Claves para la victoria de los Saints
Drew Brees y compañía tendrán un duro partido | Foto: New Orleans Saints

Ha pasado 'mucho' tiempo desde que los Minnesota Vikings vencieron a los New Orleans Saints 29-19. Inicio de temporada, semana 1 y un número importante de jugadores que hoy en día no juegan un papel importante en el equipo. Adrian Peterson era el corredor principal de los Saints; Dalvin Cook estaba sano y lideraba el backfield de los Vikings; Sam Bradford estaba en los controles de Minnesota, etc. 

Saints y Vikings se vuelven a enfrentar en la recta final de la temporada. Ahora son equipos con identidad y con jugadores bien consolidados dentro de su escuadra. Por ello, y tras lo mostrado en la temporada y en la ronda de comodines, éstas son algunas de las claves para que los Saints puedan disputar el campeonato de la NFC el próximo domingo 21 de enero:

Efectividad a la ofensiva

La indudable fortaleza de los Vikings es su defensiva, prácticamente la mejor de la liga. Minnesota es la mejor defensa en yardas permitidas por partido, con 275.9; la segunda mejor defensa contra el pase, con 192.4 yardas por partido; y la segunda mejor defensa contra el acarreo, con 83.6 yardas por partido. 

¿Cómo hacerle frente a una defensa cuando la mayor virtud del equipo es el ataque? Siendo efectivos, no desperdiciando oportunidades, aprovechar la posición de balón en zona roja. De la mano de Drew Brees, New Orleans dio cátedra de una ofensiva produciendo puntos, con 21 en la primera mitad. Precisamente esa efectividad es la que necesitan frente a los Vikings, para evitar que su mayor arma, la defensiva, pase mucho tiempo en el campo y pueda realizar jugadas grandes. 

Aprovechar las primeras series ofensivas podrá brindarle a los Saints la oportunidad de manejar el reloj de mejor manera. Tener a Minnesota del otro lado del balón es lo que pudiera traerle dividendos a otra de las claves de New Orleans:

Una defensiva con buenos registros

La defensa de los Saints no estuvo dentro de las mejores 15 de la liga en términos generales. Sin embargo, e irónicamente, New Orleans superó, por mucho, a la defensiva de los Vikings en dos aspectos muy importantes en postemporada: capturas e intercepciones. 

New Orleans fue el tercer lugar de la NFL con 20 intercepciones, mientras que Minnesota fue 13º con 14. Los Saints se ubicaron en el séptimo de lugar de la liga con 42 capturas, mientras que los Vikings terminaron en el puesto 17 con 37 sacksDenis Allen, coordinador defensivo del equipo, ha realizado un trabajo mesurado, pero que ha sellado partidos, justo como el encuentro de ronda de comodines con una captura a Cam Newton

La defensiva secundaria de los Saints, encabezada por uno de los mejores novatos de la temporada, Marshon Lattimore tendrá una gran oportunidad ante otro de los factores que pueden jugar en contra de los Vikings:

La inexperiencia de Case Keenum

Luego de ausentarse en la semana uno debido a la presencia de Sam Bradford, Case Keenum se ha ganado a pulso el puesto de quarterback titular. Sin duda, el número siete de los Vikings es la cabeza de la ofensiva, pues el ataque terrestre solo los ha sacado adelante estando cerca de la zona de anotación. 

No obstante, Keenum se encuentra en apenas su primera temporada como mariscal de campo titular, luego de estar viajando una y otra vez entre los Texans Rams, donde solo alcanzó un número máximo de 10 partidos como titular en una temporada. Ante los Saints, tendrá apenas su primer inicio en postemporada. 

En el duelo de quarterbacks, se encuentra en desventaja ante un viejo lobo de mar como Drew Brees. A pesar de tener una buena temporada, los playoffs le otorgan una química distinta a los partidos, y Case Keenum nunca ha experimentado dicho escenario. El fin de semana enfrentará a una de las mejores defensivas en cuanto a intercambios de balón se refiere, además de la gran capacidad que tienen para capturar a los mariscales de campo contrarios. 

La línea ofensiva más infravalorada

Mucho se habló del gran dúo que formaron Alvin Kamara y Marc Ingram. La mejor dupla de corredores en toda la temporada, en la que ambos superaron las 1,500 yardas desde la línea de golpeo. Parte del éxito del ataque terrestre, que terminó como el quinto mejor de la NFL en la temporada regular, se debe a la línea ofensiva del equipo.

El quinteto conformado por Terron ArmsteadAndrus Peat (que será sustituido por Senio Kelemete debido a una lesión), Max UngerLarry Warford y Ryan Ramczyk se quedó fuera de ocupar por lo menos una posición en el equipo titular de la NFC en el Pro Bowl. Aún así, además de apoyar los acarreos del equipo, la línea ofensiva de los Saints solo permitió 68 ocasiones en las que Drew Brees se vio comprometido a lanzar el balón, la menor cantidad de la liga. 

Con el ataque como su principal herramienta, la línea ofensiva jugará un papel crucial en el funcionamiento de la ofensiva, ya sea para abrirle huecos a Kamara e Ingram o para otorgarle el tiempo necesario a Brees para que ejecute la jugada indicada. 

Ganar los mano a mano

Las principales herramientas de la ofensiva aérea de los Saints se encuentran con Michael Thomas y Tedd Ginn Jr., a quienes lograron explotar en el duelo de comodines frente a los Panthers. Parte de la victoria de los Vikings en la semana uno se debió al gran trabajo que realizó la secundaria para apagar al par de receptores, a quienes solo redujeron a 45 y 53 yardas respectivamente. 

Los enfrentamientos de ambos receptores con Xavier Rhodes y Trae Waynes también serán importantes para que la ofensiva liderada por Brees encuentre un buen funcionamiento. Los profundos de Minnesota, Andrew Sendejo y Harrison Smith también son una parte esencial de la secundaria de los Vikings. Si Thomas y Ginn Jr. se muestran incapaces de ganar los manos a mano, Brees tendrá que evitar las dobles coberturas y buscar pases pantalla con Kamara e Ingram, algo que también les dio buenos resultados en la temporada regular. 

VAVEL Logo