La vida en Newcastle upon Tyne ha cambiado. Y no hablo de la pandemia, el Brexit o la guerra entre Rusia y Ucrania, sino del espectáculo futbolístico que ofrecen los muchachos de Eddie Howe a sus aficionados cada dos domingos en St James' Park. Lejos quedan ya los oscuros tiempos de Mike Ashley a los mandos del club e incluso el momento en que Howe tomó las riendas de la plantilla allá por noviembre de 2021, cuando el equipo marchaba último.

La temporada pasada, las urracas firmaron un curso excelente, terminando cuartos en la clasificación, lo que les permitió adquirir un billete para participar en la próxima edición de la UEFA Champions League, veinte años después  y por tercera vez en su historia. El equipo del nordeste de Inglaterra desarrolló un fútbol intenso y valiente que enamoró a sus aficionados y sorprendió a Inglaterra entera.

Con la compra del club por parte del fondo soberano saudí, se preveía que los "magpies" pelearían por puestos europeos en el corto-medio plazo, pero nadie esperaba que este año fueran a dar ya el salto al fútbol de Champions League. La inversión ha jugado su papel, es verdad, pero también hay que darle mérito a Eddie Howe y su staff. Como ya se demostró en los primeros años del jeque Mansour en el Manchester City, el dinero no lo es todo; también se requiere una buena planificación deportiva. El Newcastle aprendió la lección y no cayó en el mismo error, motivo por el cual el proyecto ha quemado etapas tan pronto, permitiendo al club asomar la cabeza en el panorama europeo e internacional. Esta Premier League será clave para determinar cuales son las aspiraciones reales de un club que deberá aprender a compaginar 4 competiciones distintas, con la máxima exigencia.

  • Ascenso meteórico

El Newcastle United comenzaba la temporada pasada con unas expectativas iniciales muy diferentes respecto a las de años anteriores, lejos del descenso y con el objetivo de entrar en Europa. Se veía un equipo con ambición, que, tal y como dice aquella famosa frase del "Cholo" Simeone, iba "partido a partido". Las victorias se sucedían y el equipo acabó la primera vuelta con tan solo una derrota, contra el Liverpool, en Anfield, que se dice pronto. 

Las urracas gozaron de su mejor momento de forma en el período previo al parón por el Mundial de Qatar, entre octubre y noviembre, cosechando 8 victorias y un único empate en Old Trafford ante los "red devils". Destacó con creces la actuación de Miguel Almirón, quien transformaba en gol todo balón que le llegara a los pies. El paraguayo vio portería hasta en 6 ocasiones durante el mes de octubre, que le sirvieron para colocar a su equipo en el tercer puesto de la tabla y ser galardonado como Jugador del Mes, acompañado de Eddie Howe, el Entrenador del Mes.

Howe i Almirón recogiendo sus respectivos premios | Foto: Newcastle United
Howe i Almirón recogiendo sus respectivos premios | Foto: Newcastle United

La vuelta a la competición tras el compromiso mundialista supuso para el conjunto de Tyneside una continuación de lo que venía haciendo semanas atrás. El equipo sufrió una tímida bajada de rendimiento durante el mes de febrero, provocada en cierta medida por tener la vista puesta en la final de la Carabao Cup, donde el Manchester United fue mejor y privó a los magpies de levantar su primer título a nivel nacional desde 1955. Aunque, si todo sigue su cauce, el equipo del norte de Inglaterra no debería preocuparse por tocar metal pronto.

Finalmente, el Newcastle logró aguantar el ritmo de la competición y acabó cuarto, tan solo por detrás de Manchester City, Arsenal y Manchester United. El equipo puso fin al curso 22/23 con un total de 71 puntos, igualando así la cifra que consiguieron en la temporada 2001/02, cuando el club, entonces liderado por Sir Bobby Robson, también clasificó a la Liga de Campeones.


  • Altas y bajas 

Todavía resta un mes de mercado de fichajes y aún se puede realizar alguna que otra operación más, pero en el pasado mes de julio ya aterrizaron nuevas caras a St James's Park.

El fichaje más sonado, es, posiblemente, el de Sandro Tonali, que llega procedente del AC Milan por una cifra cercana a los 70 millones de euros. El centrocampista de 23 años encaja a la perfección en el perfil de "Gattuso" que demandaba Eddie Howe en la medular, con una gran capacidad para presionar y abarcar mucho terreno, sin dejar de lado su buena salida de balón y creación de juego. Con el italiano, el técnico inglés dispone de un futbolista que puede jugar tanto de pivote como de interior, y que, además, permite liberar a Bruno Guimarães de su implicación defensiva y que se acerque a más al último tercio del campo.

Por otra parte, la llegada de Harvey Barnes desde el Leicester City a cambio de 44 millones de euros rellena el hueco que deja Allan Saint-Maximin, que se marcha a Arabia tras no saber encajar en el sistema de Howe, con un rol muy diferente al que tenía con Steve Bruce.

<strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2023/05/09/premier-league/1146251-la-lucha-por-el-descenso-en-la-premier-mas-viva-que-nunca.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol-internacional/2023/05/09/premier-league/1146251-la-lucha-por-el-descenso-en-la-premier-mas-viva-que-nunca.html'>Harvey Barnes</a></strong> | Foto: Newcastle United
Harvey Barnes | Foto: Newcastle United

Barnes, en cambio, viene para cumplir ese papel de extremo más vertical y rápido por esa banda izquierda, aunque no tan driblador como el francés. Estas mismas cualidades son las que pide el técnico de las urracas también en los laterales, lo cual justifica la llegada de Tino Livramento, que tratará de cubrir ambos carriles e incluso jugar por delante de Trippier.

