Un "killer" de ayer y hoy
Fotografía: Dani Mullor / VAVEL

El fútbol nació como un deporte que tenía como finalidad introducir el balón en la portería rival, para conseguir aquello del “gol”. Debía haber, por tanto, una especie de jugador dentro del campo cuya función fuese la de rematar y hacer ganar partidos. Pero el concepto de delantero ha cambiado con el tiempo. Hoy en día, la referencia en ataque de un equipo también debe saber sacrificarse y solidarizarse con sus compañeros. Las tareas defensivas, en zonas más retrasadas del campo, son ya tan importantes como el gol. Así, quien consiguiera reunir las cualidades del goleador de antaño y de hogaño, se convertiría en el “delantero total”.

Pocos son los superdotados del balompié que tienen las habilidades que reúne Luis Suárez, delantero centro del FC Barcelona. El charrúa fue la última pieza de ese puzzle conocido ahora como “MSN”. La carrera de Suárez comenzó en su país natal, y continuó en Holanda, Inglaterra –donde deslumbró en Liverpool- y posteriormente en España.

Pero Suárez no tuvo unos comienzos sencillos en el mundo del fútbol, algo de lo cual no se avergüenza. El atacante uruguayo padeció numerosas complicaciones en su infancia para ver despegar su carrera futbolística. El charrúa admite las penalidades que sufrían él y su familia para tener un plato de comida en la mesa.

Todo ello le hace valorar a día de hoy todo lo que tiene, el lugar al que ha llegado… Los valores son imprescindibles en el mundo balompédico. No basta con atesorar grandes dosis de calidad, o rebosar adrenalina con el balón en los pies. La humildad es la base de todo futbolista que se preste a llegar lejos, y así lo demuestra la realidad. 

Un virtuoso del gol

El delantero del cuadro barcelonista ha demostrado desde temprana edad ese talento innato para dedicarse al fútbol. Tras debutar como profesional en el Nacional de Montevideo, club uruguayo, decidió probar suerte en Holanda. Allí militó primero en el Groningen y posteriormente en el Ajax. Fue en Amsterdam donde despuntó y marcó más de una centena de goles. Cuatro años después de su llegada, vio el momento idóneo de dar el salto al fútbol de élite; recayó, de esta forma, en el Liverpool. Casi un lustro estuvo en Reino Unido, donde siguió demostrando sus virtudes.

Liverpool FC
Foto: Liverpool FC

Un jugador envuelto en polémica

Sin embargo, fue allí donde empezó a forjar una personalidad que traería grandes polémicas en el futuro. Esto desembocó en su incidente durante el Mundial de Brasil 2014. En un partido frente a Italia, perteneciente a la fase de grupos, Luis Suárez mordió, presuntamente, a Chiellini, defensa italiano.

El delantero, que aún no había oficializado su fichaje por el club catalán, fue sancionado durante cuatro meses. En todo ese tiempo, el jugador recibió numerosas críticas por sus acciones, pero le sirvió para reinventarse. Aunque sigue manteniendo su carácter, trata de centrarse únicamente en lo deportivo. 

Su llegada al FC Barcelona

Tras un verano muy controvertido, con el Mundial de por medio, el uruguayo llegó a Barcelona al comienzo de la temporada 2014-2015. Los 81 millones de euros que desembolsó la entidad culé por contratar sus servicios hacían que la presión aumentara. Si algo tiene el fútbol actual es la inevitable relación entre el dinero y las condiciones futbolísticas. Así, Suárez estaría destinado a demostrar a partir de entonces que su contratación fue una buena opción.

Su debut se hizo esperar, debido a la sanción que hubo de cumplir tras el incidente con Chiellini. Finalmente, el 25 de octubre de 2014 vio la luz al final del túnel: disputó sus primeros minutos ante el Real Madrid, club que había estado pujando por su fichaje junto al Barcelona. No tuvo el debut soñado, ya que a pesar de dar una asistencia a Neymar que sirvió al brasileño para abrir la lata, el conjunto madridista dio la vuelta al marcador de forma contundente (3-1).

