Análisis del UD Almería- SD Ponferradina
Imagen del minuto de silencio guardado previo al UD Almería-SD Ponferradina. Fuente: LFP

La racha sin caer derrotados de los pupilos de Guti, llegaría ayer a su fin con la más que merecida victoria de los del Bierzo en territorio indálico. Pero, ¿Cómo es posible que te remonten un resultado a favor en menos de 5 minutos? ¿Qué errores condenaron a los indálicos en el día de ayer? Ahí van algunos factores que nos pueden ayudar a entender lo sucedido en el Estadio de los Juegos Mediterráneos:

1. Sin fluidez en la salida

Al igual que la semana pasada en Fuenlabrada, José María Gutiérrez volvió apostar por 3 centrales- Owona, Petrovic e Iván Martos- muy abiertos para iniciar el juego desde atrás. ¿Problema? Ni uno de los mencionados es lo suficientemente hábil para poder cuajar una salida del esférico limpia. El resultado de ello-como ocurrió el pasado domingo- fueron numerosas pérdidas en zonas de peligro al no encontrar espacios para poder superar posiciones. Es de suma necesidad fichar a un zaguero que posea las condiciones que ayuden a mejorar esta faceta tan relevante en el estilo de juego de Guti. 

2. El balón parado

Lo que antes con Pedro Emanuel era un imposible, ahora es el punto flaco del Almería de Guti. Tiros de esquina, saques de banda o faltas en la frontal se han dado a lo largo del encuentro; y la mayoría de ellos mal defendidos. El primer gol denota una falta de contundencia abrumadora por parte de Jonathan y Petrovic en el despeje. Y el segundo es una pérdida en la marca de Darwin, además de un mal cierre de José Corpas en la falta botada por Son. Los del Toralín encontraron la llave del encuentro en el juego de estrategia. Mientras tanto, el aficionado se acuerda de un tal Nikola Maras-ausente el día de hoy-... 

3. Inefectivos en el carril central

El famoso triángulo Corpas-Vada-Lazo busca que el juego ofensivo haga acto de presencia en el centro. Pero el día de ayer fue uno de los impedimentos para el logro de una hipotética remontada. En fases de repliegue del rival, se ha optado por la acumulación de efectivos en 3/4, en lugar de dar ayudas a los carrileros para una mayor dinamicidad en posiciones ofensivas- y eso que en los últimos instantes han saltado al césped Coric y Aguza para prevalecer esa idea de atacar por el carril central. Ante tal situación, la Ponferradina se sintió con comodidad y el Almería jugó a la desesperada  al no encontrar huecos en la defensa. 

4. Ímpetu

Hace unos meses, Manu Ginóbili declaró que para ganar había que jugar bien y que no solo era una cuestión de "huevos"; y razón no le faltaba. El factor diferencial lo marca el juego que practiques. Cuando juegas bien, llegan los resultados. Cuando juegas mal, si no se corrigen los errores, estás condenado al fracaso. El Almería jugó mal en Fuenlabrada pero ,a base de casta, logró sumar un punto in extremis. Ayer, en un choque muy similar al disputado en el Fernando Torres, se acabó la racha indálica sin conocer la derrota-a pesar del coraje mostrado por la tropa de Guti en los últimos instantes por querer seguir sumando. 

 

 

 

 

VAVEL Logo