Carlos Alcaraz llega al top 10 para quedarse: “No quiero ponerme ningún límite”
Alcaraz tras ganar instantes después la final del Godó. / Fuente: Getty Images

Carlos lleva ya tres torneos en lo que va de 2022, añadiendo Barcelona a los ya ganados en Rio y Miami. Alcaraz debió esforzarse el doble, junto a Carreño, al disputarse la semifinal en la mañana del domingo con una frescura impropia al doblar jornada, en primer lugar ante de Miñaur en semifinales y ya en la final ante Carreño, derrotando en un visto y no visto por 6-3 6-2 en poco más de una hora que a algunos se nos hizo corto. Cuatro torneos en su palmarés van ya, sabedor de su irrupción en el top 10 desde que eliminara a Tsitsipas en los cuartos.

Exactamente un año después de caer en primera ronda ante Tiafoe, Alcaraz consolida su buen momento en el circuito tomando el relevo de Nadal, ganador en el 2021 quien no pudo estar presente este año por lesión, fulminando las dudas posibles en su tenis tras caer ante Korda en primera ronda de Montecarlo y su inicio no tan pletórico ante Kwon en primera ronda de este Godó.

Alcaraz dice que no quiere ponerse límites. “Quiero continuar disfrutando en pista”

Alcaraz decía tras el triunfo en Barcelona que “quiero seguir jugando al nivel que estoy jugando y quiero seguir disfrutando en pista, pero el techo aún no quiero tocarlo”. Lo decía minutos después de finalizar una semana más que ajetreada, desde el inicio del torneo como uno de los grandes favoritos, doblando turno tanto el viernes, superando sus duelos ante Munar y Tsitsipas, como el gran domingo, realizando sus duelos de semifinales y final, acabando de la mejor manera posible.

Lo mejor de todo tanto para él y para el tenis nacional es que su historia apenas acaba de empezar. Tras mostrar una tenacidad más que blindada defendiendo a más no poder su puesto en la final y la enorme suficiencia con la que se manejó en ella, tomando el relevo hace justo un año de Nadal, doce veces campeón de este  torneo, en la pista que lleva su nombre, con un Masters 1000, dos ATP 500  y el ATP 250 de Umag, con el que inauguró el palmarés el murciano, siendo candidato según parece a todo torneo al que se presente.

Explicó el propio Alcaraz que “las finales no se juegan, se ganan. Es lo que hice hoy, pensar en todo momento que hay que ir a por ello y que íbamos a ganar la final. Siempre he sido un chico normal de pueblo y no me asusta la fama. Seguiré siendo el mismo de siempre” comentaba con calma y templanza el tenista murciano a EFE.

Quien sabe lo que deparará Alcaraz en un futuro pero probablemente sigan semanas igual de magníficas como esta, y quién sabe, si podrá alcanzar la gloria en próximos Grand Slam como podría ser en Roland Garros, en partidos a cinco sets para los que parece estar ya preparado visto lo visto esta semana, doblando partidos con relativa facilidad.

VAVEL Logo