Momentos
Matías Orlando, centro del local, intenta detener a Tim Bateman, que hoy ocupó el lugar que suele pertenecerle a Jack Goodhue, un diamante en bruto para el rugby neozelandés. Crédito: Jaguares.

Momentos

En el cierre de la octava semana del Super Rugby, Jaguares no pudo hacerse fuerte en Vélez y cayó por 40-14 ante Crusaders, el máximo ganador de este certamen y vigente campeón. Más allá del resultado final, el equipo local tuvo sus chances para dar el golpe. Ahora, la parte más difícil del año: la gira por Australia y Nueva Zelanda.

CocoAngel
Santiago Ángel

Si la nota estuviese publicada en un medio neozelandés, el título tal vez hubiese sido “oficio” o “temple”. Por estas dos definiciones, y también por yerros propios en momentos decisivos, Jaguares no puedo ofrecer mayor resistencia. No jugó bien cuando debía hacerlo, mientras que su rival llevó a la perfección su plan de juego. El espíritu ganador, otra vez presente en la escuadra con base en Christchurch, Canterbury.

Para el dueño de casa, que venía de ganarle de gran manera al subcampeón Lions por 49-35, este cruce con el rey actual significaba la oportunidad de producir un cimbronazo en el hemisferio sur o, al menos, intentarlo y llegar con buenas sensaciones a la travesía por Australia y Nueva Zelanda. Se cumplió a medias. Faltando quince minutos para el cierre, la diferencia entre uno y otro era de apenas doce puntos, y con el representativo de la UAR avasallando con el scrum. Las casi ocho mil personas parecían multiplicarse. El aliento no cesaba. Jaguares, que tanto había trabajado para vulnerar la fortaleza defensiva de su oponente de turno, estaba a punto de llevarse, como mínimo, el bonus defensivo. Pero ni eso ocurrió. A Crusaders le alcanzó con cambiar a Codie Taylor y Michael Alaalatoa por Ben Funnell y Chris King para torcer la historia en el fijo. Y de allí vino la debacle: Ryan Crotty, uno de los mejores backs kiwis de la última década, y Manasa Mataele aterrizaron en el ingoal en una ráfaga que duró dos minutos, pero que les fue suficiente para llevarse los cinco puntos y, de paso, dejar con las manos vacías a los dirigidos por Mario Ledesma, Nicolás Fernández Miranda y Martín Gaitán.

Pese al resultado adverso, Jaguares debe ser tomar este encuentro como un aprendizaje. Tuvo muy buenos momentos de rugby, pero lo perdió por la tan mencionada mala toma de decisiones en los metros finales y, principalmente, por los tackles de los contrarios. Hoy se vio una clara mejoría en la disciplina y en las formaciones fijas, pero también un retroceso en las variantes ofensivas. Por momentos abusaron del juego con los delanteros cuando la clave parecía estar por afuera. Indudablemente, el capitán Pablo Matera volvió a ser uno de los puntos altos. Otro que no se quedó atrás fue Emiliano Boffelli, que hoy volvió a ser una garantía en el aire y en la creación de huecos. Sánchez, por su parte, tuvo una lúcida tarde-noche. Explotó los -pocos- espacios que ofreció la línea defensiva de Sam Whitelock y compañía, pero no tuvo compañía para terminar los quiebres con puntos.

El próximo sábado, cuando el reloj marque las 2:15 de la madrugada en la Argentina, Jaguares visitará a Rebels, en el AAMI Park de Melbourne. Será el inicio de la gira más demandante en esta tercera aventura por el hemisferio sur. Luego, antes de retornar a la Argentina, escalas por Canberra, Auckland y Rotorua, hogares de Brumbies, Blues y Chiefs -NdR: que en este ocasión no jugará en el FMG de Hamilton, su fortín-, respectivamente. Al menos, siempre y cuando el objetivo sean los playoffs, deberán obtener entre cinco y ocho puntos. Al igual que ante Crusaders, pero a la inversa, tendrán que aprovechar los momentos. De ser así, pisar los cuartos de final por primera vez pasará a ser un meta real, y no un simple sueño.

Síntesis del partido:

Jaguares (14): 15- Joaquín Tuculet; 14- Bautista Delguy; 13- Matías Orlando y 12- Jerónimo de la Fuente; 11- Emiliano Boffelli; 10- Nicolás Sánchez y 9- Gonzalo Bertranou; 8- Javier Ortega Desio, 7- Marcos Kremer y 6- Pablo Matera (C); 5- Tomás Lavanini y 4- Matías Alemanno; 3- Nahuel Tetaz Chaparro, 2- Agustín Creevy y 1- Santiago García Botta.

Ingresaron: 16- Julián Montoya, 17- Javier Díaz, 18- Juan Pablo Zeiss, 19- Guido Petti, 20- Tomás Lezana, 21- Martín Landajo, 22- Santiago González Iglesias y 23- Ramiro Moyano.

Entrenador: Mario Ledesma.

Crusaders (40): 15- David Havili; 14- Manasa Mataele; 13- Tim Bateman y 12- Ryan Crotty; 11- George Bridge; 10- Mitchell Hunt y 9- Bryn Hall; 8- Heiden Bedwell-Curtis, 7- Matt Todd y 6- Tom Sanders; 5- Sam Whitelock (C) y 4- Luke Romano; 3- Michael Alaalatoa, 2- Codie Taylor y 1- Tim Perry.

Ingresaron: 16- Ben Funnell, 17- Donald Brighouse, 18- Chris King, 19- Quinten Strange, 20- Pete Samu, 21- Mitchell Drummond, 22- Mike Delany y 23- Braydon Ennor.

Entrenador: Scott Robertson.

Puntos en el primer tiempo: 6’ Try de George Bridge (Jaguares 0-5 Crusaders). 14’ y 32’ Tries de George Bridge y Manasa Mataele convertidos por Mitchell Hunt (Jaguares 0-19 Crusaders).

Puntos en el segundo tiempo: 4’ Try de Joaquín Tuculet convertido por Nicolás Sánchez (Jaguares 7-19 Crusaders). 9’ Try de Mitchell Hunt convertido por él mismo (Jaguares 7-26 Crusaders). 12’ Try de Emiliano Boffelli convertido por Nicolás Sánchez (Jaguares 14-26 Crusaders). 26’ y 28’ Tries de Ryan Crotty y Manasa Mataele convertidos por Mitchell Hunt y Mike Delany (Jaguares 14-40 Crusaders).

Árbitro: Marius van der Westhuizen (Sudáfrica).

Jueces de touch: Federico Anselmi y Pablo Deluca (Argentina).

Asistente de video: Santiago Borsani (Argentina).

Estadio: José Amalfitani (Liniers).




 

VAVEL Logo