El CD Boiro se va crispado de Merkatondoa

Un gol de Cabrera tras un polémico penalti en la segunda parte evitó el triunfo gallego en Navarra.

El CD Boiro se va crispado de Merkatondoa
Los dos capitanes al inicio del partido. | Foto: CD Izarra.
CD Izarra
1 1
CD Boiro
CD Izarra: Aitor Navarro; Eneko, Cabrera, Maestresalas, Cacho; Briñol, Hinojosa (Sam Piette 40); Bruno, Yoel (Manjón min 63), Galán (Joan min 57); Pito
CD Boiro: Pato Guillén; Yago, Mateo Garcías, Catú, Juampa; Borja Yebra, Gonzalo; Marcos, Manu (Romay min 78), Herbert (Cano min 32); Pedro Beda (Rubén Rivera min 66)
MARCADOR: 0-1 min 24: Marcos, 1-1 min 70: Cabrera (penalti).
ÁRBITRO: Jon Ander González Esteban, del comité vasco mostró amarilla a Bruno y Maestresalas por los locales y Manu Rodríguez, Borja Yebra, Juampa y Guillén.
INCIDENCIAS: Municipal de Merkatondoa. Más 500 espectadores. El CD Izarra había elegido este partido ante el CD Boiro para recaudar dinero con fines benéficos. Se recaudaron 2.300 euros para ayudar a Aiora, una niña de Estella que padece una parálisis cerebral.

Finalmente, al quinto partido en casa, cayó el muro de Merkatondoa. Aitor Navarro encajó su primer tanto de la temporada en Estella ante el CD Boiro, uno de los equipos menos goleadores de la categoría. Y es que fue un partido lleno de sorpresas, con dos partes para cada equipo y polémicas que se zanjó con un 1-1 que no satisfizo ni a navarros ni a gallegos. Mal sabor de boca que deja a los primeros un poco más alejados de la zona noble y a los segundos pegados a los puestos de peligro.

Más probaturas

Los dos equipos saltaron al verde de Merkatondoa con cambios en su equipo titular con respecto a la alineación con la que visitaron a Racing de Ferrol y Coruxo la jornada pasada. Borja Jiménez Sáez sigue dando la alternativa a todos los jugadores del plantel para mantenerlos activos a lo largo de toda la campaña. Ante el Boiro Maestresalas volvió al centro de la zaga junto a Cabrera en sustitución de Josetxo, mientras que Cacho ocupó el lateral zurdo. Yoel sola fue la pareja de baile de un Hinojosa que tuvo que ser sustituido por Sam al final de la primera parte. En ataque, Bruno y Galan volvieron a ser las alas del conjunto navarro, mientras que Pito llevó todo el peso ofensivo.

En los de Fredi Álvarez, siguen los experimentos para buscar un once tipo. Sin Soto, Yago ocupó el lateral diestro, mientras que Catú volvió tras varias jornadas de ausencia a la titularidad junto a Mateo Garcías. Juampa, otra semana más, vio retrasada su posición para ocupar el lateral zurdo. El centro del campo sí parece más asentado con el tándem Borja Yebra-Gonzalo, mientras que la media punta fue para Manu Rodríguez en esta ocasión, como escudero de Pedro Beda.

Aitor Navarro es humano

El encuentro arrancó con un Boiro mejor colocado que los albiazules sobre el terreno de juego. Con la posesión del esférico, los gallegos buscaron la profundidad en las acciones ofensivas, pero a pesar de que los locales se mostraron espesos a la hora de tener el balón durante los primeros compases fueron realmente efectivos en defensa. Aitor Navarro defendía su meta sin muchos apuros, lo que parecía apuntar a que sería la quinta jornada seguida en la que el guardameta dejaba su arco impoluto en Merkatondoa. Con todo, la continua movilidad de Pedro Beda presagiaba que el gol estaba más cerca de caer del bando blanquillo que del de los muchachos de Borja Jiménez Sáez.

