Los Cleveland Browns, únicos sin ganar un partido

Después del triunfo de los 49ers, los Browns (0-9) son los últimos que faltan por estrenarse en el casillero de victorias tras diez semanas de competición y se acercan peligrosamente al abismo del 0-16.

Los Cleveland Browns, únicos sin ganar un partido
Hue Jackson solo ha conseguido una victoria en dos temporadas al frente de los Browns. | Foto: Cleveland Browns

La victoria de los San Francisco 49ers ante los New York Giants (31-21) nos deja con tan solo un conjunto con el casillero de victorias a cero. Sí, los Cleveland Browns. Tristemente, en los últimos tiempos asociamos al equipo de Ohio con la derrota. Y esta temporada está más que justificado. Nueve partidos, nueve derrotas. 0-9. Los únicos sin una victoria en toda la liga.

Derrota tras derrota

El año pasado, y también bajo las órdenes de Hue Jackson, casi todo el mundo daba por sentado que los Browns registrarían el famoso 0-16 en la tabla. Sin embargo, en la penúltima jornada fueron capaces de vencer a los San Diego Chargers. Empezaron con un 0-14, pero al menos terminaron con un 1-15. No venían de una temporada mucho mejor, ya que un año antes obtuvieron un registro de 3-13. Cleveland no tiene un balance positivo des del año 2007, y no consiguen una plaza de play-off des del 2002.

Y con un equipo perdedor, todo calendario siempre tiene mala pinta. Todos los rivales son (o parecen) mejores que los Browns. Deben recibir a los Jaguars, que se están jugando los play-off; visitar a los Bengals y a los Chargers, que en principio no tienen nada por jugarse; recibir a los Packers y a los Ravens, que si bien no se están mostrando sólidos como en otras temporadas (sobre todo por la baja de Aaron Rodgers en Green Bay), todavía sueñan con la potseason; y acabar visitando a los Bears y a los Steelers. Puede ser que los Browns tengan alguna opción en la visita a los Bengals o en el enfrentamiento ante los Packers. Puede. Pero en ningún caso parten como favoritos para llevarse el triunfo. Si a ello le sumamos que su quarterback titular, DeShone Kizer, está tocado tras lesionarse (aunque volvió) en el último partido, o que uno de sus pilares en defensa, el linebacker Jamie Collins, se perderá el resto del campeonato, las posibilidades de victoria todavía disminuyen más.

Al mal tiempo, buena cara

Siempre se puede buscar el lado positivo de las cosas. Obtener el peor registro de la liga, como es sabido, te permite tener la primera elección en el draft. Los Browns van en cabeza. Y si bien es verdad que son un equipo perdedor, no son un desastre. Solo hay que ver como han ido mucho de los encuentros de la presente temporada. En la primera jornada, perdieron solamente por tres puntos ante los Steelers. En la tercera, remontaron ante los Colts una desventaja de 17 puntos para finalmente caer por tres otra vez. Ante los Jets dos semanas después, cayeron 17-14 con muchas opciones para habérselo llevado. Y saltando otra vez dos jornadas, los Titans lo pasaron muy mal para llevarse el duelo en la prórroga por 12-9.

Del domingo pasado, muchos analistas coinciden que Cleveland mostró una de sus mejores versiones en la derrota ante los Detroit Lions por 38-24. Los de Jackson fueron ganando 10-0 al principio y en el tercer cuarto por 24-17. Tuvieron el balón diez minutos más que su rival y totalizaron más de 400 yardas. Y Kizer, hasta su lesión, estaba jugando un buen partido. Terminó con 21/37, 232 yardas, un touchdown y una intercepción. Al final, los Lions remontaron y se llevaron el triunfo, pero las sensaciones no fueron malas.

Solamente un equipo ha registrado un 0-16 en toda la historia de la NFL. Fueron los Lions en 2008. Pero ese equipo sí que era un desastre. Acabó con una diferencia de puntos negativa de 249. Los Browns, tras nueve partidos disputados, están con -97. Y como está visto, ha habido partidos que los ha podido ganar. No ha sido así. ¿Lo conseguirán antes de terminar la temporada?