SD Ponferradina 2013: el año de la confirmación en Segunda
Resumen del año 2013 de la SD Ponferradina (foto: infobierzo.com / Edición: JuanMa Serrano).

El 2013 será un año difícil de olvidar para la Sociedad Deportiva Ponferradina. Tras su fulgurante regreso a Segunda División un año después de su descenso, el conjunto blanquiazul regresaba a la categoría de plata por tercera vez y lo hacía buscando que a la esta fuera la vencida y poder confirmarse como conjunto de esta Liga. Tras un inicio dubitativo en el que se rozó el descenso, el equipo se catapultó hacia la zona alta de la clasificación después de seis victorias de manera consecutiva, batiendo su propio récord de victorias seguidas en Segunda y consiguiendo el récord de la temporada, que ni el intratable Elche consiguió igualar.

Tras esta magnífica racha, la Deportiva, en el mercado invernal, buscó nuevos refuerzos que dieran un salto de calidad al equipo para lograr los objetivos. El equipo blanquiazul se lanzo a la contratación de un nuevo portero tras la salida de Orlando Quintana y consiguió la cesión de Juanma, del Cartagena. Para el ataque la Ponferradina incorporaría a Saúl procedente del Deportivo de la Coruña y a Jozabed, del Sevilla Atlético, para tapar el hueco que dejó la salida de Urko Vera.

Con todo esto, la Deportiva comenzaba el 2013 nada más y nada menos que aupada a la sexta plaza de la Liga con 31 puntos, puesto que de finalizar así la temporada le daría acceso a jugar el playoff de ascenso a Primera División. Pero tras esa increíble racha, las dos últimas jornadas de la primera vuelta fueron dos tropiezos que dejarían un sabor amargo en el inicio de año tras caer en Santander frente al Racing (2-1) y una semana después en casa frente al Lugo (0-1).

21 jornadas por delante

La segunda vuelta comenzaría en casa frente a un imparable Elche que, con media Liga por delante, llevaba ya una considerable distancia respecto a sus rivales. En un partido loco condicionado por las fuertes lluvias en Ponferrada que dejaron anegado el Toralín, la Ponferradina se movió como pez en el agua para conseguir un más que meritorio empate con gol de Máyor tras empezar perdiendo y acabar rozando la victoria (1-1). Pero la mala suerte seguía cebada en este inicio de año con los bercianos, y una semana más tarde caían en su visita a Alcorcón (1-0) tras ver cómo el gol de Nagore hacía inútiles los esfuerzos bercianos.

La siguiente jornada los blanquiazules recibían a un Girona que era la gran revelación de la temporada. En un espectacular partido de Iván Moreno, la Deportiva vencía gracias a los goles del extremo (2-0). La siguiente visita era a uno de los grandes rivales de la Liga como era el Villarreal y su magnífico estadio, El Madrigal. Allí la superioridad amarilla fue notable desde el pitido inicial y la Deportiva sufrió una dolorosa y contundente derrota (3-0). En su vuelta al Toralín, el club berciano volvería a conseguir una nueva y sufrida victoria frente al Barcelona B, al que derrotaría gracias a otro doblete de Iván Moreno, demostrando su gran momento de forma, y Jonathan Ruiz, que hicieron inútiles los dos goles de la estrella culé, Gerard Deulofeu (3-2).

En su línea de victoria en casa y derrota fuera, la Deportiva volvió a ser goleada, esta vez en Almería (4-1) en un polémico partido, donde con el resultado de 1-1 se le anuló un gol legal a Máyor que a la postre fue crucial para el devenir del choque. Sin embargo, esta tónica cambió en las dos siguientes jornadas. La Ponferradina vencería con facilidad al Real Madrid Castilla (2-0) y una semana después retornaría a la senda de la victoria como visitante tras golear al Sabadell (0-3) en un choque donde los bercianos fueron amos del partido desde el primer momento. Tras estas dos victorias la Deportiva contaba con 44 puntos a tan solo 7 de los “51 puntos” considerados necesarios para conseguir la salvación. Además, estaba en una más que meritoria octava plaza.

