Cilic sobrevive a sus miedos

El jugador croata se impuso en el primer partido de la final de la Copa Davis 2016 en un agónico duelo ante Federico Delbonis, resuelto por 6-3 7-5 3-6 1-6 6-2. El croata comenzó muy bien pero se arrugó mucho cuando tenía cerca la victoria. Reaccionó a tiempo para evitar la debacle y dar ventaja a Croacia.

Cilic sobrevive a sus miedos
Marin Cilic en la final Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com
Cilic
3 2
Delbonis

Ocurren cosas fuera de lo normal. Esta afirmación es aplicable al deporte en general y al tenis en concreto, pero adquiere un significado superior cuando se habla de Copa Davis. Y es que la competición por equipo ofrece situaciones que en ningún otro torneo parece probable que se den. Lo que se vivió en Zagreb en el primer envite de la final entre Croacia y Argentina, representa a la perfección la esencia de este evento.

La algarabía en la grada fue más propia de un encuentro de fútbol que de tenis, pero ambas aficiones mantuvieron las formas. Se vio a un Delbonis más calmado de lo habitual, a un Cilic con mucho coraje pero mismas inseguridades que de costumbre, y tras un carrusel de sensaciones contrapuestas y alternancias en el juego y el marcador, el jugador local cumplió con su condición de favorito y se adjudicó el partido. Pronóstico cumplido aunque con más sufrimiento del vaticinado.

Cilic comenzó imponiendo su ley

Es el jugador que ostenta mejor ránking de los ocho que podrían ser de la partida en cualquier partido de la final, y es por ello por lo que la presión sobre él es máxima. El hecho de jugar en casa no hace sino ampliar esa presión, aunque también la ilusión por cerrar el año como héroe. Marin es consciente de que la línea que separa el ser héroe o villano es muy fina, y en este partido hizo malabares sobre ella.

Federico Delbonis en final Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com
Federico Delbonis en final Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com

Delbonis no tuvo ni una bola de break hasta la tercera manga

Abrió el encuentro moviéndose muy bien de piernas, intenso, caminado siempre hacia delante y apoyándose en un servicio muy eficaz. La superioridad durante los dos primeros sets del croata fue mayúscula, y así lo demuestra la comodidad con que se impuso en ambos, aunque ya se vieron brotes verdes en el juego de Federico Delbonis durante la segunda manga.

Cuando ya todo parecía perdido y el público se desperezaba en su asiento dispuesto a afrontar con ilusión el segundo partido de la eliminatoria, Delbonis soltó el brazo y vio cómo Cilic se paraba totalmente. El argentino cogió confianza y ganó merecidamente la tercera manga, sin que Marin pareciera muy preocupado por la situación.

Marin Cilic en final Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com
Marin Cilic en final Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com

Ambos se mostraron nerviosos por la situación, como demuestran los 59 errores de Cilic y 60 de Delbonis

Sin embargo, las alarmas saltaron en una cuarta manga grotesca por parte del croata. Bloqueado mentalmente, Cilic se precipitaba en la búsqueda del golpe ganador y parecía atenazado por el recuerdo del partido que perdió ante Jack Sock en la primera eliminatoria de la Copa Davis 2016. Delbonis hacía vibrar a la grada albiceleste.

Pero de nuevo todo cambió en un abrir y cerrar de ojos. Delbonis cometió algún error infantil al inicio del quinto set, fruto del cansancio físico y mental, y Cilic pareció sacar un coraje pocas veces visto en él. Cerró el puño con insistencia en los primeros juegos y eso pareció amedrentar a Federico y ensalzar a una tímida afición croata. Marin cerró el partido con solvencia y sintiéndose realizado por haber cumplido con lo exigible. Ahora le toca el turno el turno a Juan Martín Del Potro, que ha de ganar el segundo punto si Argentina quiere seguir con opciones claras de victoria.