Guía Grupo D Mundial de Rusia 2018: el reto, la potencia, la ilusión y la revelación

La gran cita está a la vuelta de la esquina y el grupo D es el grupo de la muerte por la igualdad que hay entre los equipos que lo forman. Con Argentina a la cabeza, el favoritismo prima sobre la obligación, que una vez más, se tendrá que ver las caras con la revelación, la ilusión y la potencia.

Guía Grupo D Mundial de Rusia 2018: el reto, la potencia, la ilusión y la revelación
Guía Grupo D 2018: el reto, la potencia, la ilusión y la revelación | Montaje: Santiago Arxé Carbona (VAVEL)

La gran cita está a la vuelta de la esquina y ya comienzan a verse los preparativos del rimbombante espectáculo en el que un único equipo se alzará con la gloria. Con su colorido, Rusia será la ciudad en la que se vean las caras la ilusión y la obligación. Moscú será el fondo de una actuación en el que los equipos teloneros irán cayendo abriéndole paso a los verdaderos gladiadores que año tras año, se disputan el sueño de alzarse con el título de campeones. Con el favoritismo y las revelaciones de por medio, esta cita mundialista ya ha comenzado a repercutir en los prolegómenos de preparación de todos aquellos que se subieron al barco en la fase clasificatoria y que sueñan con seguir prorrogando la esperanza de tumbar a la competitividad. 

En el Olímpico Luzhnikí en Moscú, las banderas se izarán con fuerza y los aficionados protagonizarán una batalla de animación en la que con lágrimas y sonrisas, compartirán los momentos más especiales de un deporte tan bonito como lo es el fútbol. 

El grupo D sabe lo que se juega y conseguir llegar al trono sería el broche de oro a una etapa en la que ha primado la perseverancia. Con Argentina a la cabeza, Jorge Sampaoli y Leo Messi sueñan con hacer el sueño de muchos albicelestes realidad. La motivación ya se vio arraigada en la pasada cita, cuando la ilusión fue tildada de pesimismo y se quedaron a las puertas de la gloria. Con la obligación y todo un reto por delante, los rivales a batir serán la revelación, la ilusión y la potencia. Islandia, Croacia y Nigeria, siguen a un equipo en el que los focos de atención están fijados sobre la esperanza.

La lucha por quedar primero de grupo será el prolegómeno de una batalla en la que los grupos de la muerte se irán tildando de dificultad. Pero en eso consiste esta gran cita: nada es fácil y el superar los baches con la regularidad de por medio, tendrá su recompensa.

Argentina: un reto para alcanzar un sueño

La máquina celeste ya se engrasa para ponerse a punto. Con un verdadero reto por delante, los de Jorge Sampaoli quieren alcanzar el sueño por el que llevan peleando tanto tiempo en medio de toda la presión que recae sobre un equipo que parece invencible al haberse ya levantado de todos los baches que le han impedido alzarse con la gloria. 

Nadie duda de que esta cita es el ahora o nunca para Lionel Messi. Con el brazalete de capitán, la esperanza está fijada en un único objetivo: llegar al espectáculo rimbombante que se vivirá en la fiesta moscovita
Pero nadie dijo que fuera fácil. Habiendo tenido un camino complicado, en el que la seguridad no fue la mejor aliada y en el que las dudas recobraron vida, el favoritismo sigue en pie para un equipo que no quiere rendirse en su propósito más ansiado: ganar su tercer trofeo en la mejor competición. La perseverancia y el reconocimiento serán para los elegidos por el técnico de Casilda, los aliados para batir a los principales aspirantes. Pase lo que pase en Rusia, este torneo será el último para muchas estrellas albicelestes como lo son Ángel Di María, Éver Banega, Gonzalo Higuaín, Lucas Biglia, Javier Mascherano y Sergio Agüero entre otros.
Con esta idea en mente, Jorge Sampaoli apuesta por una versión de ataque en un intento de recuperar la gloria pasada.

Islandia: buscando la sorpresa

La revelación llega a Rusia sobrada de ilusión. Buscando ser la sorpresa, los de Heimir Hallgrímsson mostraron autoridad en la Eurocopa y firmaron una gran fase clasificatoria con disciplina y trabajo en equipo de por medio. Los vikingos quieren ensanchar su camino en Rusia con un esquema táctico en el que la altura es su principal aliado.

El épico aplauso vikingo se hará notar en las inmediaciones de la fiesta moscovita. Islandia es el combinado nacional de la superación y así lo han demostrado teniendo que superar los peores baches enfrentándose a toda una revolución: la pérdida de su delantero titular Kolbeinn Sigþórsson debido a una lesión y la salida del entrenador Lars Edvin Lagerbäck.

Croacia: talento para alzarse con la gloria

Así es Croacia. Con Zlatko Dalić a los mandos, la maquinaria balcánica cuenta con arsenal de sobra para pasar a la ronda eliminatoria de esta gran cita

Ivan Rakitić, Luka Modrić y Mario Mandžukić guían a un equipo en el que la estela de las estrellas actuará con solidez y esperanza de por medio. Esta gran cita será la última para la calidad, la capitanía y la importancia personificadas y será el que lleve la batuta en este espectáculo, alcanzando el centenario de internacionalizaciones.

Para los eternos candidatos a ser grandes en el ámbito futbolístico, la ilusión luchará en esta batalla con el objetivo de convertir lo que hoy es una oportunidad realista en una gran hazaña.

Nigeria: historia y potencia

La potencia de Nigeria es tan grande que con el plumaje de su apodo, esperan recuperar la historia en este rimbombante espectáculo. Habiendo llegado a Rusia sin haber perdido ningún partido en la fase de clasificación, los de Gernot Rohr buscarán prorrogar la esperanza y la ilusión en medio de la viva competencia. Con grandes rivales, el sueño no es imposible, pero sí difícil.

Con el extremo del Chelsea, Victor Moses, como estrella referencia del equipo, el contraataque, la potencia y la solidez en defensa, serán los aliados en una batalla en la que África esta tildada de representación histórica.
Con el dorsal 10 en sus espaldas, el de Kaduna pretende consolidar una histórica participación con "las águilas verdes".