Asegurar la permanencia

Poco a poco la Deportiva se quitaba la etiqueta de equipo de descenso y empezaba a soñar con algo más. Le tocaba recibir al Guadalajara, que en ese momento luchaba por no descender. Fue un partido loco. Máyor, a los trece segundos, consiguió el gol más rápido de la historia de la Deportiva, pero eso aupó a los morados, que remontaron en seis minutos. Al final Yuri marcaria el gol que suponía el empate (2-2). En su siguiente partido, la Ponfe visitaba a un desahuciado Xerez, con problemas económicos y deportivos, por lo que estaba con pie y medio en Segunda B. En un partido bronco en el que el conjunto xerecista acabó con 3 expulsados, la Deportiva conseguiría una victoria vital (1-2) que la dejaba prácticamente salvada.

A una victoria de los 51 puntos, el equipo blanquiazul acusó la presión y volvió a tener un bajón tras empatar frente al Hércules (1-1) y caer derrotado en su feudo ante Las Palmas (0-1), rival directo por la sexta plaza, lo que parecía ser el golpe definitivo a las esperanzas bercianas de playoff. Pero la Deportiva se repuso y dos victorias seguidas frente a Córdoba (0-1) y Sporting (1-0) dieron alas e ilusión a la Ponferradina de cara a la recta final de la temporada. Frente al Córdoba, un solitario gol de Yuri otorgaba la salvación matemática a los bercianos que, con 52 puntos, conseguían por primera vez en su historia la permanencia en la categoría de plata.

Tras este hito, el conjunto blanquiazul buscaba como colofón a esta temporada un playoff que sería el final deseado e inesperado a una campaña de ensueño. Contra el Huesca la Deportiva salvaría un punto in extremis en el minuto 92 gracias a un golazo de Wellington Silva (1-1).

Con paso firme hacia un sueño que no llegó

El objetivo, a estas alturas, había pasado de la permanencia a luchar por conseguir un puesto en la zona de playoff. Pero llegaba uno de los partidos más complicados de la temporada, ante un Recreativo de Huelva en alza y además con una baja importante, Acorán. Un gol tempranero que transformaba Yuri se convertía en un paso más hacia ese ansiado sueño que ya la comarca del Bierzo creía más posible. Con la suma de esos tres puntos ante el Recre (1-0) se empataba en la clasificación con el Almería.

La siguiente jornada la Ponferradina viajaba a Anduva, campo difícil donde gracias a una inmensa actuación del guardamenta Santamaría los bercianos consiguieron arrancar un punto ante el Mirandés (0-0). Los hombres de Claudio Barragán, sin apenas ocasiones, sufrieron y al final puntuaron gracias a las buenas intervenciones del cancerbero y de los centrales del cuadro blanquiazul.

A falta de tres jornadas para finalizar el campeonato llegaba el Numancia al Toralín. La Deportiva dependía de sí misma debido a que Las Palmas se había dejado puntos por el camino. Sin embargo, el choque no empezó bien para los bercianos y Bedoya, con un tiro imparable para Santamaría, daba ventaja a los numantinos. Apareció de nuevo el goleador Yuri para igualar el encuentro (1-1). La Ponferradina se acercaba más al sueño de poder disputar el playoff de ascenso a Primera División. El Murcia le daba pie a esta alegría blanquiazul, ya que los de Barragán se impusieron en un trabajado partido al equipo pimentonero (0-2).

La desesperación iba a llegar en las dos últimas jornadas de la Liga. Un Racing muy necesitado se enfrentaba a una Ponferradina que no tenía otra opción que ganar si quería clasificarse a la fase de ascenso. El partido ante los cántabros finalizaba en tablas, lo que daba un poco de aire a los hombres de Gay, que se jugarían todo en la última jornada de la Liga Adelante (2-2).

Los blanquiazules viajaban en la última jornada a Lugo, donde se jugaban todo en el Anxo Carro. El duelo iba más allá de lo estrictamente deportivo, ya que se centró gran parte del interés en el posible amaño catalogado como “pacto de los Ancares”. La Ponferradina, que se esperaba un choque fácil, se encontró a un Lugo que plantó cara y complicó, y mucho, las cosas a los de Barragán. Los bercianos, que empezaron el partido dormidos y sin juego, se vieron por debajo del marcador e intentaron dar la vuelta a los dos goles en contra con más corazón que cabeza. Así, veían cómo se esfumaba el sueño de toda una comarca. Los minutos finales fueron de infarto y Wellington y Yuri daban ilusión a los suyos con un gol cada uno, pero llegaron demasiado tarde y la Ponferradina se quedaba a un gol de hacer historia (2-2).

