Roland Garros, el US Open y la falta de coordinación en el tenis
Comunicado US Open | Foto: US Open

El coronavirus está dejando poco a poco vacío el calendario tenístico. Primero se cancelaron Indian Wells y Miami, luego Madrid y Roma. Por ello fue que el segundo Grand Slam de la temporada movió ficha. No decidió suspenderse y se movió a septiembre. Su comienzo estaría programado para una semana después del US Open. Y esto, ha provocado un terremoto en el mundo del tenis.

La decisión fue tomada unilateralmente por la Federación Francesa. Ni la ITF, federación que coordina los Grand Slams, la ATP o la WTA tenían constancia. Ese movimiento en el calendario hace que los tenistas lleguen a París con el bagaje de un Grand Slam en las semanas anteriores, y sin preparación previa para la tierra batida. También en esas semanas había programados torneos ATP Y WTA, y la multitudinaria Laver Cup. En este clima de incertidumbre sembrado por el virus, esta decisión ha hecho que el calendario del tenis mundial, que ya debía ser apretado por los Juegos Olímpicos, se convierta en un auténtico caos.

Es destacable también que no se tuvo en cuenta la opinión de los jugadores. Uno de los pocos que sí fue preguntado por los organizadores fue Rafa Nadal. El mallorquín es una institución en el Grand Slam parisino. Pero pocos más sabían de las intenciones del aplazamiento. Ni siquiera la vencedora el pasado año y número 1 del mundo, Ashleigh Barty.

Está claro que las cosas se deben hacer con un consenso y más en tiempos de tanta confusión como los actuales. El US Open cargó contra eso en su declaración tras conocerse la suspensión. El torneo neoyorkino se disputará en las fechas previstas y recalca que para este tipo de decisión se debería haber tenido en cuenta a las partes que podrían estar involucradas. Habrá que esperar hasta el final del verano para ver qué sucede finalmente, si la cuarentena lo permite.

VAVEL Logo