El Espanyol recupera la ilusión
Borja Iglesias en una jugada del partido. Foto: RCD Espanyol

El Espanyol recupera la ilusión

Tras ganar por 2-1 a un duro Alavés, los pericos cogen el último tren para luchar por plazas europeas

maria-asmarat
Maria Asmarat

Partido sufrido para el Espanyol. Los blanquiazules han plantado cara a un Alavés que ha ido de menos a más.

Los hombres de Rubi han sentenciado en el inicio de ambas partes: en la primera con un gol de Pedrosa, el primer gol del canterano en la máxima categoría; y en la segunda gracias a un mal despeje de Laguardia, que ha hecho que un disparo de Borja Iglesias se colara en la portería de Pacheco. Los de Abelardo han recortado más tarde distancias con un gol de Calleri, haciendo  sufrir hasta el último momento a los pericos. Pero para llevarse algo de premio de su visita al RCDE Stadium ya era demasiado tarde.

Pocas ocasiones

A excepción del gol blanquiazul, ambos equipos han hecho una tímida primera parte, sin demasiadas ocasiones. El Espanyol ha salido con un idea de juego ofensiva, sobretodo se veía en los laterales, Rosales y Pedrosa. Ambos se preocupaban más de atacar que de defender. Marc Roca y Víctor Sánchez intentaron disparar des de fuera del área, pero no llegaron a generar peligro para el Alavés. El árbitro anuló correctamente un gol a Borja Iglesias por fuera de juego.

A los 20 minutos de partido, Pedrosa avanzó los pericos en el marcador. El canterano ganó por velocidad a Laguardia, entró hasta el área de Pacheco y supo definir con la derecha des del centro del área. Celebró el gol con rabia, el primero como futbolista profesional. Un gol que le sirve para reconciliarse con parte de la afición perica, que también lo celebró efusivamente, dejando atrás la polémica por el intercambio de camisetas con Messi tras el derbi.

Pero los pericos tuvieron un contratiempo a la media hora de partido. Rosales abandonó el terreno de juego por problemas en la parte posterior del muslo y en su lugar entraba Javi López. Malas noticias para Rubi, que llevaba once partidos consecutivos alineando el venezolano en el once titular y, hasta el momento, era una pieza clave en su engranaje.

En el minuto 12 del primer tiempo la afición aplaudió, prácticamente unánime, en apoyo a Jose Maria Calzón, quien esta vez no ejercía como delegado tras los incidentes en Girona. Su puesto lo ocupó Guillem Calzón, su hijo.

Se despierta tarde el Alavés

Los vascos salieron distraídos en el segundo tiempo y lo pagaron caro. Darder intentó sorprender a Pachecho con un disparo desde fuera del área parecido a uno de los goles de la jornada anterior ante el Girona. Minutos más tarde Borja Iglesias lo intentó con un chut des de la derecha de la portería del Alavés y, tras un mal rechace de Laguardia, el balón se coló en la red de Pacheco. Gol en propia puerta de los vascos, que servia al Espanyol para ensanchar el marcador.

El Alavés puso una marcha más al encuentro, no se dio por vencido y recortó distancias. Jonathan Calleri remató con la derecha desde el centro del área y no falló. 2-1 en el marcador, que acabaría siendo definitivo. 

La segunda parte estuvo muy accidentada. Los servicios médicos intervinieron en más de una ocasión y el VAR tardó en actuar en las jugadas de gol. Así pues, hasta siete minutos añadió Iglesias Villanueva al tiempo reglamentario. El final se hizo eterno para los pericos, que sufrieron por llevarse los tres puntos. Twumasi por poco sorprendió a Diego López y los vascos enmudecieron el RCDE Stadium en más de una ocasión. En la última jugada de córner incluso el guardameta del Alavés, Pacheco, subió a rematar. Pero los de Abelardo habían despertado demasiado tarde.

Dinámicas contrarias

Con esta victoria, los hombres de Rubi acumulan dos triunfos consecutivos, cosa que no sucedía desde octubre. Buena racha que les sirve para mirar hacia arriba, puesto que la permanencia está prácticamente sellada. Por su parte, el Alavés, aunque continua séptimo, alarga la mala racha negativa y ya acumula cuatro partidos sin ganar.

VAVEL Logo