El Madrid vuelve a la senda de la victoria contra Maccabi (77-81)
Llull durante el partido contra el Maccabi | Foto: Twitter (@RMBaloncesto)

Quintetos titulares

Maccabi Tel-Aviv: Elijah Bryant, Scottie Wilbekin, Angelo Caloiaro, Quincy Acy, Othello Hunter.

Real Madrid de baloncesto: Facundo Campazzo, Fabien Causeur, Gabriel Deck, Anthony Randolph, Edy Tavares.

El Real Madrid ha ganado en una de las visitas más complicadas del calendario, a Tel Aviv. El Maccabi no se rindió hasta el final, pero los blancos, liderados por Anthony Randolph, mantuvieron el pulso. Scottie Wilbekin fue el líder de los macabeos.

Un primer cuarto igualado

El partido entre dos de los conjuntos clásicos europeos comenzó con el recuerdo a Robert Archibald y Kobe Bryant. Mientras que el primero tuvo más carrera en Europa, la magnitud de la leyenda del escolta americano y su trágico fallecimiento mantienen en vilo a todo el mundo del deporte de la canasta. Una vez se fueron sucediendo las posesiones, se pudo ver a dos equipos muy igualados.

El Maccabi se valió durante los primeros minutos con el acierto exterior. Scottie Wilbekin fue el primero en dejar su estampa en la cita con dos triples seguidos. El tercer lanzamiento lejano de los macabeos que acabó dentro del aro fue obra de Elijah Bryant.

Sin embargo, el Madrid no se despegó. Eso fue gracias a la obra de su ala-pívot, Anthony Randolph. Esta era la primera participación del esloveno desde su lesión. En cinco minutos superó los diez puntos. Los blancos prácticamente no hicieron sustituciones en los primeros diez minutos, pero Causeur también se aseguró de que se fueran al periodo entrecuartos con una mínima ventaja (19-21).

El Maccabi trató de sacar ventaja en el segundo

De hecho, el Maccabi entró en el segundo cuarto empatando el marcador. Aaron Jackson, exjugador del Bilbao Basket que había firmado por los israelíes en diciembre desde la Liga de China, anotó una bomba en penetración. Pocos segundos después un árbitro señaló falta antideportiva a Tavares sobre Avdija. A raíz de esa jugada, los locales se labraron una ventaja de nueve puntos.

Los de Sfairopoulos se caracterizaron en el segundo cuarto por su estilo de juego intenso. En defensa buscaban el contacto y estaban muy atentos para acudir a las ayudas. Además luego en ataque penetraban con fuerza. Esa superioridad física era todavía más patente en el emparejamiento entre Avdija y Rudy. El joven, que tiene en su futuro el salto a la NBA, llevaba al mallorquín al poste repetidamente.

De todas maneras, el Real Madrid también subió su tono defensivo ayudado también por la labor de Jordan Mickey que colocó dos tapones. La diferencia en el electrónico se fue estrechando a partir del minuto quince de encuentro hasta llegar al descanso, cuando el Maccabi ganaba por 38-36.

El Madrid despertó en el tercero

El tercer cuarto perpetuó las sensaciones de la conclusión del periodo anterior. Ambos equipos estuvieron muy igualados durante los primeros minutos, ninguno de los dos acertaba con continuidad. Sin embargo, el Madrid estaba un poco mejor que los locales y tomaron el liderato en el marcador. Esto provocó que finalmente Sfairopoulos se cansara y pidiera tiempo muerto.

El técnico griego no encontró respuesta a la mejoría de los visitantes. Los de Pablo Laso siguieron presionando, hasta ponerse nueve arriba. Solo un increíble mate en alley-oop de Othello Hunter -ex del Real Madrid- pudo cerrar el parcial de los madridistas. Al final del tercer cuarto, los blancos lideraban 49-57.

Los israelíes trataron de remontar, pero no pudieron

El Maccabi no se rinde jamás y menos ante su público. Cohen, cuyo papel durante la primera mitad fue testimonial, se cargó a los de Tel-Aviv a su espalda con dos triples. En poco menos de tres minutos se colocaron a apenas tres puntos, solo una posesión separaba a ambos contendientes con siete minutos por jugar.

Con el paso de los minutos, el Madrid aumentó su renta, con el objetivo de no sufrir demasiado en los minutos decisivos. Sin embargo, cuando los merengues iban ocho arriba, Wilbekin no quiso perderle la cara al encuentro con otro triple. El Madrid lejos de contestar, cometió una pérdida y Acy colocó a Maccabi a solo dos puntos (66-68), aunque los visitantes tenían el balón. Un triple de Campazzo acercó la victoria a Madrid, ganando al final los merengues por 77-81.

VAVEL Logo