Un punto, mejor que nada
José Luis Mendilibar  // Foto: SD Eibar

El último partido del Eibar disgustó a gran parte de la afición armera. El equipo de José Luís Mendilibar tenía un difícil partido ante un rival directo como el Deportivo de la Coruña en casa. El resultado reflejó el juego de ambos equipos, 0-0 y reparto de puntos sin más precedentes.

El control del partido, principalmente en la segunda parte, lo puso el equipo armero, y las ocasiones, con un desatado José Ángel, también, el equipo vasco aprovechó la debilidad del equipo de Pepe Mel por banda derecha para múltiples internadas del lateral español. Por otra parte, el equipo gallego parecía conformarse con el empate a domicilio y no arriesgó ofensivamente. El técnico local tuvo que dar por bueno el empate y declaró: "Tenemos demasiadas ganas de hacer las cosas bien", para intentar calmar los malos ánimos de la afición.

El equipo eibarrés sigue cerca de los puestos de descensos, dos puestos por encima de las posiciones marcadas con rojo en LaLiga. La afición se empieza a impacientar, ya que considera que los partidos en casa se deberían contar con victorias para acercarse al objetivo de la permanencia otro año más.

En el contexto histórico, es el peor arranque liguero de los vascos desde que militan en la máxima categoría del fútbol español. En su debut en la categoría, el equipo consiguió nueve puntos en las primeras ocho jornadas, y sólo un descenso administrativo los salvó de volver a Segunda División. En su segunda temporada, obtuvo 13 puntos y acabó la temporada decimocuarto. En la pasada temporada, logró 11 puntos y acabó décimo en la clasificación. La preocupación es lógica, la última vez que se lograron menos de diez puntos en las primeras ocho jornadas el club estuvo a punto de descender, si no llega a ser por el Elche, que fue descendido administrativamente por su deuda con Hacienda.

VAVEL Logo