David Goffin y el ojo de halcón
David Goffin y el ojo de halcón (Fotomontaje: VAVEL)

¿Os imaginaríais un tenis sin el ojo de halcón?. Hoy en día la gran mayoría de los torneos de gran prestigio presenta esta tecnología que cada día comienza a tener un factor decisivo en otros deportes como el cricket o el fútbol. 

El sistema de Ojo de Halcón se basa en triangular imágenes obtenidas por cámaras de alta velocidad las cuales son colocadas en puntos estratégicos alrededor de la cancha de tenis. Todas estas imágenes son procesadas a muy alta velocidad, reconociéndose así la pelota de tenis y pudiendo de este modo calcular su trayectoria. Este reconocimiento en tres dimensiones se podrá realizar a partir de dos imágenes de cada cámara al mismo tiempo, ya que se vale de principios físicos para calcular la distancia que viajará la pelota y el bote de la misma. Para que esto funcione se necesita obviamente un modelo del terreno de juego, la posición exacta de las cámaras y el lugar hacia donde enfocan.

Actualmente, en los torneos de primer nivel de la ATP, este dispositivo es imprescindible. Los tenistas recurren frecuentemente a él cuando consideran que la decisión que ha decretado el juez de línea es incorrecta. Concretamente, cada jugador puede reclamar el empleo del Ojo de Halcón unas tres veces por set (la tercera de ellas solamente se podría usar en caso de que el set llegase a la muerte súbita, o lo que en tenis es más conocido como tie-break).

Foto: ATP

El sistema se estrenó hace diez años en Miami, lugar donde esta misma semana se disputa el segundo Masters 1000 de la temporada. Aunque la patente es británica y sus actuales propietarios son Paul Harris y David Sharry, la ATP tuvo sus comienzos en Key Byscaine (Miami). Hoy día nadie discute su importancia en el juego y se ha impuesto de forma aplastante en los torneos de todo el mundo, en especial los que se disputan en pistas duras. Estos dispositivos están siendo tan eficientes que hasta se está comenzando a usar en torneos de tierra batida, donde es menos necesario gracias a las marcas que suele dejar la bola al golpear la pista. 

El margen de error de esta tecnología, en la actualidad, ronda los tres milímetros, una cifra realmente baja considerando las dificultades que conlleva procesar tanta información a una velocidad tan elevada.

Goffin el que más acierta 

Según un estudio que ha realizado la Asociación de tenistas profesionales (ATP), el tenista que más porcentaje de acierto ha tenido en el ojo de halcón ha sido el belga David Goffin con un 44% de acierto, unas cifras verdaderamente brillantes.

Capaz de jugar bien en toda superficie y llevar en volandas a Bélgica a la final de la Copa Davis, Goffin se encuentra en un gran momento de su carrera, situándose actualmente en el puesto número 14 del ranking ATP, su mejor posición desde que es tenista profesional. Atravesó un año totalmente desaparecido en 2013, y regresó por sus fueros en un brillante 2014. No se le cayeron los anillos por jugar torneos Challenger, y la humildad le ha dado la posibilidad de plasmar su madurez entre los mejores.

Foto: Zimbio
Foto: Zimbio

Tras el tenista belga, otros tenistas que tienen un alto porcentaje en aciertos en el ojo de halcón son el francés Julien Benneteau, que se encuentra en segunda posición con un 42,1%. Tras él, está en tercera posición el taiwanés Yen-Hsun Lu, con un 41,7%.

Entre los tenistas más mediático de nuestro tenis, está Novak Djokovic en novena posición con un 35% de acierto y Rafael Nadal en vigesimosegunda posición con un 32%.

VAVEL Logo