Berdych supera una gran prueba

El checo venció a Benoit Paire por 7-6 y 6-4 y se metió en las semis del torneo alemán. Allí se medirá con Milos Raonic.

Berdych supera una gran prueba
Berdych celebra el triunfo. Foto: Zimbio.

Lo ganó a mazazos. El checo Tomas Berdych sacó adelante un duro partido frente al francés Benoit Paire. En un choque de estilos, el ex número cuatro del mundo se impuso por 7-6 y 6-4 en 1.25hs de partido. Su próximo rival será el canadiense Milos Raonic.

Ya se sabe que Berdych no atraviesa su mejor temporada. Cada una de sus últimas presentaciones resulta todo una incógnita para el mundo del tenis, sobre todo si del otro lado de la red hay un jugador como Benoit Paire, dueño de un soberbio talento. Pese a esas circunstancias, el checo supo de qué manera sobrepasar esta prueba.

El primer set fue de antología. Uno de esos parciales dignos de ser guardados en el archivo de las escuelas de tenis para mostrar a los alumnos dos estilos de juego totalmente opuestos. Por un lado, el checo castigaba a derechazos al francés, siempre apoyándose en la delantera que tomaba a través de su servicio. Paire, por su parte, buscaba siempre los mejores ángulos ya sea con el saque o el revés y se aproximaba a la red para finalizar el punto con un toque sutil o hacía pegarse a la red a Berdych para luego ver cómo resolverlo.

El servicio fue un gran aliado para ambos, aunque el checo sacó la mejor diferencia con él. Berdych capitalizó ni más ni menos que nueve aces, sin tener dobles faltas. Además, por si fuera poco, mantuvo el primer saque en un 67% y ganó el 95% de ellos. Sin lugar a dudas, no cedió chance alguna de quiebre. Paire se hizo de seis aces y cometió cuatro dobles faltas. Estuvo en un 50% de primeros servicios y ganó el 84% de ello. Nada mal.  Así y todo dio a Berdych una oportunidad de quiebre, pero la impidió con altura. El set estaba destinado a un tiebreak. Allí el checo golpeó más fuerte y en el momento oportuno e inclinó el marcador a su favor.

La segunda manga fue muy parecida a la primera. Los dos siguieron jugando fieles a su librito, con sutilezas y fierrazos que hacían puntos de colección. Todo muy parejo hasta que, en el quinto game, llegaron las oportunidades de quiebre para el checo. Necesitó varias de ellas para terminar capitalizando el game con un passing de revés a la carrera formidable. A partir de allí siguió el buen tenis por parte de ambos, pero el servicio de Berdych se mantuvo inquebrantable, por lo que ese quiebre bastó para sellar el set por 6-4. El checo sacó adelante un gran partido y se quitó una espina que llevaba consigo desde hacía varias presentaciones.

En los cuartos de final Tomas Berdych se medirá nada más y nada menos que con Milos Raonic, quien también viene pasando una temporada bastante adversa. Entre ambos se conocen bien, puesto que este será el noveno encuentro entre sí. El historial está 5-3 a favor del canadiense. Veremos, entonces, si la agresividad que mostró este jueves Berdych le alcanza para derrotar al gran Milos y conseguir el pase a semis.