Murray sabe sufrir ante un mejorado Dimitrov
Andy Murray en Cincinnati. Foto: atpworldtour

Si no se arriesga no se gana, y todo cambio importante en la vida requiere de una fase de adaptación, de reencontrarse a sí mismo y cosechar hasta recoger los frutos. Grigor Dimitrov fue valiente y ambicioso; dio un giro brusco a su vida, cortando su relación con María Sharapova y dejando de ser el pupilo de Roger Rasheed. Tras una pésima primera mitad de temporada, el búlgaro busca con ahínco reencontrarse con las sensaciones de 2014, y poco a poco lo está haciendo.

Para ello ha de perder partidos, pero perderlos compitiendo hasta el final y poniendo en aprietos a grandes rivales. Así ocurrió ante un encorajinado Andy Murray, que no contento con ganar en Montreal, sacó coraje y garra para ganar un partido que parecía ya decantado del lado del de Haskovo.

Dimitrov dudó en el momento decisivo

Dinámico de piernas, variando efectos con su revés y jugando muy agresivo con la derecha. Dimitrov comenzó apabullante el partido, ante un Murray algo pesaroso que parecía arrastrar cierto cansancio de su gran torneo en Montreal. Llegó a tener hasta cuatro bolas de break, y acabó aprovechando una que le daría el primer set.

Recordaba el encuentro a los cuartos de final de Wimbledon 2014, duelo en el que Dimitrov dio la campanada eliminando a Andy en su propia casa. El segundo parcial siguió por los mismos derroteros, hasta que Murray incrementó la intensidad y redujo al máximo los errores. Se convirtió en una muralla de fondo de pista el escocés, que sabía elegir cuándo contraatacar. Se desató un duelo a cara de perro, que derivó en un tiebreak en el que a Dimitrov le entraron las dudas. Y es que no es lo mismo venir de ganar un torneo, como Murray, que arrastrar meses de sucesivas decepciones. La confianza jugó un papel clave para que el británico se hiciera con el set.

Grigor Dimitrov en Cincinnati. Foto: atpworldtour

Se podía esperar un hundimiento mental de Dimitrov tras desperdiciar tan mayúscula oportunidad, pero el búlgaro continuó jugando a un gran nivel. El saque no era un elemento diferencial, sucediéndonse los breaks de ambos lados. En ese terreno fangoso, Murray se mueve a las mil maravillas, sabiendo sacar rendimiento a su variado tenis e imponiéndose por 7-5.

Murray ha ganado a Gasquet en cinco de las ocho ocasiones en que se han enfrentado

El escocés buscará las semifinales ante un Richard Gasquet que viene crecido. Su gran actuación en Wimbledon está viéndose secundada por el nivel mostrado en Cincinnati, donde fue capaz de apear del torneo con relativa facilidad, a Marin Cilic. Se espera un bonito duelo donde el peloteo predomine, con dos jugadores de la misma "quinta" que buscan exprimir los años culmen de su carrera deportiva.

VAVEL Logo