Chris Paul y
su segunda juventud 
Chris Paul con la camiseta de los Thunder | Foto: okcthunder.com

Cualquier novela tiene un momento clave en su historia. Un punto de inflexión a partir del cual todo cambia. A mejor o a peor, pero el caso es que todo es diferente. Pues bien, en la NBA (muy característica por sus historias) también pasa lo mismo. Por ejemplo, la carrera de Michael Jordan está marcada por sus 3 retiradas, la de LeBron por sus decisiones a la hora de cambiar de equipo (Heat, Cavs y ahora Lakers). Incluso la historia de los Raptors tiene un antes y un después de Kawhi Leonard.

El pasado verano, Chris Paul llegó a uno de esos puntos en los que todo se altera. Su carrera dio un cambio de aires y puso fin a una etapa de 2 años en Houston en los que estuvo más cerca que nunca de lograr el ansiado anillo.

Tras 14 temporadas en la NBA y con 34 años, Chris Paul afrontaba así una nueva etapa de su vida. En un equipo sin aspiraciones al anillo, repleto de jóvenes y rondas del Draft, con muchas piezas de traspaso (incluido el propio CP3) y todo parecía apuntar a que la carrera de Chris Paul había tocado techo. El físico, las lesiones, la edad y el contexto en el que se encontraba hicieron pensar a muchos que Chris Paul entraba en una fase de su carrera más ‘oscura’.

Chris Paul defendiendo a Russell Westbrook | Foto: Cato Cataldo (NBAE)
Chris Paul defendiendo a Russell Westbrook | Foto: Cato Cataldo (NBAE)

Inmediatamente después de aterrizar en Oklahoma, muchos rumores de traspaso comenzaron a salir a la luz. Pocos eran los que pensaban que Paul acabaría la temporada en los Thunder. Pero el contexto no era fácil. Su físico y su enorme contrato (80 millones en 2 años más la posibilidad de añadir uno más) lo hacían una pieza difícil de encajar en cualquier ‘contender’.

Por eso, Chris Paul no se movería de Oklahoma. Y no solo eso, sino que ha maravillado a toda la NBA con una versión rejuvenecida que está liderando a los Thunder a ser una de las grandes sorpresas de la temporada.

Por poner un contexto, antes de comenzar la campaña, ESPN los colocaba 13º del oeste con 33 victorias. Y llegados a este parón por la pandemia del Coronavirus los Thunder están 5º con un récord de 40 victorias y 24 derrotas. Por delante incluso de los Rockets. Tremendo. Y gran parte de culpa la tiene Chris Paul.

Un cambio de aires necesario

Chris Paul es ya una auténtica leyenda de la NBA. De hecho, según Basketball Reference tiene un 99,99% de posibilidades de entrar en el Salón de la Fama. Ha sido 10 veces All-Star, 4 veces máximo asistente, 8 veces All-NBA y 7 veces All-Defensive. Es ya uno de los mejores bases de siempre. Pero no ha sido campeón. Nunca ha logrado el anillo. Y esto para un ganador como él es muy duro.

Después de una primera etapa en New Orlenas, pasó 6 temporadas en los Clippers en los que hasta ahora han sido los mejores años de la franquicia. Chris Paul lideró aquel proyecto del ‘lob city’ consiguiendo meter a los Clippers en Playoffs 6 años consecutivos. No obstante, en la postemporada se estrellaron año tras año no logrando pasar de segunda ronda. En 2017 CP3 pondría rumbo a Houston.

James Harden y Chris Paul en su época en Houston | Foto: medium.com
James Harden y Chris Paul en su época en Houston | Foto: medium.com

En los Rockets ha vivido su gran oportunidad hasta ahora. Especialmente en su primer año, cuando pusieron a los Warriors contra las cuerdas (3-1). Pero con Chris Paul lesionado acabaron cediendo en un épico 7º partido ante Curry, Durant y compañía. El año pasado, esta vez con Durant lesionado, tampoco fueron capaces de superar a Golden State y los Rockets darían por finalizado el proyecto liderado por la dupla Harden-CP3.

Lo cierto es que Chris Paul nunca acabó de congeniar con Harden en la pista. Son dos jugadores que necesitan mucho el balón en sus manos para generar y esto acabó siendo contraproducente. Además, Harden quería a Westbrook en el equipo por lo que todo se precipitó.

Una versión rejuvenecida en Oklahoma

Ahora, en Oklahoma, Chris Paul parece haber encontrado una nueva versión de sí mismo. Una más rejuvenecida, más libre y más fiel al estilo CP3 antes de llegar a Houston. En los Thunder se siente el líder indiscutible de la plantilla y está ejerciendo como tal. Es el máximo responsable de que OKC marche 5º del oeste, algo que ni los más optimistas podían imaginar antes de empezar la temporada.

Chris Paul se siente ahora mucho más libre para hacer su juego

Después de dos años en Houston, donde el triple es una religión y el balón está controlado por James Harden, Chris Paul se siente ahora mucho más libre para hacer su juego. Ha recuperado el tiro desde media distancia (donde es prácticamente letal) y como vemos en este gráfico sus porcentajes en este tiro son muy superiores a la media de la liga.

