Análisis Sevilla vs FC Barcelona: Victoria vital y golpe encima de la mesa del FC Barcelona
El conjunto azulgrana celebrando un gol. | Foto: Noelia Déniz

El conjunto azulgrana llegaba al Sánchez Pizjuán después de haber logrado la victoria en el último encuentro liguero disputado ante el Elche (3-0). Los de Koeman llegaban al duelo ante el equipo sevillano con la necesidad de sacar adelante los 3 puntos, en un enfrentamiento directo por la tercera posición de la competición liguera.

El Sevilla, por su parte, ocupaba antes del duelo contra el conjunto azulgrana la cuarta posición, con un partido menos que el FC Barcelona. Ambos conjuntos iban a jugar lo que sería el segundo partido de los tres programados por disputar en apenas un mes. En el primero el Sevilla se llevó el gato al agua tras derrotar al Barça por un contundente 2-0 en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. 

El FC Barcelona sorprendió con un once inicial en el que por segundo partido consecutivo Griezmann arrancaba el partido desde el banquillo, algo que llevaba jornadas sin suceder. Koeman decidió afrontar el choque con una defensa poblada, en la que Mingueza formaría parte de la línea defensiva con Gerard Piqué y Lenglet por primera vez en la temporada. El once  inicial del conjunto sevillano sin embargo fue el esperado, con toda la artillería sobre el césped el Sánchez Pizjuán

Un Barça cómodo con el balón

El esperado encuentro arrancó con un Sevilla que no escatimó en presionar arriba al conjunto azulgrana para entorpecer la salida de balón de los de Koeman. El técnico sevillista, Julen Lopetegui, ya sorprendió en el partido de Copa ante los catalanes con un planteamiento que se basaba en la presión adelantada, por lo que el equipo culé estaba sobre aviso. Los dos conjuntos querían llevar la iniciativa del juego en el tramo inicial del partido, con una idea clara de no rifar nunca el balón.

El choque tardó en romperse hacia alguno de los dos lados, Sevilla y Barça priorizaban mantener el balón en su posesión y no meterse en encrucijadas, conscientes de la importancia del encuentro. Tras los primeros minutos de tanteo, fue el conjunto azulgrana el que logró tomar las riendas del encuentro con llegadas sobre la meta de Bono. A pesar de ello las ocasiones claras de gol brillaban por su ausencia en el césped de Nervión. Gracias al sistema más defensivo de Koeman el FC Barcelona estaba logrando evitar las internadas del Sevilla y frenando por completo cualquier tipo de contragolpe, algo que penalizó al equipo culé en el encuentro de Copa. 

Solución Dembélé

La primera jugada de peligro del encuentro la protagonizó Ousmane Dembélé con un disparo cruzado que logró atrapar de manera muy segura Bono. El Barça comenzaba a gustarse tras la primera ocasión clara del encuentro e hizo que el Sevilla retrocediera varios metros atrás, logrando quitarse de encima la primera presión adelantada de los hispalenses. Fue el propio Dembélé el encargado de poner por delante al FC Barcelona con una estupenda finalización tras una contra de libro llevada a la perfección por Leo Messi, que encontró el espacio y filtro un magistral pase para que el extremo francés luciera su rapidez y pegada.

El primer gol del conjunto culé espoleó a los pupilos de Koeman que vieron como la superioridad mostrada en los últimos minutos obtuvo recompensa. El Sevilla intentó inmediatamente tras el gol del FC Barcelona volver a presionar arriba, sin embargo el conjunto barcelonista se sentía el dueño y señor del partido, profundizando con facilidad sobre la línea defensiva sevillista. El peligro acechaba continuamente el área del equipo andaluz que se veía superado en prácticamente todos los lances del juego y que si hubiera podido no hubiera dudado en pedir un tiempo muerto. Los primeros 45 minutos se saldaron con ventaja por la mínima para el FC Barcelona que estaba pasando por encima tácticamente del conjunto de Julen Lopetegui. 

Los segundos 45 minutos arrancaron con un triple cambio de Lopetegui para intentar cambiar el guion del partido. En Nesyri, Suso y Rekik saltaron al terreno de juego para darle un vuelco a la dinámica de juego que estaba ofreciendo el Sevilla. El técnico sevillista buscó que el equipo profundizara más ante el dominio tan claro y autoritario del equipo culé en la primera mitad. El conjunto azulgrana por su parte siguió imprimiendo un manejo del cuero digno de alabar, con un Sevilla presionante y jugando al límite en varias acciones.

El segundo tanto para el FC Barcelona estuvo a punto de llegar de las botas de Jordi Alba, de nuevo tras una gran contra comandada por Leo Messi y un posterior pase de De Jong. El Sevilla intentaba frenar las internadas del equipo azulgrana, pero seguía sin conseguir encontrar la fórmula para hacerlo. La pólvora que puso Lopetegui sobre el césped del Sánchez Pizjuán no terminaba de dar efecto, en parte por la gran labor defensiva de toda la zaga azulgrana que no estaba permitiendo que el Sevilla creara excesivas ocasiones de peligro. 

La mala suerte se ceba con el Barça

El equipo barcelonista seguía creando peligro sobre la meta de Bono, con un De Jong estelar, jugando y haciendo jugar a todo el entramado del medio campo del conjunto azulgrana. Dest y Messi tuvieron ocasiones para poner el 0-2 en el marcador en los primeros 20 minutos de la segunda mitad, ante la mirada impotente del Sevilla, que estaba viendo como no conseguía revertir el dominio en el juego y las ocasiones del FC Barcelona. Una de las grandes noticias del choque para el conjunto azulgrana se produjo en el minuto 66 con la salida de Araújo después de superar la lesión de tobillo que sufrió hace tres semanas. Piqué fue el sustituido. 

La buena noticia para el equipo azulgrana se esfumó con la lesión simultánea de Pedri, que tuvo que ser sustituido tras unas dolencias en el tobillo derecho. Ilaix Moriba fue el elegido por Koeman para afrontar la recta final del encuentro. Tras el aluvión de ocasiones del equipo de Koeman el Sevilla consiguió ganar metros sobre las inmediaciones de la portería de Ter Stegen, con aproximaciones de peligro que empezaban a amenazar al equipo azulgrana. En la recta final del duelo la mala suerte se volvió a cebar y de que manera sobre el FC Barcelona, Araújo volvía a recaer de sus dolencias en el tobillo, apenas 5 minutos después de su ingreso en el terreno de juego. 

Tres puntos de oro

Umtiti y Braithwaite fueron los dos últimos cambios del combinado azulgrana, el francés sustituyó al lesionado Araújo, mientras que el 9 culé entró por el goleador Dembélé, exhausto tras los kilómetros recorridos. Sin embargo, no estaba todo dicho sobre el césped, Leo Messi se puso el mono de trabajo y consiguió poner el 0-2 en el marcador tras una gran jugada individual, en la que tras un rechace de Bono consiguió perforar las mallas. Hay que destacar que Ilaix Moriba fue el autor del pase que originó el gol de Leo Messi y posteriormente el propio canterano azulgrana estuvo a punto de poner el 0-3 en el  marcador. 

El encuentro moriría con el FC Barcelona mostrando una imagen magnífica tanto en ataque como en defensa, sin dejar crear ni una sola oportunidad manifiesta de gol sobre la portería de Ter Stegen. Con la victoria final por 0-2 el conjunto azulgrana se consolida en tercera posición y tumba a uno de los conjuntos más en forma del campeonato  liguero en su propio fortín. 

 

VAVEL Logo