Remodelación de cara a la nueva temporada

Muchas caras nuevas y, por lo tanto, muchas bajas. Es el día a día de un club pequeño pero que no tiene rival en cuanto a ilusión. Ante la marcha de algunos jugadores, la directiva, teniendo en cuenta las peticiones de Claudio Barragán, tenía que ponerse manos a la obra para volver a diseñar una plantilla competitiva. Para ello incorporaron a los siguientes jugadores:

Diego García: cancerbero procedente de la UD Almería para las dos próximas temporadas. Ha tenido minutos en pretemporada pero en partidos oficiales no ha disfrutado de un solo segundo hasta el momento.

Dinu Moldovan: como es tradición en Claudio, quiere tres porteros y uno de ellos, joven. Así, el guardameta rumano criado en las categorías de fútbol base del Espanyol se sumó a las filas del equipo berciano. En los partidos que disputó suplió con garantías a Santamaría.

Óscar Ramírez: el ex del Sabadell firmó por dos temporadas en la Deportiva. Su polivalencia en la zona defensiva le ha servido para estar muy presente en los onces iniciales.

Julen Castañeda: lateral que es una apuesta de futuro. Poco a poco se ha ganado la confianza del entrenador y está aportando seguridad a la defensa blanquiazul pese a sus 23 años.

Alberto Aguilar: su pasado como centrocampista le aporta experiencia a la hora de sacar el balón jugado. Además, es contundente al corte y por eso Claudio le ha utilizado durante muchos minutos junto a Samuel o Alan Baró.

José Manuel Rueda: en el mes de diciembre ha dado un salto enorme al quitarle el puesto como titular a Juande. Tiene llegada, aunque no ha podido demostrarlo en los minutos que ha disputado

Marcos García, “Marquitos”: velocidad y precisión con la zurda es lo que aporta. Sin embargo, no está haciendo gala de la calidad que tiene. Empezó con ganas la temporada pero a medida que iban pasando los partidos se iba desvaneciendo.

Javi Lara: sus golpeos de balón están poniendo de pie a los aficionados bercianos. Ha firmado en las jornadas que se han celebrado los mejores goles de la Deportiva.

Cristian Fernández: llegó con muy poco margen para convencer al entrenador en las primeras jornadas pero logró ganarse un sitio en el once inicial hasta que la irrupción de Javi Lara le apartó de la titularidad.

Juanjo: es un complemento a los atacantes que siguieron, Yuri y Fofo. Muy diferente a ellos, por lo que con su presencia el estilo de juego puede variar. De momento no está teniendo suerte de cara a gol.

Diego Sánchez: llegaba de Segunda B tras una muy buena temporada, pero en Ponferrada no está teniendo muchas oportunidades. Quizás tenga opciones en el 2014 de demostrar el porqué de su fichaje.

Bajas: Borja Valle (Ourense), Carlos Ruiz (Tenerife), Dídac (Mallorca), Isaías (Adelaide United), Iván Moreno y Wellington Silva (Real Murcia), Jozabed (Real Jaén), Leandro (Levante UD), Máyor (Las Palmas), Nano (Panathinaikos), Adán Gurdiel (cedido a la Cultural Leonesa).

Nueva temporada, nuevos retos

La Ponferradina afrontaba el inicio de una nueva campaña con ánimos renovados tras las vacaciones. El equipo se perfilaba como un conjunto asentado en la división de plata y con aspiraciones de luchar por el ascenso en el nuevo curso. Los bercianos reforzaron su plantilla con las incorporaciones de: Diego García, Moldován, Óscar Ramírez, Alberto Aguilar, Castañeda, Javi Lara, Rueda, Marquitos y Dieguito. El equipo reforzaba así sus líneas con dos porteros, tres defensas, dos mediocentros, un extremo y un delantero.

Los bercianos finalizan el año en el noveno puesto de la tabla a tan solo dos puntos de los puestos de playoff. El equipo no tuvo una línea regular de resultados pese a practicar un fútbol de buen nivel. Los de Barragán no fueron capaces de encadenar un número mayor a las dos victorias consecutivas en este periodo.

