La vista atrás: Sporting de Gijón-Real Madrid Copa del Rey de 1989
Foto: Puxamolinon.com

A día de hoy resulta útopica la idea de que un equipo como el Sporting haga cinco goles frente a uno de los "todopoderosos" de la Liga española, pero más aún que lo hagan y esto no sirva para lograr la victoria. Lo sucedido en la Copa del Rey de 1989 debe ser recordado y guardado para mostrarle a los más jóvenes como jugaba aquel Sporting ante un equipos superiores: sin complejos y siempre al ataque.

Un rival temible

Tras superar al Tenerife con remontada en El Molinón incluida, levantando el 2-1 de la ida con un contundente 5-1, el Sporting veía como su rival sería el Real Madrid, que también había tenido las cosas complicadas ante un Elche que vendió cara su piel al perder por 2-3 en el global de la eliminatoria.

Schuster, Butragueño o Hugo Sánchez hacían de aquel Real Madrid un equipo superlativo.

Aquel Madrid presumía de tener en su nómina a jugadores de la talla de Martín Vázquez, Schuster, Gordillo, Butragueño o Hugo Sánchez. El holandés Leo Beenhakker comandaba los mandos de aquel equipo diseñado para golear a sus oponentes. El doblete a final de temporada sería prueba de ello, siendo privados del triplete en semifinales de la Copa de Europa por el Milan de Sacchi.

Intercambio de golpes

El partido de ida se disputaría en El Molinón. El equipo asturiano estaba lejos de las primeras posiciones en Liga, por lo que el torneo del K.O. se presentaba como la gran oportunidad de la temporada. Jesús Aranguren, que había sustituido en el banquillo a Novoa, tenia la esperanza de volver a llegar a la final de Copa como se había conseguido en 1981 y en 1982.

Joaquín, autor de dos goles.
Foto: El Comercio

El choque no comenzaría bien para los intereses asturianos. Esteban y Losada ponían el 0-2 antes de que se cumpliera el minuto 10. Joaquín recortaría distancias tras un claro penalti, y al borde del descanso, el mismo Joaquín pondría las tablas en el marcador de nuevo de penalti, este mucho más polémico que el primero.

Orgullo sportinguista

Losada pondría el 2-3 tras la reanudación, y el alemán Bernd Schuster haría el cuarto con un golazo. No acabarían ahí las desgracias para el Sporting, ya que en el minuto 72, Losada completaría su hat-trick. Con un 2-5 cuando restaban solo 15 minutos para la conclusión del partido, lo lógico sería haber dado la eliminatoria por terminada, pero el Sporting logró levantarse a base de orgullo y garra.

El Sporting lograría remontar un 2-5 con tres goles en la recta final del partido.

Felipe y Narciso anotarían dos goles consecutivos tras dos errores de Paco Buyo, que realizó dos salidas poco propias de un meta de su categoría. Villa pondría el delirio en las gradas al empatar el choque a cinco tras una serie de rechaces dentro del área.

En el Bernabeu, vuelta a la normalidad

No pudo repetir su gesta el Sporting en Chamartín, donde los blancos vencieron por 5-2, llevándose claramente la eliminatoria y apeando a los rojiblancos de la competición. A la postre, el Real Madrid se proclamaría campeón tras derrotar a Celta de Vigo, Atlético de Madrid y al Valladolid en la final con un gol de Gordillo.

Aquel empate a cinco contra el Madrid no sirvió a los hombre de Aranguren para pasar de ronda, pero perdurará en la memoria de todo sportinguista como un ejemplo de resistencia ante un equipo muy superior pero que probó en sus carnes el orgullo del Sporting de Gijón, que nunca da un partido por perdido.

VAVEL Logo