Además, también han llegado otros futbolistas como Yankuba Minteh, que finalmente se ha marchado cedido, y se han realizado operaciones de salida como la buena venta de Chris Wood al Forest.

*Harrison Ashby también jugará cedido en el Swansea City.


  • ¿Cómo juegan?

Los "magpies" apuestan por un sistema fijo, el 4-3-3, o un 4-5-1 en defensa, aunque de una forma bastante peculiar. Sus dos interiores suelen jugar en una posición relativamente alta y abrirse bastante, formando unos triángulos en ataque con el lateral y el extremo, lo que les permite crear muchos espacios. Se trata de un equipo muy dinámico, con constante movimiento de futbolistas entrando en carrera desde segunda línea, fundamentalmente en las bandas. En muchas ocasiones, concentran un gran número de jugadores en un sector del campo, para dejar libre a uno de los laterales en el otro costado, iniciando el ataque desde ahí. 

Sin embargo, Howe da a sus hombres cierta libertad en las situaciones de ataque, haciendo del Newcastle un equipo impredecible y muy difícil de defender, en el que sus jugadores marcan el estilo de juego, y no al revés. De este modo, dejan de lado un enfoque más posicional para darle valor a la creatividad en tres cuartos de campo. Esto implica que se pierda el miedo a regalar el balón al rival, con el objetivo de crear ocasiones de gol de forma más directa y agresiva.

En otras palabras, hablamos de un equipo que apuesta por la presión alta, la rapidez y el caos, una de sus señas de identidad. Y no les ha ido nada mal: las urracas promedian 15 tiros a portería y 3 ocasiones manifiestas de gol por partido, según Sofascore. No en vano fueron el sexto equipo más goleador de la competición, con un Callum Wilson pletórico que llegó a anotar 18 goles en 31 partidos.

En este contexto, hay que destacar la actuación de Bruno Guimarães, omnipresente. El jugador que le da sentido al juego, tanto en defensa como en ataque. El mejor futbolista de un equipo que, sin él, no podría presumir de Champions League a estas alturas. Aunque Kieran Trippier no se queda atrás. Con un guante en la bota derecha, el lateral y capitán de los magpies , disputó todos los partidos en la competición doméstica, en los que sumó 7 asistencias y 24 ocasiones claras provocadas. Junto con Bruno, el ex del Atlético de Madrid, representa el tipo y nivel de futbolistas que el Newcastle busca incorporar en este nuevo capítulo de su historia.

Kieran Trippier y su magnífico gol de falta directa vs Man. City | Foto: Newcastle United
Kieran Trippier y su magnífico gol de falta directa vs Man. City | Foto: Newcastle United

Por último, el éxito de este club no se entiende sin la solidez que demuestra su línea defensiva. Junto a los “citizens”, el Newcastle fue el equipo menos goleado, con solo, y esta cifra les sonará a algunos, 33 goles encajados. Nick Pope ha demostrado que no hace falta ser bueno con los pies para ser un portero de garantías, dejando hasta 14 porterías a cero el pasado curso. En frente, la pareja de centrales que forman Fabian Schär y Sven Botman asegura una magnífica salida de balón y superioridad en los duelos sobre los atacantes rivales, por no hablar del rendimiento impecable de Dan Burn y la fiabilidad de Trippier.


  • La plantilla

Como en la temporada pasada, Howe seguirá apostando por el 4-3-3. No obstante, con las operaciones que se han cerrado este mercado de verano, el entrenador de los "magpies" dispone de más fondo de armario, que le hará falta teniendo en cuenta su participación en la UEFA Champions League.

Además de Tonali, Barnes i Livramento, en el Newcastle ha ganado peso en pretemporada el canterano Elliot Anderson, que ha maravillado al público con 4 goles y 1 asistencia. En palabras de su entrenador: "Ha marcado goles y veo que muchos aspectos de su juego mejoran. Tengo grandes esperanzas puestas en él. Tenemos muchos partidos este año, así que tendrá un papel importante que desempeñar"

Por lo tanto, así queda configurada la plantilla del Newcastle United antes del inicio de la Premier League 23/24:

A pesar de lo que vemos en la imagen, casi todos los centrocampistas que tienen en plantilla pueden jugar tanto de pivote como de interior. Además, jugadores como Joelinton pueden aparecer por la banda en partidos concretos y se rumorea que podría llegar otro central.


  • ¿Cuál es el objetivo?

La meta de esta plantilla, viendo su potencial y estado de forma, no puede ser otra que volver a certificar el pase a la Champions League. Es el único modo de alcanzar el nivel de los jugadores de talla mundial que va teniendo en plantilla, y de atraer a otros que le permitan aspirar a grandes cosas.

Pelar por el título queda lejos, pero por Tyneside tienen ganas de resarcirse de aquel final agridulce de la época de los "Entertainers", cuando el equipo comandado por Kevin Keegan rozó la gloria. Casi 30 años después, los magpies tienen una oportunidad de oro para desafiar el orden establecido en la Premier League y destronar al "big six". 

VAVEL Logo