Numancia Vintage (IV): CD Numancia - Real Madrid 2000/01
Rosu consiguió un hat-trick frente al Real Madrid. Imagen: La Liga.

Laurenţiu Dumitru Roșu: hombre capaz de anotar un hat-trick al Real Madrid. Así versaba la descripción del jugador rumano en el PC Fútbol 2001 y así se quedó plasmado en mi cabeza a la corta edad de siete años. No me gustan las mentiras y, por ello, debo admitir que yo era muy pequeño cuando el Numancia venció al Real Madrid, por lo que he tenido que informarme para poder realizar bien este nuevo capítulo de Numancia Vintage. En mi recuerdo, la imagen de un hombre con pasión y felicidad, tumbando al gigante blanco como si se tratase de una nueva versión del hito de David y Goliat. Ese hombre era Rosu, y aquella noche de 4 de noviembre del año 2000 se ganaría el derecho a estar en el corazón de todo aficionado numantino el resto de su vida.

El Real Madrid salió escaldado de su visita a Los Pajaritos. Era la segunda temporada del Numancia en Primera División, todo un logro teniendo en cuenta su presupuesto. Pero sobre el verde quedó patente, una vez más, que en el fútbol no solo bastan los millones sino que muchas veces hace falta algo más. Esas ganas, esa pasión y esa fe, la pusieron once hombres de rojo que consiguieron tumbar a los Casillas, Raúl, Helguera, Roberto Carlos, Guti, Figo y compañía.

El Numancia, entrenado por aquel entonces por Paco Herrera, salió con Álvaro Núñez en la portería. En defensa, línea de cinco con Manel, Muñiz, Soria, Pacheta y Pirri. Txomin Nagore, José Manuel, Rosu e Iñaki en el centro del campo y arriba Rubén Navarro. Guarden los nombres, porque ni diez minutos tardaron en anotar el primer tanto del encuentro.

Exhibición de Rosu

Pronto se pondrían de cara las cosas para el cuadro numantino. En una falta mal hecha de Helguera se adelantaría el Numancia. Fue Rosu quien tocó la pelota lo justo para que el balón diera en Makelele y se alojara en el fondo de las mallas ante la incredulidad del equipo merengue y la alegría desaforada del estadio rojillo. Era el minuto 7 y el Numancia ya mandaba en el marcador.

La reacción del Real Madrid no se haría esperar y, poco después, Savio ponía un balón desde la banda izquierda en la cabeza de Raúl González para que el delantero madrileño picara la bola y llevara el empate al marcador. Las sensaciones en ese momento fueron negativas en el equipo numantino, parecía que el Real Madrid podía remontar con cierta facilidad dada la calidad atesorada en los jugadores de Toshack. Todo lo contrario. Rosu volvería a golpear un minuto después. Sería en un contraataque, cuando el rumano batió por bajo a Íker Casillas en el mano a mano. 2-1, y el Numancia seguiría buscando más.

El cuadro soriano, en una exhibición de intensidad y competitividad, no dio opción al equipo madridista, y conseguiría sentenciar gracias a la fe de Rosu. El jugador rumano se anticipó a Helguera en un balón dividido y consiguió enviarlo al fondo de las mallas, dando la puntilla a un impotente Real Madrid. Poco después se llevaría la ovación de la grada al ser sustituido por Perico Ojeda.

El marcador no se movería hasta el final y el Numancia se llevaría una victoria que siempre se recordará en Los Pajaritos. Aquel año, el cuadro soriano acabó descendiendo a la categoría de plata tras contar con otros dos entrenadores. Y es que, tras la destitución de Paco Herrera, García Remón y Celestino Vallejo intentarían levantar la situación deportiva, pero no fue posible.

VAVEL Logo