El Izarra encajó su primer tanto como local tras cinco partidos en su feudo

La imbatibilidad del meta pamplonica terminó cuando en el ecuador de la primera parte, Marcos Álvarez botó una falta desde el lateral izquierdo del área local. Muy escorado y casi sin ángulo, el interior boirenses mandó un imponente derechazo al segundo palo que tras superar a Aitor termina dando en el palo y acaba en las mallas. El 0-1 se establecía con justicia en el marcador tras el dominio gallego, que pudo ver aumentada su ventaja si los atacantes barbanzanos tuvieran mejor puntería de cara a puerta.

El CD Izarra trató de reaccionar al gol visitante, pero siguió sin encontrarse sobre el terreno de juego. El partido comenzó a equilibrarse cuando los dos equipos agotaron uno de sus cambios en la primera parte. Herbert se marchó lesionado a la media hora de partido pasando Cano a ocupar el interior izquierdo, mientras que Hinojosa dejó su sitio a Sam Piette a falta de cinco minutos para el final de la primera parte. Fue el canadiense el que tomó las riendas del juego navarro, lo que niveló la contienda.

Penalti y polémica

Reanudado el encuentro, el Izarra realizó un cambio táctico para buscar la igualada, adelantando las líneas de presión para dificultar la salida del balón cuando el Boiro tenía la posesión. Por su parte, los gallegos esperaban las embestidas navarras para buscar transiciones rápidas que pudieran aumentar la diferencia en el marcador. Joan y Manjón entraron para refrescar a los albiazules, mientras que Rivera, el gran capitán boirense, regresó a los terrenos de juego en el sitio del carioca Beda tras estar un mes parado por lesión.

El penalti de Mateo Garcías fue muy protestado por los gallegos

Con los cambios, el Izarra se desató en ataque pero sin llegar a poner en serios aprietos a una férrea defensa barbanzana. Todo parecía indicar que el Izarra caería por primera vez en su fortín cuando Bruno cayó en el área de Guillén tras una carga de Mateo. El colegiado vasco señaló el punto de penalti mientras en el banquillo visitante protestaban la decisión arbitral al considerar que el centrocampista albiazul  buscó el contacto cuando el balón le quedó atrás y que el contacto de Mateo no fue suficiente como para pitar la pena máxima. Cabrera transformó desde los once metros con un disparo seco y centrado, engañando al cancerbero uruguayo.

La frustración gallega pudo ser mayor si Yago no llega a sacar un balón bajo palos tras un remate de Manjón que superó la salida de Guillén. Con el pitido final, los dos equipos se marcharon al túnel de vestuarios insatisfechos tras el trabajo realizado. Mientras que los navarros lamentaban la oportunidad perdida de acercarse más a los puestos de ascenso directo, los gallegos hervían de rabia por dejar ir dos puntos que le hubieran dado mucho aire. Fredi Álvarez daría voz a la crispación blanca en rueda de prensa admitiendo que tanto él como el resto de miembros del club consideraban que “los colegiados nos están quitando demasiados puntos. Esta semana recopilamos información de situaciones que han sido adversas y que ocurrieron en encuentros anteriores y que nos acabaron costando puntos”. “Tenemos la sensación de que nos toman por un recién ascendido sin voz ni voto, y eso, para un equipo como el Boiro, es muy duro, ya que no podemos permitirnos el lujo de perder puntos por cuestiones que nada tienen que ver con el deporte” alegaba el enfadado técnico moañés.

El presidente del club gallego, David Places, afirmó que esta semana pedirá audiencia con el presidente del Comité Técnico de Árbitros de la Real Federación Española de Fútbol para que le den explicaciones del trato recibido por parte de los trencillas en los partidos del conjunto barbanzano. A lo largo de la semana el CD Boiro tendrá respuesta por parte de la federación, pero hasta entonces los muchachos de Fredi deben cerrar filas y resetear para preparar un encuentro crucial en Barraña ante la Arandina. Por su parte, el Izarra no debe salirse del sendero que ha tomado para mantener el buen ritmo que lleva esta temporada. Su próxima cita es en Burgos ante el colista. Las próximas jornadas pondrán a cada uno en su lugar. 

Segunda División B grupo 1