Prueba de fuego superada
Andy Murray celebra la victoria conseguida | Foto: Zimbio

Después de sucumbir en la final del Open de Australia, lograr dos victorias para Gran Bretaña en la Copa Davis y despedirse del primer Masters 1000 de la temporada en la tercera ronda, Andy Murray buscaba resarcirse de las malas sensaciones obtenidas en Indian Wells acudiendo a Miami con la mayor de las ilusiones posibles, debutando en Cayo Vizcaíno ante el uzbeco Denis Istomin, quien acudía a la cita ante el número dos del ránking ATP después de derrotar en primera ronda del torneo americano al joven Borna Coric.

Una rotura inicial lleva en volandas a Murray

Siempre es complicado afrontar el debut en un torneo de tal magnitud como un Masters 1000, pero aún así Andy Murray saltó a pista con convicción, asumiendo que debía jugar un tenis sólido para no caer eliminado a las primeras de cambio como en Indian Wells. El tenista británico todo lo que pensó lo transmitió a la pista, que vio como el número dos del ránking ATP ponía contra las cuerdas a las primeras de cambio a Istomin, rompiéndole el servicio para colocarse con 1-0 primero, y 2-0 después con la consolidación de la rotura.

A pesar de contar con una clara ventaja durante los primeros compases del encuentro, ni mucho menos bajó Murray la intensidad con la que estaba jugando, llevando a su casillero tres nuevas opciones de break, siendo incapaz de aprovechar ninguna, logrando Istomin sumar su primer juego del partido a su marcador. De ahí en adelante tanto Denis como Andy conseguían solventar sus servicios sin mayores problemas hasta llegar al 5-3, donde el tenista británico tenía la oportunidad de cerrar la manga al resto, algo que logró fácilmente Murray aprovechando los errores de Istomin, disponiendo de dos bolas de set, subiendo la primera de ellas al marcador para llevarse el parcial por 6-3, después de 38 minutos.

Istomin se aferra a la pista contra viento y marea, pero termina sucumbiendo en el momento clave

Un primer juego de tanteo de saque por parte de ambos tenistas tras volver a pista dejó un complicado servicio de Murray, siendo Istomin capaz de disponer de dos bolas de rotura, sin aprovechar ninguna de ellas, quedándose el británico con el juego, para colocarse con 2-1 a favor. Las complicaciones llegaron nuevamente a Andy con 2-2, disponiendo Denis de una nueva bola de rotura, que en esta ocasión si aprovecha el uzbeco, para irse raudo y veloz hasta el 3-2, un marcador que ni mucho menos fue capaz de ampliar, logrando Murray el contrabreak que le hacía igualar la contienda a tres juegos.

La igualdad era máxima, viendo como los intercambios en el fondo de la pista eran largos y vistosos para los aficionados que poblaban las gradas de la Pista Stadium. Al llegar al 5-5 los nervios aparecieron, pero después de ver como Murray se aseguraba como mínimo el tie break, pero ni mucho menos le hacía falta el desempate al británico, al ver como los nervios le pasaron factura a Denis Istomin, que cerraba el segundo parcial por 7-5, firmando su pase a la tercera ronda del Masters 1000 de Miami por 6-3 y 7-5 después de una hora y 38 minutos de partido.

VAVEL Logo