Nuevo Ford Fiesta: más polifacético que nunca
Ford Fiesta ST-Line (Imagen: Ford)

Pocas semanas después de celebrar su 40 cumpleaños, el Fiesta se actualiza en una nueva generación; la que será la séptima del mítico utilitario de Ford. Este renovado modelo se pone al día en todos los ámbitos, aunque mantiene la misma plataforma de la generación anterior.

Esta es la estructura global de Ford para el segmento B, empleada también por el EcoSport o el nuevo Ka+, pero se ha mejorado con una mayor rigidez y se ha aumentado la distancia entre ejes 4 milímetros. En total el nuevo Fiesta es 7 centímetros más largo, con 4,04 metros de longitud, y prácticamente igual tanto de ancho como de alto con 1,73 y 1,48 metros respectivamente.

Ford Fiesta ST-Line (Imagen: Ford)

La gama mecánica estará compuesta por una amplia variedad de motorizaciones gasolina, empleando el nuevo 1.1 Ti-VCT atmosférico de tres cilindros con 70 y 85 caballos, y el también tricilíndrico 1.0 Ecoboost con 100, 125 y 140 caballos de potencia. En diésel la oferta será más reducida con él 1.5 TDCi de 85 y 120 caballos.

Acoplado al motor atmosférico de gasolina irá una caja de cambios manual de cinco relaciones, mientras que en el resto de casos será de seis velocidades, existiendo la posibilidad en el Ecoboost de 100 cv de asociarlo a un cambio automático de doble embrague y seis marchas.

Ford Fiesta Vignale (Imagen: Ford)

Llegará en verano con una amplia oferta de motores y versiones. Y sí, también habrá ST, pero tardará un tiempo en dejarse ver

Ford promete un nivel superior de conducción gracias a la mayor rigidez torsional ya mencionada, a un incremento del ancho de vías de 30 milímetros en el eje delantero y de 10 milímetros en el trasero, a una barra estabilizadora delantera más firme, y a una dirección más precisa.

El Fiesta también incorpora los últimos sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción, como el frenado automático de emergencia con detector de peatones, el asistente de cambio involuntario de carril, el detector de ángulo muerto o el control de crucero activo.

Ford Fiesta Active (Imagen: Ford)

Estéticamente, el frontal es una evolución continuista de la última actualización del modelo anterior, pero donde más evidentes son los cambios es en la parte trasera, al cambiar los pilotos verticales por otros horizontales. La línea lateral no varía en exceso y se mantiene dominada por un marcado nervio que acompaña la tendencia ascendente de la cintura.

El mayor salto de una generación a otra se percibe en el interior, donde una pantalla táctil de 4,2, 6,5 u 8 pulgadas sustituye a la antigua consola central repleta de botones. Con ella se podrá manejar todas las funciones del sistema multimedia SYNC 3, el cual ofrece total conectividad gracias a su compatibilidad con CarPlay de Apple y Android Auto.

Interior Ford Fiesta ST-Line (Imagen: Ford)

El nuevo Fiesta tendrá más personalidades que nunca debido a las distintas versiones de acabado que ofrece, las cuales enfatizarán un carácter u otro. El ST-Line le dará un aspecto más deportivo con unos parachoques más agresivos, calandra de panal de abeja o asientos envolventes, además de un comportamiento algo más dinámico gracias a la suspensión 10 milímetros rebajada.

Si se prefiere una imagen más elegante y distintiva, tanto por fuera con piezas cromadas como por dentro con una tapicería más elaborada, se deberá optar por el Vignale; pero si para lo que se va usar el coche es para llenarlo de tierra por caminos sin pavimentar, la mejor opción será la versión Active, que concede 18 milímetros más de altura libre al suelo y cuenta con protectores de plástico en toda la parte inferior de la carrocería.

VAVEL Logo