Charles causa la primera sonrisa
Charles celebrando el gol. | Foto: LaLiga

Finalmente volvió el fútbol al bello escenario de La Rosaleda. Llegó un inicio con mucha ilusión por parte del Málaga que se basa mucho en sus piezas juveniles para cumplir objetivos, por el otro lado, llegaba un Eibar lleno de talento y con muchas ilusiones de replicar y mejorar lo ofrecido la pasada campaña, hora de escribir otro capítulo en la bella historia del Eibar. 

Empezó el Eibar con su prometedor portero Marko Dmitrovic y Charles al frente, José Ángel y Oliveira formaron parte del primer once tras sus incorporaciones. Los malagueños también arrancaron con sus nuevas armas, hablando especialmente de Borja Bastón que corre con la responsabilidad de ser el peso en ofensiva tras la partida de Sandro, al igual que el defensor Paul Baysse ex Niza que llega para reemplazar a Diego Llorente. 

El equipo armero no tardó en demostrar el hambre de triunfo, fue Charles quien a los 4 minutos avisaba con un gol que fue anulado por haber tocado el cuero con la mano, su protesta le valió la amonestación, pero probaba la potencia que llevaban los de Mendilibar. Pasados los 10 minutos el equipo local también probó no estar desaparecido, fue cuando Juanpi puso un disparo al lado del poste tras recibir un bello pase de Kuzmanovic, el serbio que fue el máximo representante creativo del club local. El juego fluyó pasados los treinta minutos y se veía poco y a la vez nada de ambos conjuntos que se tomaron tiempo para hacer su juego; el arquero recién importado de Grecia, Roberto, tuvo que defender el marco en varias ocasiones ante los pequeños avisos del visitante, entre ellos un cabezazo de Charles que solo era el preámbulo a lo que sería la sentencia del juego en la etapa complementaria. 

Charles en casa

El Eibar no tuvo complicaciones al arrancar la segunda mitad, empezaron a poner mucha presión al marco de Roberto a distancia y con centros al área. En el inicio, fue Jordán el que probó suerte a media distancia, sencillo para el portero; las llegadas se hicieron constantes y avisaba el Eibar que el gol estaba a la vuelta de la esquina. Pero el indicado para marcar la diferencia era el recién partido de La Rosaleda, el brasileño Charles, que esperó en el área chica un servicio de José Ángel desde la izquierda, se adelantó a Diego González en la marca e hizo un cabezazo cruzado para batir al fantástico Roberto, el delantero pidió perdón a su vieja afición

7 disparos a puerta hizo el Eibar

Míchel movió sus piezas para cambiar el partido, rápidamente dio ingresó a Jony y removió a Diego González, con la finalidad de mejorar el ataque. Provocó miedo el local a los 63 minutos con un disparo a distancia de Bastón, desviado con la punta de los dedos por Dmitrovic que tuvo su aparición más importante de la noche. De todas maneras, el Eibar tuvo mejor balance y todo apuntaba a un aumento de cuenta para los eibarreses. Con Kuzmanovic tirando del carro sumado a los intentos de gol de Borja Bastón, el Málaga se creció para los últimos instantes del partido, se llevaron un susto por parte de Takashi Inui a los 78', pero nuevamente Roberto respondió de grata manera. 

El cierre del partido se marcó por los desesperados intentos del local, incluyendo caídas dentro del área que Medie Jiménez no compró, incluso amonestó a Jony por simular la falta y finalmente, los armeros controlaron la ventaja para salir de Málaga con tres puntos en el bolsillo. La victoria por la mínima del Eibar simbolizó el cuarto partido de la primera fecha que culminó con el mismo resultado. 

VAVEL Logo