Análisis post Galatasaray vs FC Barcelona (1-2): El carácter del Barça se impone al infierno turco
Pedri en la acción del gol. | Foto: FC Barcelona

El equipo de Xavi Hernández se la jugaba en Turquía, más concretamente, en el infierno turco de Estambul. Los jugadores azulgranas visitaban uno de los terrenos de juego que está catalogado en varios medios como el más intimidante para los rivales, el Nef Stadyumu del Galatasaray. 

El FC Barcelona tenía ante si un encuentro determinante para seguir en su andadura europea en la Europa League, pasar a cuartos estaba en el aire tras el empate a 0 de la ida en el Camp Nou ante el equipo turco.  Sin embargo, el conjunto culé miraba de reojo al domingo 20 de marzo, fecha en la que el Barça se iba a enfrentar al Real Madrid,, tres días después del duelo ante el Galatasaray

Once con novedades

Precisamente el choque se inició con un once competitivo de Xavi Hernández, aunque con algunas variaciones pensando en el clásico. Adama recuperó su sitio en el extremo, en detrimento de Dembélé y Gavi esperaba su oportunidad desde el banquillo, entrando en su lugar Frenkie De Jong. Eric ocupaba un lugar en la zaga junto a Piqué, mientras Araujo también era relegado al banco. 

Tal y como se esperaba, la afición del Galatasaray apretaba de lo lindo, pero el Barça, con jugadores acostumbrados a jugar en prácticamente todo el mundo, no se arrugó y mostró una gran imagen en el arranque inicial. Sin embargo, el equipo dirigido por Domènec Font se hizo muy fuerte en su fortín y avisó por mediación de Aktorkoglu de su pegada arriba. 

Marcao abre la lata

El equipo local creció con el paso de los minutos, ante un Barça que también estaba bien plantado en el campo, pero que no pudo evitar el primer tanto del encuentro por parte de Marcao. El capitán del Galatasaray remató como mandan los cánones tras el saque de un córner, adelantándose a la marca de Ferran Torres. Se topaba el FC Barcelona con un conjunto turco que estaba siendo la revelación de los octavos de final de la Europa League. 

A pesar del gol local, el equipo de Xavi Hernández no le perdió la cara al partido y siguió insistiendo con llegadas y posesiones largas sobre la meta de Iñaki Peña. Encontraba espacios por banda el equipo azulgrana y por los pasillos interiores, que iba a aprovechar de manera clave Pedri.

Pedri firma una obra de arte

El jugador canario igualó el encuentro con un gol estratosférico, de esos que quedan en la retina de los aficionados al fútbol. Recibió el balón en el interior del área, y con una frialdad insultante, dejó sentados a dos zagueros del Galatasaray para enviar el balón a la jaula. Se marchaba el equipo culé con un empate en el marcador a la media parte en un campo que parecía una olla a presión, con una afición que animaba sin cesar al Galatasaray. 

Remontada azulgrana

En la segunda mitad Xavi buscó revolucionar el ataque metiendo a Dembélé y sustituyendo a Adama, esperando atacar más los espacios del Galatasaray. Salió como un resorte el Barça en el segundo tiempo y encontró muy pronto su premio, con un gol de Aubameyang tras dos grandes paradas de Iñaki Peña. Remontaba el partido el conjunto culé tan solo iniciar la segunda parte, gracias al hombre gol gabonés del Barça.

El segundo gol le sentó fenomenal al Barça, que empezó a monopolizar, aún con más claridad, las posesiones de balón y el juego. Por su parte, el Galatasaray buscaba la manera de crearle peligro al equipo barcelonista, pero en muy pocas ocasiones conseguía robar el balón para conducir contragolpes. Aún así, con toda una afición a su espalda, el conjunto turco consiguió crear ocasiones de peligro, la más destacable, un disparo de Van Aanholt desde lejos. 

Llegando a la recta final del partido, el equipo azulgrana tuvo que lamentar la lesión de uno de los jugadores más destacados en defensa ante el Galatasaray, Serginho Dest. En su lugar entró Araújo, que cumplió con creces como viene siendo habitual en él. 

A cuartos de final

El equipo azulgrana pudo ampliar su ventaja en los últimos instantes del encuentro por mediación de Busquets y Memphis, que entró por Aubameyang. La nota negativa del encuentro la protagonizaría un sector de la grada del Nef Stadyumu, que ante el resultado negativo de su equipo deicidió tirar botellas y vasos de plástico a Jordi Alba en un saque de banda. 

Finalmente, el Barça consiguió el pase a los cuartos de final de la Europa League con una remontada de mucho carácter, tras el primer gol de Marcao. El duelo dejó uno de los mejores goles en lo que va de temporada de Pedri, que firmó un auténtico partidazo. La próxima parada del conjunto dirigido por Xavi Hernández será ante el Real Madrid, en el clásico que se disputará en el Bernabéu, el domingo 20 de marzo. 

VAVEL Logo