Puntos que son armas de doble filo
Lance del Villarreal 2-2 Sevilla FC / Foto: LaLiga

Dos empates y una victoria, o lo que es lo mismo, cinco puntos de nueve. Esos son los números que acumulaba el Sevilla FC de Julen Lopetegui antes de rendir visita al Villarreal. Hasta el momento, el empate en La Nucía ha sido la nota negativa del equipo hispalense, que no pudo hacer buena la victoria en el derbi para aventajar en más puntos a sus perseguidores, que tampoco se encuentran lúcidos. No obstante, del cero a cero ante el Barça las notas positivas son numerosas. 

El equipo de Calleja está siendo la sorpresa en este nuevo fútbol español. Con un pleno de victorias en su haber, los 'Groguets' se han metido de lleno en la pelea por los puestos Champions. 

Acusó las rotaciones

Con el equipo amarillo a cinco puntos y jugando a domicilio, Julen Lopetegui optó por llevar a cabo una revolución en el once inicial. De entrada, suplió a Ocampos introduciendo a Suso, a Navas moviendo a Koundé al lateral diestro, al ex del Girondins por Sergi Gómez y a Munir -la mejor noticia post confinamiento- por Rony Lopes

El partido, que comenzó con mucho ritmo, vio su primera llegada a los cuatro minutos con un disparo de Koundé que se fue muy desviado. Tras intentar acercarse al arco sevillista en dos ocasiones, el Villarreal abrió la lata cuando el minuto 20 estaba a punto de cumplirse. Vaclik, tras un gran centro de Gerard Moreno al segundo palo, detuvo el buen cabezazo de un Anguissa que llegó desde atrás, pero el checo no pudo atajar el rebote de Paco Alcácer. Con el Sevilla teniendo que remar a contracorriente, Joan Jordán quiso establecer la igualada a los veintidós minutos con un tiro que fue para Asenjo. Gerard Moreno pudo asestar otro duro golpe en el veintinueve, pero su volea se encontró con Vaclik. 

Y cuando el Sevilla estaba exhausto -por no saber cómo atravesar la línea defensiva del Villarreal-, llegó el uno a uno, merced a un latigazo de Escudero desde el pico del área, imposible para Asenjo. Con el primer tiempo abocado a terminar en empate, Pau Torres mandó nuevamente al Sevilla a la lona tras rematar libre de marca un buen córner de Cazorla. 

Los habituales al rescate

Consciente de que el once inicial era muy arriesgado para el contexto que se estaba dando, Lopetegui movió ficha. Y como ocurrió con el FC Barcelona, dio resultado. Con Munir por la izquierda y Ocampos y Navas en la derecha, el partido dio un vuelco. Como preludio del empate, Asenjo recurrió a sus reflejos para salvaguardar el momentáneo pero favorable resultado, Jordán quedó sobrecogido al ver que su remate no se introdujo en las mallas locales. Pero la incredulidad sevillista solo duró cuatro minutos, justo lo que necesitó Munir para empalmar una espectacular volea desde el costado zurdo.

Al poco de un minuto, Gerard Moreno tuvo en sus manos el tercer tanto de la tropa de Calleja, pero estaba en fuera de juego. En la recta final, el Sevilla puso una marcha más para asaltar La Cerámica. Tanto es así que Luuk De Jong pudo haberse vestido de héroe una jornada más de no ser por Sergio Asenjo, que desplegó sus alas para salvar el gol del neerlandés. Así las cosas, Sánchez Martínez mandó a los equipos a los vestuarios con el empate en el luminoso.

Los andaluces duermen terceros esperando lo que acaezca entre Levante UD y Atlético de Madrid. Los castellonenses se quedan a tan solo cinco unidades de la máxima competición europea. 

VAVEL Logo