Sus primeros partidos le sirvieron para ir, paulatinamente, adaptándose al ritmo de la competición y al juego de sus compañeros. No le costó demasiado, y ya se empezaban a ver los primeros atisbos de su juego en el mes de diciembre. Llegó el 2015 y con él la mala racha de resultados encajada por la escuadra blaugrana. Luis Enrique empezó a ser cuestionado en Can Barça, y sus disputas con Leo Messi eran palpables. No obstante, Suárez y el equipo supieron esos malos momentos, para a final de temporada acabar alzándose con el triplete.

En esa campaña logró 25 goles en 43 partidos; además, Liga, Copa y Champions fueron los primeros grandes títulos para el uruguayo, que ha cumplido recientemente los 29 años. Posteriormente llegarían la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. El Athletic Club consiguió, con la consecución de la Supercopa de España, arrebatar a los azulgranas la posibilidad de los seis títulos. 

Palmarés
Competición Equipo Temporada
Liga Uruguaya-Apertura Nacional de Montevideo 2005-2006
Copa de Holanda Ajax 2009-2010
Copa América  Uruguay 2011
Copa de Inglaterra Liverpool 2011-2012
Liga BBVA FC Barcelona 2014-2015
Champions League  FC Barcelona 2014-2015
Copa del Rey FC Barcelona 2014-2015
Supercopa de Europa FC Barcelona 2015-2016
Mundial de Clubes FC Barcelona 2015-2016

La Bota de oro como objetivo personal

Luis Suárez comenzó la pretemporada 2015-2016 de un modo más sosegado y calmado que como lo había hecho en el verano anterior. Se le vio enchufado desde un primer momento; de hecho, fue el miembro del tridente atacante que más sobresalió.

Al ex del Liverpool se le veía elaborar un juego preciso, de calidad. Destacan entre sus cualidades la buena conducción de balón, complementada con su enorme potencia, y su disparo. Para él, convertir ocasiones en gol ya es un mero hábito, haciendo fácil lo difícil. Lo que quizá costaría más para otro delantero, Suárez tiene la facultad de hacer que parezca la tarea más sencilla. Una alta gama de controles, pases (ha completado diez asistencias este curso), goles… y hasta el trabajo defensivo.

Y es que de la “MSN”, quien más destaca es Leo Messi, por su talento y calidad sobrehumana. Neymar, por su parte, sobresale por su agudeza y perspicacia con el balón en el pie, a la hora de conducirlo y de regatear. Por ello, el argentino y el brasileño destacan como los más espectaculares en cuanto a sus gestos técnicos.

Pero Suárez es el tipo de jugador que prefiere hacer su trabajo eficiente y eficazmente, de tal manera que ayudar al equipo a ganar es su principal máxima. Su trabajo es inconmensurable dentro del terreno de juego, al igual que su despliegue físico. Un delantero de ayer y hoy.

En lo que lleva de vida la temporada, el charrúa ha conseguido alzarse como pichichi de la competición. Son 24 los tantos que suma en competición doméstica, superando a Cristiano Ronaldo, su más inmediato perseguidor, que lleva 21 dianas en su casillero. Además, ha empatado en la pugna por la Bota de oro con Gonzalo Higuaín, referencia del Nápoles en ataque. En total, 40 goles en 36 partidos, lo que supone un promedio de más de un gol partido. 

Ya sabe lo que es marcarle a la UD Las Palmas

El máximo realizador de la Liga ya sabe lo que es marcarle a la Unión Deportiva. Lo hizo en el encuentro de la primera vuelta, y por partida doble. El atacante salvó un partido aciago del Barcelona, donde el equipo amarillo fue valiente y no temió a los de Luis Enrique en ningún momento. En la primera parte abrió el marcador de cabeza, ganando el salto sobre Alcaraz y Bigas; mientras, en la segunda mitad remató a puerta, dentro del área, un centro desde la derecha. Jonathan Viera hizo el 2-1 final en los últimos minutos del encuentro. 

El encuentro del sábado se presenta apasionante. Los jugadores de Quique Setién confían en transformar el regreso del FC Barcelona a Gran Canaria en un mal trago. Luis Suárez, por su parte, confía en que prosiga su buena racha de cara a gol. Los defensas que decida el técnico cántabro de la UD poner en liza deberán estar atentos. El actual pichichi de la Liga BBVA promete seguir dando guerra. 

VAVEL Logo