La Real vuela muy alto
David Silva remata de cabeza en el primer tanto | Foto: Real Sociedad

Victoria plácida de la Real Sociedad a domicilio en un choque donde fueron mejores que el Celta, de principio a fin. Los de Alguacil siguen líderes tras el cuarto triunfo consecutivo; el Celta, por su parte, flojea y no carbura. 

  • Superioridad visitante  

La balanza se declinó claramente hacia el lado visitante en la primera mitad. Las pocas rotaciones que realizó el técnico Imanol Alguacil para dar descanso a varios jugadores como Portu o Monreal por la acumulación de minutos con partidos europeos de por medio no pasaron factura. La Real brilló desde el comienzo. El Celta de Vigo, en horas bajas y con su entrenador observando el encuentro desde la grada, se encomendaba a sus hombres atacantes en busca del gol, pero el plantel txuriurdin fue más equipo y la capacidad de generar ocasiones se tradujo en tantos para irse al descanso con una diferencia que le permitió coger aire y desgastar mentalmente, aún más, a los locales. 

  • Dominio aplastante

El técnico celtiña no lo vio claro y decidió mover ficha tras el paso por vestuarios. Aidoo y Brais Méndez entraron al verde en detrimento de Araujo y Baeza, pero de poco sirvió el reemplazo de ambos jugadores. A los pocos minutos, el atacante txuriurdin del día de hoy sentenció el litigio y al Celta se le acumulaban los problemas. La Real estaba agusto sobre el feudo de Balaídos, con una superioridad aplastante respecto al rival y lejos de su estadio, además. Los vigueses tuvieron que conformarse con anotar un tanto desde los once metros y meterse por tan sólo cuatro minutos en el partido. La imagen de los azulones se volvió más oscura de la que estaba ya. 

  • Los atacantes mojan

Dos de los hombres moda de esta Real Sociedad están siendo, sin duda alguna, David Silva, la bomba del mercado de fichajes, y Mikel Oyarzabal, el ejemplo de la casa. El primero en abrir brecha era el canario, con un cabezazo sutil tras un centro perfecto de Aihen Muñoz. Diez minutos más tarde era Oyarzabal quien lograba el segundo tanto, con algo de fortuna, eso sí. El brasileño Willian José se unió a la fiesta realista con un doblete (el quinto con la elástica blanquiazul), ambos tantos traducidos en definiciones a placer regaladas por su compañero Portu, otro de los que está deslumbrando. 

Los realistas celebran uno de los tantos. | Foto: Real Sociedad
Los realistas celebran uno de los tantos. | Foto: Real Sociedad
  • El Celta, contra las cuerdas

Si ya antes de este encuentro los celtiñas eran el foco de atención en la competición, tras esta dura derrota abultada en casa, las dudas aumentan y la alarma se enciende. El técnico Óscar García, otro de los nombres en entredicho, vio su segundo partido desde la tribuna después del empate el pasado lunes en La Cerámica. Al equipo vigués no le sale nada. La técnica y calidad de sus jugadores no fueron suficientes para derrotar a la maquinaria realista. Apenas pudo meterse en el encuentro tras un penalti, dudoso por cierto, transformado por Iago Aspas a falta de un cuarto de hora para el final. Únicamente valió para maquillar el resultado. Más allá de los cuatro goles encajados, las sensaciones son bastante negativas.

  • Y ya van cuatro consecutivas para la Real

Tras la derrota inesperada ante el Valencia CF el pasado 29 de septiembre (0-1), la Real Sociedad sólo sabe sumar de tres en la Liga Santander. Getafe (3-0), Real Betis (0-3), Huesca (4-1) y esta vez el Celta (1-4), han sido los escollos superados por el plantel gipuzkoano. Catorce tantos, un dato que atemoriza a los próximos rivales. Diecisiete de veinticuatro puntos posibles colocan en lo más alto de la tabla a una Real que mantiene su firmeza y estilo con la plantilla que más canteranos tiene de la liga. 

VAVEL Logo