Sadio Mané es el cartero y el Liverpool recibe los tres puntos
Roberto Firmino marcó el gol del empate. Vía: Premier League

La sexta jornada de la Premier League nos regaló un Liverpool contra Sheffield United para alegrar el sábado noche y que nuestros cuerpos siguieran moviéndose al ritmo del fútbol en las islas británicas a pesar de la pandemia mundial.

  • Mismos protagonistas, diferente disposición

El vigente campeón saltó al terreno de juego con un once bastante modificado respecto al habitual. El primero de los cambios fue el de Virgil van Dijk en la zaga, algo normal por su grave lesión de rodilla producida en el anterior encuentro contra el Everton, y en su lugar estuvo Fabinho, quien puede desempeñar esa función sin desentonar. Lo que fue extraño en los titulares de Klopp estaba arriba, y es que la disposición inicial contaba a Salah como referencia en punta, con Firmino algo más retrasado y a Diogo Jota en la banda derecha, el lugar habitual del egipcio. Este planteamiento dejó a los reds con un 4-2-3-1 en el pitido inicial.

Por su parte, de Chris Wilder mantuvieron su clásico 3-5-2 que se convierte a 5-3-2 cuando defiende, con los carrileros subiendo la banda. La principal novedad fue la inclusión en el equipo titular del delantero Brewster, recién fichado, precisamente, del Liverpool por una cuantía cercana a los 26 millones.

Con todas las dudas en cuanto a las disposiciones de ambos entrenadores resueltas, llegó el momento de que el colegiado Mike Dean señalara el comienzo del choque. El partido tuvo un claro dominio de los de Klopp en los primeros compases, incluso Alexander-Arnold intentó la machada de anotar desde el medio del campo, pero no logró sorprender a Ramsdale, que envió el esférico hacia saque de esquina. Los reds siguieron con su típico juego de presión alta para forzar la pérdida del rival y salir en pocos segundos a la contra, sin embargo, todo cambió a partir del minuto 10.

  • Unos minutos y empieza el baile

En una jugada de combinación del Sheffield United, el balón bordeó el área contraria, y Oliver McBurnie fue el más listo de la clase y provocó el penalti de Fabinho. La jugada fue cuestionable, debido a su estrecho margen con respecto a la línea del área, pero el VAR ratificó la decisión y Berge no dudó cuando golpeó el balón para batir a Allison. El 0-1 ya estaba en el marcador, y los fantasmas del pasado del Liverpool aparecieron.

Tras una dolorosa derrota contra el Aston Villa por 7-2, y el empate a 2 contra el vecino, el Everton, los reds no querían perder más puntos. Por ello, apretaron la maquinaria ofensiva para hacer el empate en el minuto 40, tras un rechace de Mané que aprovechó otro de los que siempre están donde se necesita, Roberto Firmino. De esta manera se pusieron las tablas en el contador, el cual quedó así hasta que el árbitro indicó el tiempo de descanso.

  • Envíos postales Sadio Mané

Unos minutos de refresco para las piernas, y las mentes, de los jugadores, y saltaron de nuevo al 101x88 de Anfield. Los locales salieron decididos a remontar y ponerse en cabeza, pero los blades no dieron su brazo a torcer, provocando algún que otro saque de esquina, incluso Wilder cambió a uno de sus delanteros Brewster, para dar entrada a otro, Oliver Burke. No obstante, la mano del campeón se notó, y en el minuto 61 avisó con un gran gol de Salah, que fue anulado por el VAR por los escasos centímetros que estaba adelantado el delantero africano. La verdadera manifestación del campeón llegó dos minutos después, y es que Sadio Mané envió un esférico teledirigido a la cabeza de Diogo Jota para que anotase su segundo gol de la temporada en liga y culminase la remontada.

Los visitantes no se rindieron a pesar de ir por detrás, y con la entrada en el campo de McGoldrick, el Sheffield United puso en peligro la portería defendida por Allison. Los locales también tenían respuesta, y en una fantástica jugada de Salah, el balón tocó el palo tras una vaselina del propio 11 del Liverpool. El transcurso del choque no tomó ninguna dinámica extraña, y los de Klopp certificaron los tres puntos sin mucho sufrimiento en los minutos finales.

El Liverpool se aúpa hasta la segunda posición, empatado a puntos con el Everton (con un partido menos), mientras que el Sheffield United se hunde hasta el 19º lugar, con un solo punto sumado tras seis partidos.

VAVEL Logo