Porcentajes de CP3 comparados con la media de la liga | Foto: @ilewellyn_jean (NBA.com)
Porcentajes de CP3 comparados con la media de la liga | Foto: @ilewellyn_jean (NBA.com)

Es un tiro ignorado por la gran mayoría de la NBA hoy en día (porque analíticamente es menos rentable), pero cuando se trata de situaciones de Playoffs en las que el marcador está apretado y la intensidad se eleva, es un tiro más que válido. De hecho, 4 de los 5 mejores jugadores en este tipo de lanzamiento durante los Playoffs 2019 llegaron a finales de conferencia como mínimo: Stephen Curry, Kevin Durant, Kawhi Leonard y C.J McCollum. Lo cual evidencia lo efectivo que puede llegar a ser el tiro de media distancia en situaciones límite.

Precisamente en finales igualados es donde Chris Paul ha encontrado su versión más bestia y determinante. Lidera la NBA de largo en puntos anotados en el ‘Clucth’ (144), pero lo más impresionante es la eficiencia con la que está anotando en estas situaciones.

Muchos jugadores, incluso grandes estrellas, pierden eficacia cuando la tensión es máxima. Sin embargo, CP3 tiene un porcentaje de tiros real mejor que en circunstancias normales. Concretamente tiene un 67,8 % en el ‘Clucth’, lo cual es la segunda mejor marca de la liga solo por detrás de Terry Rozier (70,6 %). Pero hay una diferencia entre ambos y es que los puntos de Chris Paul ganan partidos.

Oklahoma City Thunder ha disputado 42 finales apretados, de los cuales ha ganado 29. Un porcentaje de victorias salvaje (69 %).

Además del tiro de media distancia, Paul es un base de los ‘clásicos’. Y como tal, es capaz de organizar al equipo con gran resultado. Es uno de los mejores a la hora de leer las ventajas de sus compañeros y el Pick&Roll se convierte en un arma letal cuando el balón lo maneja CP3. Si el defensor le espera, Chris Paul castiga con el tiro. Si cambian, Paul es capaz de leer la ventaja de su compañero y también de generarse su propio tiro aprovechando el desajuste.

A pesar de haber perdido parte de su potencia física y explosividad, sigue siendo capaz de superar a defensores más grades que él gracias a su agilidad y excelente manejo de balón. Tiene una cantidad de recursos interminable.

No solo marca las diferencias en el lado ofensivo de la cancha. También es un monstruo en defensa. Un ejemplo es el partido que ganan los Thunder a los Celtics. Perdiendo por 1 puntos y con apenas 14 segundos para el final, CP3 fuerza un 2x1 sobre Kemba Walker, quien acaba perdiendo el balón en beneficio de Denis Schroeder. Y en la jugada posterior, cuando los Celtics tenían la opción de ganar el partido, Paul se empareja con Jayson Tatum (estrella rival) forzándole a realizar un tiro dificilísimo que acaba estrellándose en el aro.

Chris Paul defendiendo a Jayson Tatum | Foto: okcthunder.com
Chris Paul defendiendo a Jayson Tatum | Foto: okcthunder.com

Si por algo más se caracteriza el bueno de Paul es por ser un jugador extremadamente inteligente. Y la forma más fácil de anotar es desde el tiro libre. Pues bien, el base es el jugador que más faltas que no son de tiro (94) fuerza de toda la NBA según PBT Stats. De hecho, es el jugador que más faltas de este tipo ha forzado desde el año 2000. Es consciente de las ‘limitaciones’ que le puede generar su físico así que se las ingenia para ir a la línea de tiros libres de otras formas. Por eso es tan bueno.

Visto lo visto, el contrato de Chris Paul puede que no sea tan descabellado como podría parecer. Sigue siendo una pieza muy valiosa para cualquier equipo. Talento, ingenio, veteranía, defensa… está demostrando que sigue siendo uno de los mejores jugadores de la liga, y así se le ha reconocido.

All-Star 2020: El premio a su gran temporada

Después de 3 años de ausencia, Chris Paul ha vuelto a ser elegido para jugar el All-Star game. Es un premio enorme a su gran temporada. Promedia 17,7 puntos, 6,8 asistencias y 4,6 rebotes. Pero como ya hemos visto, sus números adquieren otra magnitud en cuanto a influencia se refiere.

Con Chris Paul en pista, el NetRating de los Thunder es de +6,8. Por el contrario, cuando está en el banquillo es de -6,7. Una diferencia de 13,5 puntos, lo cual es la mejor marca de toda la NBA según ‘Cleaning The Glass’. Su vuelta al fin de semana de las estrellas está más que justificada.

El Team LeBron con Chris Paul en el centro | Foto: Joe Murphy (okcthunder.com)
El Team LeBron con Chris Paul en el centro | Foto: Joe Murphy (okcthunder.com)

Además, hay que destacar que su papel durante el All-Star Game fue muy relevante. Su intensidad y dureza le hicieron ganarse un puesto en el Team LeBron a la hora de jugar los minutos finales. Incluso Frank Vogel le destacó como una de las claves de la victoria. CP3 tuvo el mejor +/- del partido con un +13 y acabó con 23 puntos y 6 asistencias. Además, nos dejó un Alley-oop impresionante a sus 34 años. El All-Star game necesita a gente como Chris Paul y fue una maravilla poder volver a verle competir con los mejores jugadores de la liga.

Quien sabe lo que va a pasar con esta temporada NBA, pero lo que es obvio es que Chris Paul ha vuelto a demostrar que es uno de los mejores bases de la liga y que todavía sigue siendo muy valioso (a pesar de su contrato) para competir al máximo nivel. Habrá que ver hasta dónde es capaz de llevar a estos Thunder y si algún otro equipo se decide a apostar por él para luchar de nuevo por el campeonato.

VAVEL Logo