Rolando Maran, en la cuerda floja
Rolando Maran. / Foto: chievoverona.it

La gota que puede colmar el vaso. Ese es el síntoma con el que se ha amanecido en el día de hoy en Verona, más bien en el bando de los Mussi Volanti ('Asnos Voldores'), el apodo que reciben aquellos que estén unidos, ya sea contractualmente o sentimentalmente, al Chievo. Y es que la alegría va por barrios. Si bien el Hellas hace jornadas estaba casi sentenciado, ahora se acerca a la salida del descenso, a la par que se acercan sus vecinos.

Esa mala dinámica del Chievo ha producido que los focos de la crítica se fijen en una persona determinada: Rolando Maran. El técnico de Trento, quien lleva desde 2014 en el banquillo Clivense, podría ser destituido en las próximas horas. El momento por el que pasan es uno de los peores en los últimos años. Cuando parecía que se iban a salvar de forma holgada, como han solido hacer campañas atrás, esa mala racha les ha vuelto a meter en el ruedo, al que cayeron por última vez en 2006, eso sí, para volver al siguiente.

Son solo dos victorias en lo que va de año (Cagliari y Sampdoria). O lo que es lo mismo, seis puntos de 36 posibles. Por tanto, el resto se cuenta por dos empates y ocho derrotas. Números que, evidentemente, les está llevando de cabeza al pozo. Están situados en la 15ª plaza con 29 unidades, a tan solo dos del descenso (18º, Crotone). Mientras que el Hellas es 19º con 25. Es decir, cuatro de diferencia, la cual era mucho mayor a finales de año. Habría que añadirle el extra de haber perdido el Derby della Scala (o Derbi de Verona) hace un mes. Pero si hay algún borrón a reseñar en su historial en este 17/18, ese es el de sus actuaciones fuera de casa. Tercera escuadra que menos puntos saca fuera de su hogar (9), solo por delante de Crotone y Benevento.

Cierto es que en el día de ayer estuvieron a un paso de dar un 'campanazo'. En el 88' ganaban 0-1 en el San Paolo, teniendo contra las cuerdas a un Napoli que decía prácticamente adiós al título de liga. Sin embargo, todo esto hasta que entró en escena Milik en el 90' haciendo el empate. Y ya Diawara daba el triunfo a los azzurri en el 93', completando así la remontada que les sigue permitiendo a los napolitanos soñar con el Scudetto.

VAVEL Logo