La Ponferradina debutaría con derrota ante el Córdoba (1-0) con gol de los andaluces en el descuento, pero tras este primer tropiezo, los locales encadenarían cinco encuentros sin perder. La primera victoria llegó contra el Sabadell (2-0), a lo que siguieron los empates frente a Murcia (2-2) y Sporting (2-2) y dos nueva victorias frente a Alcorcón (1-0) y Hércules (5-1). La victoria de los bercianos sobre el Hércules por 5-1 fue la mayor goleada del equipo en su historia militando en la Segunda División.

Gran comienzo pero sin continuidad

Tras el exitoso arranque liguero con una derrota, dos empates y dos victorias que dejaban al equipo en puestos de ascenso, llegaría un periodo de resultados irregulares comenzando con una derrota ante el Mirandés (1-0), una victoria ante el Barcelona B (1-0), dos nuevos partidos perdidos ante Zaragoza (2-1) y Tenerife (0-1) y un empate frente a Real Madrid Castilla (1-1). Durante este tiempo el juego del equipo pegó un bajón en cuanto a intensidad, coincidiendo con la lesión del capitán del equipo, Yuri, que se perdió el encuentro frente al Zaragoza y contra el Tenerife, donde apenas disputó parte de la segunda mitad.

Los altibajos en la marcha de los bercianos continuaron. El equipo recuperó oxígeno con una victoria ante el entonces líder de la Liga, el Recreativo de Huelva (3-1), y un empate frente al Real Mallorca (2-2). Cuando el equipo parecía que llevaba otra vez una buena línea de resultados, llegaron dos batacazos seguidos con dos derrotas como locales, además en partidos con gran movimiento de aficionados, frente a Lugo (0-2) y Deportivo de la Coruña (0-1).

Los útimos cuatro encuentros del año para la Ponferradina se saldaron con un total de siete puntos. La Deportiva no pudo sacar más que un empate frente al Alavés (2-2), pero consiguó imponerse al Eibar (2-1) pese a empezar perdiendo. En la siguiente jornada los bercianos cayeron frente al Numancia (2-0) en Soria, en un encuentro donde las bajas temperaturas de Los Pajaritos marcaron el devenir del partido. Finalmente, en el último choque antes de fin de año, el equipo obtuvo la victoria frente al Real Jaén (1-0). Llega al cambio de año con 26 puntos y en novena posición. Está cerca de los puestos de playoff, pero no puede descuidar las posiciones de descenso, porque esta Liga Adelante es la más igualada de la historia.

Once ideal del 2013

Mejor y peor momento de 2013

Mejor: 40ª jornada de la temporada 2012/2013. La Ponferradina está en puestos de playoff y depende de sí misma después de ganar en Murcia. Por delante, dos partidos a priori sencillos. Uno contra el Racing de Santander en El Toralín y otro contra el Lugo, para el que el conjunto gallego no tenía opciones de nada. Ponferrada radiaba de felicidad y se suponía que el equipo estaría entre los seis primeros al acabar la liga regular.

Peor: 42ª jornada de la temporada 2012/2013. Dos semanas más tarde del momento más feliz de la temporada llegaba el batacazo. El partido que hizo bajar de las nubes a todos los aficionados, sobre todo a los que viajaron hasta Lugo. El desplazamiento más corto de la temporada, marea blanquiazul en la ciudad amurallada y grada supletoria en el Anxo Carro para dar cabida a los miles de bercianos. Lluvia, más lluvia, pero eso no importaba. Las Palmas estaba pinchando y con una victoria la Ponferradina se clasificaba. 2-0, goles de Quiroga. El sueño parecía desvanecerse, pero Yuri y Wellington Silva marcaron, empataron. Quedaba un gol, pero no llegó. No hubo "pacto de Ancares"; las dudas quedaron despejadas. Fue el momento más triste de todo el año, pero a todos los equipos recién ascendidos les gustaría estar en ese momento "malo", estar luchando por ascender a Primera en vez de no caer de nuevo a la Segunda B.

Fotos cuerpo: 1- diariodeleon.com / 2- lacronicadeleon.es / 3-infobierzo.com / 4-Andrea Royo-VAVEL / 5-Dani Mullor-VAVEL / 6-Andrea Royo-VAVEL / 7-infobierzo.com

VAVEL Logo