Thiem jugará la final tras imponerse en una batalla histórica
Dominic Thiem alza los brazos nada más ganar el partido. Foto: Getty Images.

Thiem jugará la final tras imponerse en una batalla histórica

El tenista austriaco sobrevivió a Novak Djokovic y se llevó la victoria y el pase a la final en uno de los mejores partidos de toda la temporada. Los dos tenistas lo dieron todo en un partido marcado por los parones y por la lluvia.

saezgorka11
Gorka Saez de Asteasu

Dominic Thiem volverá a jugar la final de Roland Garros y lo hará tras derrotar en uno de los partidos de la temporada al número uno del mundo, Novak Djokovic. El austriaco se impuso en un partido lleno de tensión (6-2, 3-6, 7-5, 5-7, 7-5), que duró dos días y que estuvo marcado por la aparición del viento y de la lluvia. La final se repetirá en París y se repite tras ver la mejor versión de un Thiem, que sin duda es un serio candidato a levantar la copa de los mosqueteros.

Reparto de sets el primer día

Djokovic comenzó realmente mal el partido, jugando un primer set para el olvido, lleno de errores tanto en la red como desde el fondo de la pista. Thiem aprovechó las imprecisiones del serbio para hacerse con la primera rotura del partido en el tercer juego. Él mantuvo la ventaja de dos juegos mostrando un gran servicio con el saque en este comienzo y cuando vio flojear al serbio dio el golpe final. Djokovic, muy errático, perdió su saque en blanco en el séptimo juego. Thiem ya contaba con una ventaja de 5-2 y sacaba para ganar el set. Dominic no tuvo problemas y ganó el primer parcial por 6-2.

En el segundo set vimos el primer parón de los tres que hubo por lluvia. Los dos tenistas estaban muy bien con el saque, sin dar ni una opción a su rival. Con 3-3 llegó la lluvia que le ayudó y mucho al número uno del mundo ya que después del parón logró una rotura que le dio la vida en el segundo parcial. Djokovic se colocó con ventaja de 5-3 y sacó para igualar el choque, algo que lo hizo sin problemas. Novak salió mejor y tuvo un gran premio. El partido quedaba igualado al un set.

Thiem golpea pero Djokovic responde

El tenista austriaco volvió a tomar la delantera en el cuarto juego, rompió a Djokovic y se hizo con una ventaja de dos juegos. Ventaja con la que se pararía el choque ya que la lluvia volvió a hacer acto de presencia. El partido se postergó al día siguiente y Djokovic volvió mejor tras el largo descanso. El serbio igualó a cuatro el partido y tuvo incluso ocasiones para romper y ponerse por delante. Finalmente, Thiem se mantuvo fino al saque y no desperdició su oportunidad al resto en el duodécimo juego. El austriaco en su cuarta bola de set dejó al serbio clavado en la red y se hizo con el tercer parcial.

Djokovic empezó mejor el cuarto set, logrando una rotura rápido y tomando el control. El serbio aguantó con esa ventaja hasta el octavo juego, cuando perdió su saque y el liderato en el set. Thiem metió presión al serbio con el 5-4 pero Novak se mantuvo frío a la hora de sacar para mantenerse en el partido. Djokovic se aprovechó de los errores de Thiem en el siguiente juego y tras una doble falta se hizo con la rotura y con una oportunidad para ganar el set con su saque. El número uno del mundo no tuvo problemas para hacerse con la cuarta manga y mandó el partido al quinto y definitivo set.

Un desenlace épico

El quinto set estuvo repleto de tensión, los dos tenistas salvaron una bola de rotura al comienzo y fue Thiem quién dio el primer golpe de gracia al romper en el cuarto juego. El austriaco consolidó pero una vez más y en el peor momento posible para él apareció la lluvia y se volvió a parar el choque. Djokovic de nuevo se vio beneficiado y nada más volver a pista logró recuperar la rotura y poner el 3-4 en el marcador. Sin embargo, el serbio cometió cuatro errores impropios de él y volvió a ceder su saque, permitiendo a Thiem sacar para ganar el partido.

El austriaco contó con dos bolas de partido pero le pudo la presión, no convirtió ninguna de ellas y finalmente acabó perdiendo su saque. Djokovic logró igualar el partido a cinco tras mantener su servicio en el juego siguiente. Todos pensaban que esto le acabaría haciendo mucho daño a Thiem, pero no fue así, el austriaco sacó su saque en blanco y en el duodécimo juego al resto tuvo otra bola de partido. Esta vez la mano no le tembló y con una gran derecha invertida se llevó la victoria y el pase a la final. Un partido épico que sin duda habrá hecho soltar alguna lágrima a los aficionados de este gran deporte.

VAVEL Logo