuperó el ánimo de sus jugadores tras el varapalo que supuso la derrota en la final de la Eurocup contra el Unicaja. En el verano se rumoreó con su llegada al Barcelona, pero los dirigentes de la sección del club blaugrana se decantaron por Sito Alonso.

El mal inicio de temporada de Baskonia con Pablo Prigioni a la cabeza y la dimisión del argentino le permitió a Pedro volver a entrenar a un alto nivel en Euroliga. Ahora ha reconducido la temporada y los vascos lucharán por volver a meterse en los Playoff de Euroliga y ganar tanto la Copa del Rey como la Liga Endesa.

Sexto hombre: Erick Green (16,1 puntos; 1,5 rebotes; 2,5 asistencias)

El americano llegó al Valencia Basket en verano para liderar a los valencianos en su nueva etapa en la Euroliga. Su comienzo de temporada ha sido sobresaliente, ha demostrado un gran acierto en el triple y es un magnífico anotador. Fue nombrado MVP de la Supercopa que ganaron en Gran Canaria. Los pocos meses que lleva en España evitan que forme parte del quinteto.

Menciones de honor: Shane Larkin, Nemanja Nedovic, Fernando San Emeterio y Adam Hanga.

VAVEL Logo