Al acecho del ascenso directo
Juan Muñoz(24) disparando a la portería de Tomeu Nadal(31). Fuente: LaLiga.

Tras tres meses atípicos, la UD Almería volvió al ruedo, consumando una victoria a domicilio frente al Albacete Balompié. Como era de esperar, el juego de ambas escuadras destacó por las numerosas imprecisiones y fallos anómalos, consecuencia de la falta de minutos. Nombres propios como el goleador Darwin Núñez, o el heroico Fernando Martínez, fueron decisivos para el asalto rojiblanco del Carlos Belmonte. 

El físico hizo estragos 

La primera mitad quedó condicionada por la irregularidad. El fútbol practicado fue trabado y monótono. El 'Alba', propuso un juego asfixiante y agresivo, con el fin de favorecer la concesión de errores sucesivos de la UDA. La idea de Alcaraz era clara, pero su puesta en marcha se quedaría a medias; el Albacete no era capaz de definir en 3/4. Ante ello, los indálicos apostaron por el fútbol de transiciones largas y dominio al que tan acostumbrados están; pero este era inefectivo. El bajo nivel físico no dejó de estar presente en ambas escuadras. 

A la primera media hora de encuentro, llegaría el primer imprevisto de la tarde. El gaditano José Carlos Lazo, se tuvo que marchar del terreno de juego, tras sufrir un pinchazo muscular mientras intentaba llegar a un balón. La lesión de Lazo provocó que Gutiérrez cambiara el dibujo a un 4-4-2, para introducir al utrerano Juan Muñoz en el once rojiblanco. Para añadir mayor drama al asunto, los chicos de Alcaraz, comandados por el ex-rojiblanco Chema Núñez y el mediocampista Manu Fuster, sacaron su mejor versión al final del primer acto; pero un estelar Fernando Martínez impidió que esto fuera a más. 

Cuando parecía que nos íbamos a ir al descanso con un empate a 0, Darwin Núñez apareció en escena para volver a ser decisivo. El internacional uruguayo, realizó una grandísima jugada por la banda, finiquitada con un centro al área, que desviaría con la mano el lateral Alberto Benito a córner. La polémica sería revisada por Ortiz Arias, optando finalmente por señalar penalti a favor del Almería, resuelto extraordinariamente por el propio Darwin desde los 11 metros. Con este gol se pondría punto y final a la primera mitad de la cita futbolística.

Fuente: LaLiga
Fuente: LaLiga

El muro murciano 

Los últimos 45 minutos comenzarían con otra mala noticia para los visitantes. Valentín Vada sufrió en los últimos instantes de la primera mitad un golpe en el empeine, que le impediría disputar el segundo acto. El catalán Sergio Aguza, sería el sustituto del argentino en la medular.

Para más inri, el Almería seguía sin encontrar soluciones para sacar la pelota. Por suerte, los errores infantiles cometidos por la zaga rojiblanca no fueron enmendados satisfactoriamente por el ataque albacetista, liderado por un gran Álvaro Jiménez. Pero las intentonas manchegas quedaron en nada por un sobresaliente Fernando Martínez. El meta murciano fue el protagonista del partido. Ocasiones manifiestas de gol como las de Silvestre o Chema Núñez, las atajó heroicamente el '13' indálico. Las paradas de Fernando a los tiros del Albacete, desquiciaron a los pupilos de Lucas Alcaraz, que no pararon de probar fortuna ante la jaula almeriense. 

La UDA optó por una versión más resultadista. El cansancio en las piernas rojiblancas hicieron que el Almería decidiera ir a conservar el resultado con garras y dientes. Los balones en largo a los puntas, ante la fatiga y las dificultades para sacar la pelota limpiamente, fueron la vía ofensiva del conjunto indálico durante el segundo tramo, aunque sin efecto alguno para el marcador. El partido pedía a gritos sacrificio y trabajo para que no se escaparán los 3 puntos.

Los últimos instantes del duelo acabaron con numerosos intentos a la puerta de Fernando que pudieron peligrar la victoria a domicilio. Afortunadamente, para la UDA, estaba Fernando Martínez para evitarlo. Los 3 puntos se iban para Almería.

Fuente: LaLiga
Fuente: LaLiga

Aprovechando el tropiezo

La victoria de ayer era una obligación para el Almería. El tropiezo del Zaragoza, daba una oportunidad única de acercarse a los puestos de ascenso directo. Los de Guti no dejaron escapar esto e hicieron lo que les correspondía. Triunfos como el de este domingo dan ascensos. ¿Se sufrió? Sí ¿No fue el mejor partido del Almería? Ni mucho menos. Fue bastante mediocre como era de esperar, por circunstancias obvias. Pero la victoria rojiblanca, que era lo necesario para el objetivo del ascenso directo, se dio. No obstante, hay numerosas facetas del juego que Gutiérrez ha de ir retocando. Pero esto debe ser progresivo. No podemos pedir peras al olmo. 3 meses sin pisar el césped, se notan. Lo que es un hecho es que el Almería ganó y se acerca al ascenso directo. Y Zaragoza y Cádiz lo saben.

VAVEL Logo