Trío de ases con aroma europeo
Luka Doncic y Kristaps Porzingis | Foto: Getty Images

En la actualidad cuesta imaginarse la NBA sin la presencia de jugadores europeos que emergen en las ligas de sus respectivos países y que aterrizan en el continente americano en busca de continuar cumpliendo sueños y alcanzando objetivos. El Draft y la constante presencia de ojeadores en las grandes competiciones de Europa avala la llegada de jóvenes promesas europeas a la que hoy día es considerada como la mejor liga del mundo. Hasta la fecha, varios nombres irrumpen con fuerza en la lista de europeos que pusieron en jaque el monopolio estadounidense que existe y perdura desde sus inicios, allá por 1946. 

Pau Gasol y Tony Parker son considerados como dos de los jugadores procedentes de Europa cuya inclusión en la NBA causó un mayor impacto. Además, en el caso del pívot español, el mayor de los Gasol se alzó con el Rookie del Año en el año 2002 cuando todavía defendía los colores de los Memphis Grizzlies. En su primera temporada en la NBA, el center español se fue hasta los 17,6 puntos, 8,9 rebotes, 2,7 asistencias, 2,1 tapones de media en 36 minutos de juego. En el caso del director de juego francés, Parker fue integrante, partícipe y pieza clave de los San Antonio Spurs que lo lograron todo. Con él, las mejores versiones de Manu Ginobili y Tim Duncan entre otros. 

Pau Gasol posa con el trofeo de Rookie del Año | Foto: NBA Spain
Pau Gasol posa con el trofeo de Rookie del Año | Foto: NBA Spain

Mucho han cambiado las cosas en San Antonio desde que el ahora propietario del ASVEL Villeurbanne bailase por última vez en el AT&T Center. Sin embargo, la presencia de jóvenes jugadores europeos continúa creciendo con el paso de las temporadas; prueba de ello son los Dallas Mavericks, una de las franquicias que más y mejor apuesta por el talento criado y forjado en Europa. Si bien es cierto que contaron con Dirk Nowitzki, un líder procedente de Wurzburgo (Alemania), en la actualidad mantienen en sus filas Luka Doncic y Kristaps Porzingis, dos de los jugadores más influyentes de la NBA

Una apuesta destinada a funcionar

Doncic, jugador formado en las categorías inferiores del Real Madrid, llegó a la NBA en 2018, hace tan solo dos años, con el cartel de promesa colgado del cuello y la maleta repleta de ilusión y de ganas por convertirse en aquello que todos aventuraban que sería. Sus primeras apariciones con los Mavs fueron sobresalientes y el joven director de juego esloveno pronto consiguió ganarse el favor de su nueva afición. Con la retirada de Nowitzki, uno de sus mentores, el de Liubliana se erigió como el líder de una franquicia en plena reconstrucción. 

La primera temporada de Luka Doncic en una liga en la que prima el espectáculo y el fanatismo por encima de todo lo demás fue un pequeña píldora de lo que sería su segundo curso en la NBA, el año II, la temporada de la eclosión y la posterior consolidación. 

Satisfecho y con gran parte de las expectativas fijadas antes del inicio de su primera temporada en la NBA cumplidas, un todavía joven Luka Doncic inició su segundo curso con la elástica de los Dallas Mavericks contando con la presencia de un nuevo socio, Kristaps Porzingis, amigo y conocido del jugador formado en las categorías inferiores del Real Madrid. El pívot letón y el base esloveno habían coincidido en la ACB; lo que contribuyó a un entendimiento casi total en los primeros encuentros de ambos defendiendo unos mismos colores e intereses.

Porzingis, el llanero solitario de NY

Kristaps Porzingis despuntó en las filas del CB Sevilla de la ACB -ahora denominado Coosur Real Betis-. En la máxima categoría española de baloncesto, el pívot letón rápido se ganó a toda la parroquia sevillista que se reunía fin de semana tras fin de semana en el Palacio de los Deportes de Sevilla. Su llegada e irrupción en la NBA era cuestión de tiempo y se produjo en el Draft de 2015 cuando los New York Knicks seleccionaron al de Liepāja en la posición nº 4. 

