Eternos
Con Agustín Creevy exhausto de tanto festejo, así se celebró el histórico éxito. Las cuatro paredes del vestuario local fueron una fiesta durante los minutos posteriores al cierre de la batalla. Crédito: Jaguares.

Eternos

En su primera aparición en una semifinal del Super Rugby, Jaguares jugó como si estuviese en el patio de su casa y vapuleó a Brumbies por 39-7, ante más de 31 mil personas que saltaron, cantaron y gozaron en el Estadio José Amalfitani, de Liniers. Fue, sin duda alguna, la mejor producción de la franquicia argentina en sus cuatro años de historia. El próximo sábado, Crusaders, en Christchurch, o Hurricanes, en Vélez. A seguir soñando.

cocoangel
Santiago Ángel

Lo que pasó hace un rato en la casa del Club Atlético Vélez Sarsfield no fue un simple partido de rugby. Fue algo mucho más profundo. Se consiguió lo que muchos jamás imaginaron: pisar la definición del certamen de franquicias más importante del hemisferio sur y, contando los clubes europeos, también del planeta ovalado en su totalidad. Pero no fue un proceso que se dio en un abrir y cerrar de ojos. El avance fue paulatino. En algunos casos, como en buena parte del 2017, con marcados retrocesos que dejaron al equipo en terapia intermedia. De todos modos, todo lo que ocurrió, tanto lo bueno como lo malo, congenió para que el 28 de junio del 2019 quede marcado a fuego en la historia del deporte argentino… sí, no solo del rugby, sino que del país en general. 

Si bien fueron 31 mil almas las que acompañaron al representativo de la UAR, la realidad indica que se sintió el apoyo de muchísimos más: y eso incluye a los clubes, a los jugadores que se quedaron fuera, a quienes formaron parte de procesos anteriores, al staff de Raúl Pérez (quien trabajó entre 2016 y 2017 como mandamás), a Daniel Hourcade (exentrenador de los Pumas) y sus colaboradores, a los Pampas XV que jamás llegaron a estar en el Super Rugby, a los “europeos” que aportaron (y, en algunos casos, aportan) su grano de arena en el seleccionado mayor… En fin, a un número infinito de personas que trabajaron arduamente para que la Argentina diga presente en el cotejo decisivo. 

Focalizarse en el partido en sí no tiene mucho sentido teniendo en cuenta la carga emotiva que tuvo la performance de anoche. Cualquiera que haya visto el encuentro sabe lo bien que funcionó el lineout, lo sólida que estuvo la defensa, el gran manejo de los tiempos por parte de Tomás Cubelli y Joaquín Díaz Bonilla, el rendimiento perfecto de Matías Orlando, la locura de Pablo Matera, la bravura de Tomás Lavanini, el peso de Agustín Creevy, la inteligencia e injerencia en el resultado final de Guido Petti… y así podríamos mencionar qué hizo bien cada uno de los que estuvo en cancha. El eje debe ser el significado de esta victoria que, sin espacio para titubeos, se impregnará de por vida a los capítulos dorados de la ovalada en tierra albiceleste. No solo será recordada por los presentes en el hogar del “Fortín”, sino también por todos los que estuvieron siguiendo la contienda desde cualquier otro punto del planeta e, incluso, por varias generaciones que transmitirán de boca en boca y con material audiovisual de por medio lo que ocurrió una fría noche de invierno en la Capital Federal. 

Este equipo de Jaguares es uno de los grandes orgullos que puede ostentar el rugby argentino ante los ojos del mundo. Y no importa que solo tenga cuatro años de vida. Hoy, finalmente, se ganaron el cariño de miles de espectadores que posiblemente no sean del ambiente de la guinda pero que tuvieron un amor a primera vista con el naranja y el negro. Y no fue tanto por los colores ni por la historia, que es lo que tal vez sí prima en los clubes, sino por todo lo que muestran, con mucho trabajo de por medio, este plantel y sus superiores. Como los Pumas del ‘65 y los del 2007, estos Jaguares versión 2019 también serán eternos. 

Síntesis del partido:

 

Jaguares (39): 15- Emiliano Boffelli; 14- Sebastián Cancelliere; 13- Matías Orlando y 12- Jerónimo de la Fuente (C); 11- Matías Moroni; 10- Joaquín Díaz Bonilla y 9- Tomás Cubelli; 8- Javier Ortega Desio, 7- Tomás Lezana y 6- Pablo Matera; 5- Tomás Lavanini y 4- Guido Petti; 3- Santiago Medrano, 2- Agustín Creevy y 1- Mayco Vivas. 

Ingresaron: 16- Julián Montoya, 17- Nahuel Tetaz Chaparro, 18- Enrique Pieretto, 19- Marcos Kremer, 20- Francisco Gorrisen, 21- Felipe Ezcurra, 22- Domingo Miotti y 23- Ramiro Moyano. 

Entrenador: Gonzalo Quesada.

Brumbies (7): 15- Tom Banks; 14- Henry Speight; 13- Tevita Kuridrani y 12- Irae Simone; 11- Toni Pulu; 10- Christian Leali’ifano (C) y 9- Joe Powell; 8- Lachlan McCaffrey, 7- Tom Cusack y 6- Rob Valetini; 5- Sam Carter y 4- Rory Arnold; 3- Allan Alaalatoa, 2- Folau Fainga’a y 1- Scott Sio. 

Ingresaron: 16- Connal McInerney, 17- James Slipper, 18- Leslie Leulua, 19- Darcy Swain, 20- Murray Douglas, 21- Jahrome Brown, 22- Matt Lucas y 23- Tom Wright. 

Entrenador: Dan McKellar. 

Puntos en el primer tiempo: 3´ Try de Tomás Cubelli convertido por Joaquín Díaz Bonilla (Jaguares 7-0 Brumbies). 8´ y 13´ Penales de Joaquín Díaz Bonilla (Jaguares 13-0 Brumbies). 19´ Try de Tomás Lavanini convertido por Joaquín Díaz Bonilla (Jaguares 20-0 Brumbies). 39´ Try de Folau Fainga’a convertido por Christian Leali’ifano (Jaguares 20-7 Brumbies). 

Puntos en el segundo tiempo: 8´ y 22´ Tries de Matías Orlando convertidos por Joaquín Díaz Bonilla (Jaguares 34-7 Brumbies). 38´ Try de Emiliano Boffelli (Jaguares 39-7 Brumbies). 

Árbitro: Mike Fraser (Nueva Zelanda).

Jueces de touch: Glen Jackson (Nueva Zelanda) y Federico Anselmi (Argentina).

Asistente de video: Santiago Borsani (Argentina). 

Estadio: José Amalfitani (Liniers).


 

VAVEL Logo