El Atlético, un equipo con hambre

Los atléticos están en un buen momento de forma, aunque quieren más. Siguiendo la estela del Fútbol Club Barcelona, no se pueden permitir perder puntos. Saldrán con total seguridad a por todas.

El Atlético, un equipo con hambre
Foto: Atlético de Madrid

Con decir el nombre basta, Atlético de Madrid. Y con decir el nombre del técnico que lo dirige, queda aún más claro lo difícil que será, Simeone. Lucha, garra y entrega, en un equipo que llega en un buen momento, aunque queriendo más. Aunque no cuenten con Diego Costa por sanción, los rojiblancos tienen pólvora suficiente para hacer daño a cualquier equipo del mundo.

Respecto a su manera de jugar, no ofrecen un juego demasiado ofensivo, es algo que ha quedado claro durante esta temporada, aunque sí es cierto que cuando llegan, con los jugadores que tienen, crean un considerable peligro. Y es por ello que habrá que estar acertados en defensa, pues los de arriba, en especial Griezzmann, pueden crear constantes llegadas.

En la medular del conjunto dirigido por Simeone, se sitúan siempre cuatro hombres, (dos arriba, y otros cuatro atrás). No parece que Vitolo llegue como titular al encuentro, por lo que los atléticos formarán con casi total seguridad con Saúl, Thomas, Koke y Gabi.  Por la sala de máquinas rojiblanca pasa toda la acción de los de los colchoneros, que suelen dirigir los partidos desde esa zona. Siempre tratan de asegurar la posesión para crear así peligro y a su vez anular el juego ofensivo del rival. También pueden ser variantes a esas posiciones, tanto Yannick Carrasco como Ángel Correa.

El desborde será principal si el Eibar quiere hacer daño, porque hay pocos equipos que se ordenen mejor que el Atlético en esta Liga. En defensa forman con cuatro jugadores bien colocados, con una pareja de centrales de un nivel considerable, Godín y Savic, aunque éste último está sancionado, por lo que puede que su posición la ocupe Giménez o Lucas

Y ya para terminar aparece un muro, uno de los hombres más en forma del Atlético de Madrid y que sin duda será uno de los problemas armeros. Uno de los mejores porteros del mundo, Oblak, tratará de parar a un Eibar que debe estar muy acertado para poder marcar en la meta del eslovaco.