Porzingis luce la elástica de los NY Knicks | Foto: ESPN
Porzingis luce la elástica de los NY Knicks | Foto: ESPN

El desacuerdo y descontento mostrados por los aficionados de la franquicia neoyorquina empañaron la llegada a la NBA de uno de los mayores proyectos de jugador de baloncesto que se recuerdan en territorio europeo. Pese a las críticas recibidas en sus primeros meses en Estados Unidos, el rendimiento del pívot letón fue notable. En unas desastrosas -deportivamente e institucionalmente- campañas de la franquicia propiedad de James Dolan, Porzingis fue la única noticia positiva. No obstante, el 6 de los Knicks nunca terminó de cuajar. 

Dúo europeo para la historia

Dando por finalizado su periplo en la franquicia neoyorquina, Porzingis emprendió una nueva aventura lejos de la siempre caótico Nueva York. En Dallas, el letón se reencontró con Luka Doncic, dos jóvenes promesas emergentes que ya apuntaban maneras en la Liga Endesa española. Sus inicios en la escuadra conducida por Rick Carlisle no fueron del todo positivos, pero sí dejaron detalles que invitaban al optimismo en uno de los conjuntos con más historia de la NBA.

Con el cartel de revelación los Dallas de Doncic y Porzingis continuaron su camino en una de las temporadas más emocionantes e ilusionantes que se recuerdan desde el doloroso adiós de Dirk Nowitzki. Ambos jugadores europeos se convirtieron en los líderes de una franquicia inmersa en continuo crecimiento y en una mejora constante. Con la presencia y el protagonismo del que ambos están disfrutando, la NBA cuenta con la presencia de jugadores europeos de calidad que aterrizan en EEUU con desparpajo e ilusión, buscando dar sentido al conocido lema de where amazing happens

Bogdan Bogdanovic: el monopolio del Rey

Bogdanović fue seleccionado en el puesto número 27 de la primera ronda del Draft de la NBA de 2014 por los Phoenix Suns. Sin embargo, el escolta serbio se comprometió con el Fenerbahçe turco al no tener aseguradas oportunidades y minutos en la franquicia estadounidense. Tras tres largas campañas en las que el jugador nacido en Belgrado emergió como una de las muñecas más acertadas de la Euroliga, los Sacramento Kings apostaron por él y le garantizaron todo aquello que le faltó en su primera aventura frustrada en los Suns. 

Bogdan Bogdanovic marca jugada en un encuentro de los Kings | Foto: Getty Images
Bogdan Bogdanovic marca jugada en un encuentro de los Kings | Foto: Getty Images

Los Kings, en la actualidad, tratan de reencontrarse con su mejor versión, pues las lesiones han mermado y disminuido las esperanzas y aspiraciones de la franquicia orquestada por Vivek Ranadivé. El equipo californiano, asimismo, consiguió el pasado 8 de marzo de 2020 igualar su récord de triples anotados  en un único encuentro con un total de 21. El escolta serbio fue el jugador más entonado del enfrentamiento con 27 puntos (7/11 en triples) y ocho asistencias.

Inmerso en uno de los mejores momentos en cuanto a rendimiento y acierto de su carrera, Bogdan Bogdanovic se ha erigido como uno de los jugadores europeos con mayor futuro en la NBA. Además, los Kings de Luke Walton han encontrado en el escolta serbio formado en el Partizan de Belgrado a un jugador franquicia que cuenta con una muñeca letal desde el perímetro.

133 jugadores extranjeros

Superando los 108 jugadores no estadounidenses que participaron en la NBA en la temporada 2018/2019, este curso ha superado todas las expectativas, alcanzando la friolera de 133 jugadores extranjeros entre los que destacan Luka Doncic, Giannis Antetokounmpo, Pascal Siakam o Rudy Gobert. Canadá es el país que más jugadores aporta con 21, seguido de Francia con 12 jugadores y de Australia con 9.

Con una presencia y un protagonismo cada vez mayor, la NBA se ha convertido en una institución en la que prima la diversidad y la variedad, de ahí que cada curso aterricen en el continente estadounidense decenas de jugadores europeos persiguiendo su sueño.

VAVEL Logo