Benite y Bassas lideran el triunfo de un Burgos coral (76-87)
Fuenlabrada - Burgos / ACB.COM

Pistoletazo de salida a la Liga Endesa 2019/20 con el Montakit Fuenlabrada-San Pablo Burgos. Los hombres de Jota Cuspinera comienzan una temporada en la que esperan recuperar la senda de las anteriores y olvidar el sufrimiento y la crisis de esta última. La Supercopa no dejó buenas sensaciones con esa tremenda derrota ante el Real Madrid, pero como dijo Tomás Bellas, "nuestra temporada empieza ante el Burgos".

El conjunto castellano-leonés, habiéndose consolidado en la categoría en las dos últimas temporadas, aspira a dar ese salto en la pelea por colarse entre los ocho primeros. Por ello, han incorporado a sus filas al técnico milagro, a Joan Peñarroya

La noticia de la mañana llegó con las dos nuevas incorporaciones en el cuadro del sur de Madrid. Nicolás Richotti y Sergi Vidal refuerzan a última hora al Fuenlabrada. Este último, entró en la lista para este partido. Tomás Bellas era baja por lesión. Todo preparado, la Liga Endesa se pone en marcha.

Eyenga y Mockevicius golpean primero

Fitipaldo inauguró el choque con el primer triple del partido bajo la algarabía de la afición del Burgos que, como suele ser habitual, se desplaza en masa acompañando a su equipo. Mockevicius estrenó al Fuenlabrada con una canasta bajo el aro y Eyenga empató el partido con un triple tras otra acción de Bente. El partido arrancó intenso y con ritmo.

La metralleta Anderson puso por delante a su equipo con un tiro exterior marca de la casa. Christian Eyenga, ala-pívot vestido de base, comandó la iniciativa del choque. Un triple y una penetración encendieron al Fernando Martín. Bente se encargó de frenar el arreón local con dos triples consecutivos y despertar al Burgos. El combate se respiraba en la pista y en la grada. Mientras los visitantes entraron en bonus, los locales ni siquiera habían realizado una falta.

El Fuenlabrada subió una marcha más en los últimos minutos y con 20-15 en el marcador, Ponsarnau tuvo que parar el choque. El Burgos se acercó de nuevo y el primer cuarto llegó a su fin con 22-20.

Álex Barrera y Javi Vega reactivan al Burgos

Javi Vega y Álex Barrera puso por delante a los suyos con un triple. A cada canasta del Fuenlabrada, replicaba el Burgos con el acierto exterior. La intensidad no caía y el partido se convirtió en un intercambio de golpes constantemente. Rowland y Mockevicius contra McFadden, Javi Bega y Álex Barrera. Un contragolpe ejecutado por el escolta del Burgos situó el 30-35 en el luminoso. El segundo cuarto estaba bajo el dominio visitante y, por ello, Cuspinera solicitó tiempo muerto.

Anderson se rebeló contra la situación, pero el acierto exterior del Burgos y su juego liberado hacían daño a la defensa local que seguía con su intensidad, pero aparentemente con una marcha menos que su rival. Mockevicius y Eyenga regresaron al parqué y el efecto fue inmediato. Más abierto el campo y anotación fugaz. Peñarroya paró el partido con 39-41. La reacción del Burgos no se hizo esperar y reabrió la brecha.

Un triple de Salvo culminó un parcial de 1-9 y el Burgos alcanzó la barrera de 10 puntos. Un tiro libre de Eyenga puso el 41-50 al descanso.

El Burgos domina el partido

Se reanudaba el partido y el Fuenlabrada debía remar a contracorriente para cambiar la situación. Anderson enchufó un triple de salida para seguir con la racha y llegar hasta los 17 puntos. Tras dos tiros libres visitantes, Eyenga anotó. El Burgos replicaba constantemente. Anderson y Eyenga ante el enemigo al completo.

El Burgos controlaba la situación pese a que el Fuenlabrada incrementó la dureza. Un triple de Clark puso el 48-60 en el luminoso y Cuspinera detuvo el choque. Los bonus ayudaban a los azules que mantenían esa renta. Los locales empujaban, pero el acierto no llegaba y las soluciones tampoco. 

Tiro a tiro la distancia aumentaba y la defensa en zona de los hombres de Ponsarnau anuló tanto a Eyenga como Mockevicius. Para complicar aún más las cosas, con 50-67 en el luminoso, llegó una antideportiva de Liggins que falló los dos tiros libres y el ataque se perdió. Salvo hecatombe o épica, el partido parecía decantarse por Castilla y León. El tercer cuarto finalizó con un 56-69 en el luminoso.

Anderson reacciona, pero no es suficiente

El sueño de la remontada nacía con cinco puntos consecutivos de Anderson y un 2+1 de Mockevicius. Esto no estaba decidido. El acierto exterior y el juego interior del Fuenlabrada resurgió y el marcador en dos minutos se situó en 63-71. Parcial de 7-2 de salida y por debajo de la barrera de 10 puntos. Gracias a una fantástica acción indiviudal de Bassas, el Burgos respiró momentáneamente.

Un hándicap para los visitantes fue esa pronta entrada en el bonus con todavía seis minutos en juego. Anderson sacó de nuevo su muñeca a relucir desde el exterior. Sumaba 25 puntos. El Burgos todavía tenía un  colchón, pero le tocaba sufrir para mantenerlo. 

Un triple de Bassas y un 2+1 posterior decantaron el partido finalmente para los visitantes. El intento de remontada llegó a su fin y la primera victoria se la quedan los hombres de Joan Peñarroya gracias a un gran nivel grupal. El Fuenlabrada lo intentó, pero a pesar de ofrecer una mejor versión que hace cuatro días, necesita mejorar.

VAVEL Logo