Dybala marca la diferencia ante un buen Milan
Dybala se dispuso en el área para definir el tanto de la victoria / Foto: Web oficial AC Milan

Dos de los grandes equipos de Italia decepcionaron en uno de los grandes derbis de la jornada. Juventus de Turín y AC Milan se enfrentaban en un duelo en el que el líder buscaba acomodar todavía más su puesto en el liderato frente a un, hasta ahora, decepcionante Milan que encaraba el partido con el objetivo de salir del pozo en el que se encuentra sumido.

Durante los primeros minutos, ambos equipos desplegaron un juego impreciso que no acababan de cuajar. Tanto el conjunto de Turín como el de Milán destacaron en los primeros minutos por gozar de una defensa muy contundente pero con dificultades para salir al ataque.

La primera ocasión la fabricó la squadra bianconera en el minuto quince; fue concretamente Cristiano quien metió un excelente pase en profundidad para el pipita Higuaín, que controló con poca fortuna y definió mordido, dando así poco trabajo al guardameta del Milan. 

Un minuto después Piatek falló en el minuto 16 un remate de cabeza, enviándolo muy desviado, lejos de la portería y desaprovechando una ocasión clamorosa de gol. Posteriormente, en el minuto 24, Szczesny realizó una gran parada al remate de testa de Lucas Paquetá, quien reaccionó incrédulo a la increíble mano con la que respondió el guardameta polaco.

Szczesny, la gran figura de la Juve

En el minuto 46 y a escasos instantes de el pitido del colegiado, fue Lucas Paquetá quien filtró un pase excepcional para Piatek, que con poco ángulo y justo de fuerzas, definió fuerte al primer palo y Szczesny despejó a córner. 

Con todo y nada, ambos conjuntos regalaron al espectador un primer equipo un tanto descafeinado que dejó mucho que desear.

Y a en la segunda parte, la primera ocasión realmente clara llegó de las botas del matador polaco del Milan, quien en el minuto 57 volvió a tener un cara a cara con su portero de selección; quiso cruzar el balón pero se le fue centrado, cediendo un despeje fácil para el guardameta del conjunto italiano.

La juventus, por su parte, no estaba realizando el mejor de los encuentros. Su primera ocasión en el segundo tiempo se hizo esperar, pues no esta no se daría hasta el minuto 67, con un disparo de Dybala que fue manso a las manos de Donnarumma.

Dybala descorchó la botella del marcador

En el minuto 77, Dybala anotó un golazo en el que quizás no estaba siendo el mejor momento de la Juventus en el partido. Recibió en la frontal tras una gran triangulación junto a Higuaín y Rabiot, recortó para meterse dentro del área y definió con su pierna menos hábil con suma facilidad, cruzando el balón y dejando a Donnarumma  de espectador, viendo impotente como  el tanto subía al marcador.

El Milan persistió, y en el minuto 85, Leao realizó una magnífica incorporación al área, orientó el esférico y lo envió al segundo palo, pero Romagnoli, en boca de gol, no consiguió conectar el remate y la zaga juventina despejó el esférico.

Dybala, que no se perdió ni una en toda la segunda parte, volvió a recoger el balón en la frontal, recortó de nuevo hacia dentro y en una jugada casi calcada a la del tanto, remató con la derecha; esta vez, sin embargo, Donnarumma respondió con un paradón.

Al final, los tres puntos se quedaron en Turín en un partido en el que ninguno de los dos conjuntos brillaron en el terreno, pero fue la juve quien supo llevar el ritmo del encuentro y controlar el resultado.

VAVEL Logo